¿Por qué se pelean los superhéroes?

Batman contra Superman, Capitán América contra Iron Man y Daredevil contra Punisher: la última estrategia narrativa del cine y la televisión es enfrentar los intereses encontrados de sus personajes
Cuando los niños juegan con sus muñecos siempre parece faltar un mismo elemento: el villano. Aunque no es inusual, los malos no cuentan con la misma popularidad al ser elegidos para ser llevados al hogar. No es raro entonces que en el juego con las figuras de acción, amigos y aliados en la ficción se vean enfrentados a combatir frente a frente, obligados por las manos del pequeño guionista que inventa la escena a pura imaginación.

En 2016, esa dinámica ha tomado una escala mayor. En lugar de infantes son los grandes estudios de Hollywood los que han decidido otorgarle esa práctica al cine de superhéroes, el género más redituable de la última década. Este es el año en el que varios de los héroes más populares de la industria del entretenimiento enfrentarán un mal en común: ellos mismos.

Las películas Batman vs Superman: el origen de la justicia, Capitán América: Civil War y la serie de Netflix Daredevil son la prueba de que las productoras DC Entertaiment, Marvel Studios y Marvel Television decidieron, respectivamente, tomar el rumbo que varios personajes de estas franquicias han atravesado previamente en los cómics, su lugar de origen.

Además de proveer de un nuevo encanto a un género que algunos espectadores encuentran repetitivo y tratar de responder de forma espectacular a la pregunta "¿Quién ganará?" entre un personaje y otro, detrás de estos suelen haber otros motivos que convierten a 2016 en el año de mayor riqueza narrativa para los superhéroes.

Murciélago vs extraterreste

Batman vs Supermán

La imagen de los actores Ben Affleck y Henry Cavill, peleando en la lluvia como Batman y Superman bajo la dirección del cineasta Zach Snyder (300, El hombre de acero), no podría haberse concretado en la pantalla grande si no fuera por el historietista Frank Miller. Con su obra El regreso del Caballero Oscuro (1986), el dibujante y guionista no solo inauguró la llamada Edad Oscura del Cómic, sino que presentó uno de los duelos más brutales entre los superhéroes icónicos de la editorial DC.

Apelando a un Bruno Díaz envejecido y empeñado en detener a un Superman de extremo patriotismo trabajando bajo la égida de un centenario Ronald Reagan, en su libro Miller remueve a Batman de toda imagen ridícula que arrastraba gracias a la serie televisiva de la década de 1960 de Adam West, al mismo tiempo que critica la imagen de eterno boyscout inmaculada en el Hombre de Acero.

El guión de Batman vs Superman, escrito por Chris Terrio (Argo), adaptará parte de las ideas de Miller a la gran pantalla, actualizándolas dentro de las dinámicas socioculturales de Estados Unidos posterior al 11 de setiembre de 2001, un camino que el director Christopher Nolan tomó en su trilogía de Batman y que Snyder siguió en El hombre de acero (2012).

El filme también significará el lanzamiento del universo cinematográfico de DC Entertaiment y Warner Bros., con el que esperan competirle en la taquilla a Marvel Studios y Disney. En su grilla de películas establecida hasta 2020 se esperan largometrajes centradas en La Liga de la Justicia, el Escuadrón Suicida, la Mujer Maravilla y otros personajes de la editorial como Flash y Aquaman.

El éxito de tal planificación dependerá del atractivo comercial generado por el duelo entre Affleck y Cavill –y de la aparición de la actriz Gal Gadot como la Mujer Maravilla– que se podrá ver en Uruguay a partir del próximo jueves.

Diferentes ideales

Civil War Trailer 2

A diferencia de DC, Marvel ha tenido más oportunidades para desarrollar las personalidades de los personajes en sus películas. Desde el estreno exitoso de Iron Man: el Hombre de Hierro en 2008, los estudios de la editorial han trazado un camino de casi una década que aprovecharán con mayor naturaleza para dividir a sus superhéroes en dos bandos.

El tercer filme del Capitán América interpretado por Chris Evans se inspira en el cómic Guerra Civil (2006-2007), creado por Mark Millar y Steve McNiven. En la historieta, una tragedia ocasionada por un enfrentamiento entre superhéroes y villanos ocasiona la muerte de 600 ciudadanos estadounidenses, lo que motiva la elaboración la Ley de Registro de Superhumanos que obliga a los personajes con habilidades revelar su identidad oculta y trabajar para el gobierno.

La oposición de ideas en el accionar de estos justicieros también es explotada en la segunda temporada de Daredevil, la serie de Marvel creada junto a Netflix y que se estrenó ayer. Dado el carácter más adulto del programa, el enfrentamiento girará sobre las diferentes estrategias a la hora de combatir al crimen entre el héroe del título (Charlie Cox) y Punisher, un vigilante exmilitar encarnado por el actor Joe Bernthal (The Walking Dead), quien busca venganza a sangre fría tras la muerte de su familia a manos de la Mafia neoyorquina.
Daredevil trailer

Tanto en el cine como en la televisión, Hollywood ya armó su coliseo y los superhéroes son sus gladiadores. Se van arrojar piñas, insultos y otras demostraciones de violencia siempre aptas para todo público. Aunque es probable que sobre el final los protagonistas se unan para combatir un enemigo en común, esto no quiere decir que el niño dentro de todos no tenga curiosidad por ver a sus muñecos pelear en la gran pantalla en el marco de un buen entretenimiento pasajero.

Populares de la sección

Acerca del autor