Postales de la Tierra Santa

Un libro personal que muestra cómo un fotógrafo vive los peligros de la guerra. Vea las imágenes
*Por Quique Kierszenbaum

Cuando un periodista cubre un conflicto la historia que importa es la de las partes en cuestión, las víctimas, los perpetradores, la destrucción, los cambios políticos, la manipulación, el miedo, los heridos, el uso de poder desmedido, los famosos daños colaterales, la muerte, las violaciones de los derechos humanos y la crisis en la población civil que todo conflicto genera. Para eso estamos en el terreno, para documentar y no dejar que estos males pasen desapercibidos, para obligarlos a ustedes a mirar de forma directa lo que pasa. Cuando además pertenecemos a una de las partes del conflicto, como periodistas, tenemos la doble obligación de no olvidar "el dolor de los demás", como lo llamó Susan Sontag.

Los que tenemos la posibilidad de ver, oír, oler, sentir, y tocar los sucesos por estar en el terreno, hemos perdido la inocencia, hemos sido testigos directos y nuestros trabajos documentan lo que vimos y vivimos. Nosotros tenemos la tarea de humanizar en un lugar donde todos buscan deshumanizar.

Nuestra vivencia personal no es la historia. Las dificultades, los miedos y los peligros son parte de esta profesión, son parte de nuestra experiencia personal. Nosotros no somos la historia.

Pero estar tan cerca del conflicto te cambia. Afecta tu día a día, te deja cicatrices, algunas que se cierran rápidamente y otras que ni el tiempo logra cerrar. La vida diaria se mezcla todo el tiempo con la realidad, dejando poco espacio entre el trabajo y lo personal. Desde el nivel de visión que tenemos, quienes estamos en el terreno, nos es imposible ser ajenos a lo que ocurre a tu alrededor.

Este libro es justamente un tipo de diario personal, que, no como en el trabajo diario como periodista, se concentra en esas experiencias personales. En este libro cuento las experiencias de la persona detrás de la cámara. Cuenta mi conflicto. Las fotos que permiten ver momentos del conflicto junto al texto que refleja momentos de mi vida.

No busco ser objetivo y no quiero ser políticamente correcto. Mi anhelo es que la gente vea en mi obra la parte humana del conflicto, su complejidad, su injusticia y también como este afecta mi vida y mi trabajo. Quiero que cuando el lector observe y lea se cuestione, se incomode, se moleste. En un mundo global como el que vivimos, todos podemos hacer algo para cambiar la realidad; la realidad cercana y la lejana.

Querida Sara:


postales009.jpg

Quería agradecerte por toda tu ayuda en Buenos Aires. Te portaste! Gracias de todo corazón.

Después de haber disfrutado tanto el viaje a Uruguay, el casamiento y la luna de miel en Patagonia, volver a trabajar en esta locura es muy duro.

Apenas llegamos me fui a Gaza a pasar una noche en un bunker fronterizo al lugar donde estaba ubicado el ejército israelí frente a Chan Yunis, llamado Jazmín.

Imaginate, lo percibí como pasar de los glaciares de paz eterna a la guerra eterna.
En Gaza la sensación de guerra es permanente y la tensión es muy grande ya que los enfrentamientos son continuos. Acá las balas y los morteros son la música de fondo.

En un puesto de guardia en el bunker, charlé con un francotirador israelí que tenía escrito en su casco "nací para matar". Mantener una conversación con un enviado de la muerte me dio escalofríos.


Querido Jota:

postales015.jpg


Lamentablemente te voy a tener que fallar. Si bien ya tengo el pasaje en la mano, no voy a poder viajar a tu casamiento.

Los vientos de guerra que soplan por estos lados desde hace ya tiempo, ya no son vientos, ahora es guerra. El ejército israelí lanzó una masiva operación militar llamada "Escudo de defensa" ocupando nuevamente todas las ciudades palestinas. Tanques, carros blindados, enormes cantidades de municiones de todo tipo y soldados de reserva se agrupan en los puestos fronterizos y se preparan para entrar a los territorios ocupados. Te imaginas en lo que se puede convertir todo esto.

Entenderás que con Sharon embarazada no puedo dejarla sola, no me puedo ir con una posible próxima escalada.

Además a nivel profesional me es imposible justificar un viaje en este momento. De todos modos quiero desearte muchas felicidades, y espero que comprendan la situación.

Discúlpame con Christine.

Un beso grande y ya estaremos en contacto.


Estimado Leo:

postales012.jpg

Qué tal?

Hace un año que comenzó esta Intifadah y hay cambios importantes en las calles palestinas. Fatah está perdiendo su fuerza en forma clara y el número de seguidores de los movimientos radicales islámicos, entre ellos el más fuerte Hamas, ha aumentado en forma increíble.

En las manifestaciones se ven cada vez más enmascarados dispuestos a ser "mártires suicidas". El tema de la inmolación que era un manejo fundamentalista y religioso, se mezcló con sentimientos de ira y revancha y ahora se convirtió en algo popular en Palestina.

Lo más difícil en este momento es que se ha perdido completamente la perspectiva de la vida, nadie habla sobre el futuro, todos o casi todos están tan metidos en esta guerra, tan encerrados en sus visiones que no dedican ni un pensamiento a una posible solución.

Querido Gabriel: Como andás?

postales008.jpg


Esta postal es para contarte que nos vamos a casar, y que nos gustaría tenerte entre nosotros, y para eso necesitamos tu dirección.

Estamos en plenos preparativos que se mezclan con la realidad cotidiana de este lugar.

Los últimos tres meses han sido terribles y quizás esa palabra no alcance como descripción. Para que te hagas una idea la misma semana que me compré el traje para el casamiento, me compré un chaleco antibalas y casco.

Es muy contradictorio estar contento por formar una familia, planear las fiestas, la luna de miel, soñar con el futuro y luego al salir de la burbuja propia todo parece caerse en pedazos, porque el pesimismo, el odio, la violencia y el dolor se apoderan del horizonte.

En la Ciudad Vieja de Jerusalén, los enfrentamientos son cada vez más fuertes y parecen no querer terminar.

Como te decía antes, mandanos tu dirección y desde ya esperamos tenerte por acá.

Un abrazo!!!


Queridos viejos:

postales034.jpg


Qué tal? Nosotros acá otra vez en guerra. Desde hace unos días estoy en el norte, en la ciudad de Nahariya. Otro verano de calor sofocante, lejos de casa y metido en un nuevo conflicto. Esta vez todo se dio muy rápido: el secuestro, los bombardeos, el intento de recuperar a los soldados, los soldados muertos ... y finalmente la guerra.

Otra vez en Líbano, otra vez Hizbollah, de sólo el pensarlo me preocupa. De este lado los Katiushas caen todo el tiempo y las ciudades y pueblos limítrofes están desiertos porque quien ha podido se ha ido y quien no, vive en el refugio. Pero esta vez el límite es difuso. El riesgo es constante ya que los misiles caen del cielo, pero como decimos entre los colegas nos fiamos de las estadísticas. Cuál es la probabilidad de que te caiga un misil justo a vos? O como dijo otro fotógrafo: "Somos foto reporteros, a nosotros no nos pasan las cosas que le pasa a la gente común".

Las noticias del otro lado no son menos preocupantes. La artillería y la fuerza aérea israelí destruyen nuevamente pueblos enteros en el sur del Líbano. Una vez mas el uso de fuerza es desmedido, innecesario y a juzgar por la cantidad de Katiushas que siguen cayendo, totalmente inútil.


Queridos viejos:

postales019.jpg

Otro entierro más, esta vez fue una madre asesinada junto a sus dos hijos pequeños, mientras los protegía con su cuerpo. Es acaso éste el enemigo de los palestinos...una madre en su casa durmiendo a sus hijos...?

Ya he perdido la cuenta de cuántos entierros he cubierto, y sin embargo sigo sin acostumbrarme, nada te prepara para determinados momentos.

Camino a casa suena una canción muy popular en estos días de Yehuda Poliker:
"Es un hermoso mundo
es el nuevo Medio Oriente, es Jaffa Tel Aviv,
es tan sólo una semana intranquila alrededor,
es tan sólo una pequeña burbuja. Somos sólo tu y yo.
No es oro, es algo que simplemente brilla, es una burbuja que si la tocas explotará.
Así es nuestra vida en estos tiempos, puede mejorar, puede venir un desastre.
Buenas tardes pesimismo, buenas noches esperanza.
Quién es el próximo en la fila, y quién espera en la próxima fila.
Es un rifle, es una cámara y parece una foto de guerra.
Suena como un disparo y no hay nada como las noches de Jaffa..."

Quique Kierszenbaum

Nacido en Montevideo en 1967, soy un fotógrafo documentalista, periodista y videografo radicado en Jerusalén. La fotografía me ha dado la posibilidad de trabajar en Uruguay, Israel, Palestina, Argentina, Chile, Jordania, Egipto, Irlanda del Norte, Turquia, Rusia, Ukrania, Azerbaijan y Georgia.

Mis trabajos han sido publicados en: Time, Paris Match, The Guardian, The Independent, Financial Times, The Telegraph, Washington Post, El Pais, El Mundo, D Reppublica delle Donne, La Diaria, Lento, entre otros medios, además soy corresponsal de TNU Noticias y Radio Sarandi.

Mis trabajos han participado en muestras individuales y colectivas en Uruguay, Israel, Holanda, Estados Unidos y Canada.



Populares de la sección