Por un Disney con más personajes homosexuales

Seguidores del estudio reclaman en redes sociales por una mayor diversidad sexual de los protagonistas

El avance de la nueva película de los estudios de animación Pixar, Buscando a Dory, generó entusiasmo. La secuela continúa la historia de los personajes de la ganadora del premio Oscar, Buscando a Nemo (2003) pero es liderada por la carismática pez azul con problemas de memoria, Dory, cuya voz en inglés es brindada por la conductora de televisión, Ellen DeGeneres.

La campaña de promoción detrás del filme parece dar entender que varios elementos narrativos de la primera película –un viaje a través del océano y una galería de peculiares personajes marinos, por ejemplo– se repetirán en la continuación, que también será dirigida por el animador Andrew Stanton.

Sin embargo, uno de los elementos que sobresalió en uno de los más recientes tráilers de Buscando a Dory no fue la presencia de sus personajes marinos y parlanchines, sino la de un par de humanos. En una secuencia breve, se ve como un pulpo amigo de Dory se camufla como un bebé frente a dos mujeres cuya presencia ha generado la conjetura de que se podría tratar de la primera pareja de lesbianas abiertamente gay que aparezcan en una película de Disney, conglomerado dueño de empresas como Pixar, Marvel y Lucasfilm, entre otras.

La suposición ha despertado un interés que responde a un reclamo reciente a través de las redes sociales por parte del público, principalmente anglosajón, que busca una mayor inclusión de personajes gay en las películas orientadas a un público infantil.

Nuevo modelo de princesa

A principios de mayo, la película Frozen: una aventura congelada, otra obra elaborado desde Disney, se vio en el centro de esa demanda. La etiqueta #GiveElsaaGirlfriend (Denle a Elsa una novia) se volvió tendencia en Twitter a nivel mundial y a través de ella se pidió que Elsa, una de las princesas que protagonizó el filme ganador del Oscar en 2014, tuviera una novia en la próxima secuela de la sensación cinematográfica, actualmente la película animada más taquillera de la historia.

Aunque en el filme la orientación sexual de Elsa no es relevante a la trama o explicitada en ningún momento, el personaje tampoco comparte un interés romántico como sí lo hace el otro personaje principal, su hermana Anna.

Frozen, estrenada en Uruguay en diciembre de 2013, fue elogiada por escapar del relato modelo de Disney en torno al romance entre un príncipe y una princesa. En su lugar el guión se concentró en el amor fraternal de los personajes interpretados por las actrices Idina Menzel y Kristen Bell.

Pese a que una de las canciones del filme, Let it go, fue adoptada en Estados Unidos como un himno de comunidad LGBT, el comienzo en la producción de Frozen 2 fue la excusa para que se demande el retrato futuro de una princesa gay que también sirva como modelo a seguir para el público infantil.

Sobre el pedido, Menzel, quien dobla la voz y el canto de Elsa, brindó su apoyo a la propuesta –que supera las 2.300 firmas en el sitio de peticiones Change.org– durante su pasaje por los últimos premios Billboard a la música. "Creo que es genial que ella esté cambiando las cosas. Disney tiene que lidiar con ello. Voy a dejar que ellos lo descifren. Sin importar qué, Elsa me cambió la vida", dijo la actriz y cantante al sitio ET.

Civil War Trailer 2

Reprobado

El reclamo no se ha quedado exclusivamente dentro del campo de la animación. Imitando a la demanda de Elsa, la etiqueta #GiveCapABoyFriend (Denle a Cap un novio), pide que el Capitán América, personaje interpretado por el actor Chris Evans en las películas de los estudios Marvel, sea abiertamente homosexual. En sitios como DevianArt y Tumblr, fanáticos del personaje han colgado retratos del personaje en situaciones románticas con Bucky, su mejor amigo y confidente, personificado en los filmes por Sebastian Stan. En el último filme de esa franquicia, Capitán América Civil War (2016), el lazo entre ambos héroes se vuelve más cercano que nunca, aunque un fugaz beso entre el Capitán y la espía Sharon Carter (Emily VanCamp) parece indicar la intención de Disney por remarcar la orientación sexual del superhéroe.

Previamente, tras el estreno de Star Wars: el despertar de la Fuerza (2015) algunos fanáticos se mostraron entusiasmados con la idea de un romance entre los personajes encarnados por los actores John Boyega y Oscar Isaac. Aunque ambos artistas han bromeado con la idea, ninguno ha manifestado un indicio concreto en que ello se vea reflejado en las próximas películas de la saga de ciencia ficción.

De acuerdo a la revista Time, estas solicitudes a Disney ocurren luego de que la compañía reprobara el estudio anual Índice de Representación de GLAAD (Alianza Gay y Lésbica contra la difamación, según sus siglas en inglés) que mide la representación de la comunidad LGBT en la televisión y el cine. Según el reporte, Disney lanzó 12 películas en 2015 pero ninguna de ellas tenía personajes LGBT, ya sea como principales o secundarios.

"De todos los estudios (de cine) seguidos en este informe, los estudios Walt Disney tienen el registro histórico más débil cuando se trata de películas inclusivas para la comunidad LGBT", escribió GLAAD. "Por primera vez desde el inicio de este informe, GLAAD no se encontró con ningún contenido LGBT incluido entre pizarra anual de las películas de Disney", señaló.

Si las suposiciones son ciertas, el estreno de Buscando a Dory –que incluso podría tener repercusiones en la fauna marítima (ver página 22)– significaría el primer paso para acercarse a una pantalla grande más representativa.


Acerca del autor