Por qué no es saludable el ideal estético femenino

Un nuevo estudio muestra que los valores de índice de masa corporal que son considerados atractivos en mujeres, no representan niveles sanos

De acuerdo con la teoría evolutiva, para poder identificar una pareja fuerte y sana para dejar descendencia, es importante la atracción física. Sin embargo, hay variantes culturales que pueden separar lo que es atractivo de lo que es salud. De acuerdo con algunos estudios, los individuos en general son capaces de identificar un índice de masa corporal saludable, pero cuando se busca atractivo físico en las mujeres, el IMC de elección se encuentra preferentemente en el límite o por debajo de lo sano.

Es sabido que el sexo femenino tiene en general un promedio de masa corporal adiposa mayor que el de los hombres. Esto es debido a que las mujeres necesitan estas reservas grasas para las etapas de la vida por las que pasan: ovulación, gestación, lactancia, etc. De hecho, cuando los niveles de grasa adiposa no llegan a los normales, la ovulación tiende a detenerse e incluso puede verse afectada la fertilidad.

Una investigación realizada en la Universidad de Macquarie en Sydney, Australia, consistió en presentarle a unas 30 mujeres y 33 hombres un programa digital que les permitiera manipular el aspecto de imágenes masculinas y femeninas. Al hacerlo, también se modificaban los valores de masa muscular en los cuerpos, pero este dato no fue revelado a los participantes.

De aquí se vio que la cantidad de grasa corporal de mujeres preferida por los voluntarios era bastante inferior a la considerada saludable. Sin embargo, la masa muscular pareció no ser muy relevante a la hora de valorar el atractivo físico femenino.

En el caso de los hombres, tanto la masa adiposa como la muscular se encontraron bastante alineados con los valores saludables.

Como conclusiones, los autores del estudio atribuyen estas preferencias estéticas a ideales que se han ido inculcando e internalizando en la población que influyen significativamente en las preferencias estéticas, sobre todo en lo que a mujeres se refiere.

Otros estudios han mostrado resultados similares, resaltando, por ejemplo, la influencia de los medios de comunicación en las preferencias estéticas, separando lo atractivo de lo sano. Pero los medios también han afectado los ideales de belleza masculinos. Si bien en hombres existe una mayor correlación entre atractivo físico y salud, se ha observado cierta tendencia a preferir masas musculares mayores a las saludables, cuando en realidad los niveles de testosterona que se asocian a este estado físico se relacionan con sistemas inmunes más débiles.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: Buena Vida

Populares de la sección