"Por un crecimiento muy moderado la demanda de créditos se estancó"

El Observador Agropecuario entrevistó al gerente general de República Microfinanzas
¿Cuál es el papel que tiene República Microfinanzas en el financiamiento de la emergencia agropecuaria?
Nuestra institución ya venía trabajando con el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) desde años anteriores por situaciones de sequía o excesos hídricos. Lo que está implementado con el MGAP y las organizaciones de productores es un sistema de forma que las sociedades de fomento rural y cooperativas que reciban en esta oportunidad raciones para la ganadería en las zonas inundadas puedan repartirla luego entre sus productores de acuerdo a un listado que les entrega el Ministerio. Lo que nosotros hacemos es ayudar al MGAP a documentar todas esas deudas, considerando que una parte de esa ayuda del 25% no es retornable, en tanto que el restante 75% se financia en dos cuotas anuales y sin interés. Luego de cobrarse esas deudas ese dinero es reembolsado al MGAP. Si bien para llevar adelante todo el trámite se cuenta con la logística de las instituciones rurales locales, los préstamos son individuales de cada productor.

¿Qué grado de cumplimiento hubo en asistencias anteriores?
República Microfinanzas intervino en la emergencia agropecuaria del año pasado en oportunidad de registrarse una sequía, donde el productor de acuerdo a lo establecido no puede acceder a beneficios futuros si no se encuentra al día con las obligaciones anteriores de financiamiento que le haya hecho el MGAP. Ese requisito garantiza que se habrá de ir cumpliendo con las deudas que haya contraído.

¿Al margen de esta asistencia por la emergencia están recibiendo pedidos de créditos especiales por la difícil situación de los productores?
Nuestra institución recibe solicitudes y estamos trabajando en coordinación con los comités de emergencia locales recibiendo esos pedidos y procesándolos a través de nuestros equipos locales. Nosotros tenemos equipos prácticamente en todo el país y, donde no los tenemos, los enviamos desde Montevideo y trabajamos en conjunto con el Banco de la República, que es nuestro accionista. Por tanto, estamos recibiendo pedidos de financiamiento, al margen de esta asistencia para emergencias agropecuarias, en condiciones normales y en todo el país.

¿Son solicitudes de gremiales lecheras y de ganadería de carne?
Fundamentalmente hemos recibidos solicitudes individuales de productores y no de organizaciones. Por lo tanto, a productores o microempresas urbanas que se van acercando a los comité de emergencia porque han sido afectados les asistimos con un financiamiento para colaborar en la reconstrucción material de sus emprendimientos o también a personas que puedan haber perdido sus negocios y no cuentan ahora con capital para arrancar nuevamente. Para cubrir todo ese tipo de situaciones y de otra naturaleza, que surgen de la actividad normal de las microempresas, es que estamos en todos los departamentos.

¿Por ejemplo un pequeño tambero que perdió todas sus vacas en las inundaciones en el departamento de San José?
Efectivamente, ese tipo de casos es también considerado en este tipo de situaciones. También es posible que se registre un pedido de las organizaciones de productores o también por parte de Conaprole. Nosotros tenemos una línea permanente con Conaprole y las demás industrias, en el marco de una acción coordinada con el MGAP y el Instituto Nacional de la Leche (Inale), por el cual el productor pide lo que necesita y luego las plantas lecheras van haciendo las retenciones que luego destinan al pago de esos créditos ante República Microfinanzas. Esos acuerdos ya existen con el MGAP desde hace tres años y en ese marco existen ya muchos productores que son clientes nuestros y que seguramente en este tipo de situaciones van a solicitar asistencia.

¿En cuánto ha crecido la demanda financiera del sector agropecuario por problemas de caída de precios y de colocación de productos?
En función de que el país está en un crecimiento muy moderado, donde todas las ramas de la producción se encuentran en un crecimiento de alrededor de un 1%, la demanda de créditos se ha estancado bastante en este último año. Nuestra actividad venía creciendo fuertemente, pero en este último año hemos crecido pero muy por debajo de lo que lo hacíamos en años anteriores.

La morosidad del agro con República Microfinanzas apenas supera el 4%

¿Y cómo es el cumplimiento de los préstamos anteriores?
Es bueno. Tenemos una morosidad a 60 días que está en el entorno de 4% y fracción, que entendemos que está bien. Algunos bancos están llegando a una morosidad de 4% a 60 días, y nosotros estamos en un guarismo un poco más alto, pero es normal porque nosotros atendemos al productor muy chico o al microempresario urbano que también es muy pequeño.

En otros rubros, ¿qué área atienden?
En el sector agropecuario se atiende con el concepto de microempresas solo por convenio con el MGAP, el Inale o instituciones de la granja. Pero en general nuestra institución atiende a un amplio espectro de microempresarios urbanos de Montevideo e interior del país que incluye desde un taller mecánico, un quiosco o un artesano, y otros emprendimientos. A esas personas se les visita en sus empresas para conocer en detalle el emprendimiento y sus proyecciones. Se le apoya con créditos desde que abre una empresa con una metodología muy especial, dándole la oportunidad de crecer y para que logre ser cada vez más rentable y sea parte de un proyecto de vida de esas personas.



Acerca del autor