Postales de Uruguay para todos

El Estado Uruguayo empieza a funcionar con licencias Creative Commons a través de dos iniciativas impulsadas por la Comisión del Bicentenario

Dice la campaña publicitaria de un famoso portal uruguayo que internet lo cambió todo. Esta afirmación es tan exagerada como cierta, y poco a poco, muchas esferas de la sociedad van adaptándose al nuevo contexto.

El Estado es uno de ellos. El contribuyente hace sus aportaciones tributarias, y el gobierno de turno no sólo hace sus gestiones, sino que también crea una ingente cantidad de contenido que, pasado un tiempo, queda almacenado hasta que el tiempo termina tragándoselo.

Esto es especialmente cierto en iniciativas culturales, donde se generan audiovisuales, publicaciones o fotografías de gran calidad que cumplen su función durante un tiempo determinado y luego simplemente pasan a ocupar espacio físico en un estante.

Con la digitalización y distribución a través de internet, las diversas instituciones y ministerios estatales han podido darle a estos materiales una nueva vida, aunque en el caso de Uruguay, seguían rigiéndose por una lógica discordante con la manera en la que los contenidos fluyen en la red.

Todo se copia y se comparte. La idea tradicional de los derechos de autor, según los cuales el artista o distribuidor se reserva todos los derechos de copia, distribución y modificación queda obsoleta en la forma de funcionar de internet.

En un primer e importante paso de adaptación al nuevo ecosistema, la Comisión de Bicentenario Uruguay del Ministerio de Educación y Cultura, empezó a liberar este primero de agosto varias fotografías que se tomaron durante las celebraciones, dándoles acceso público y protegiéndolas bajo licencia Creative Comons.

Nuevo marco legal para nueva realidad
Esta forma legal garantiza los derechos de autor de una forma mucho más flexible que la tradicional, permitiendo copiar, distribuir y comunicar la obra del autor según sus propias preferencias, y alimentando un tipo de creación donde la libre circulación se convierte en principal prioridad.

Daniel Machín, coordinador general de Bicentenario, explicó en la presentación de esta iniciativa que usando esta forma de protección autoral se busca garantizar la preservación de todos los materiales que se realizaron en el marco de los festejos, y que en un principio comprenden fotografía pero que más adelante abarcarán también textos, publicaciones y audiovisuales. “Cuando cierre la Comisión en 2015 –explica- nadie quedará a cargo del mantenimiento de los contenidos creados, de modo que licenciarlos es garantizar su pervivencia. Queremos darle la mayor difusión posible, y se consideró que este es el mejor mecanismo”.

Para llevar adelante esta liberación, el Ministerio de Educación y Cultura ha trabajado con un equipo de abogados especializados en licencias libres. Patricia Díaz, abogada por Creative Commons en Uruguay, recordó que cuando alguien busca imágenes de Uruguay en la web, muchas de las que encuentra son o muy antiguas o de mala calidad, porque las fotografías más profesionales están protegidas por copyright y por tanto tienen un acceso restringido.

Los materiales de Bicentenario, afirma la abogada, tienen una gran calidad y desde su creación se pusieron a disposición en plataformas como el propio sitio web, Facebook o Flickr, aunque protegidas por copyright. En adelante, cualquier usuario en cualquier lugar del mundo va a tener libre acceso a imágenes de Uruguay de excelente nivel, que de forma legal no existían anteriormente. Los contenidos son financiados públicamente y por lo tanto deben ser de uso público, de modo que la ciudadanía pueda disponer de ellos como otra forma de difundir la cultura nacional.

Los autores apoyan
Según los impulsores de la iniciativa, este es un primer paso para un cambio de mentalidad en las instituciones públicas, que debería animar a otros ministerios a poner a disposición pública otros documentos de interés general, señalaron.

A nivel de funcionamiento interno también se pretende empezar a modificar la manera en la que el Estado trabaja con los autores. En esta primera experiencia enfocada a la fotografía, explica Machín, se habló con los fotógrafos para pedirles la autorización de la nueva licencia, a la que todos accedieron. De cara al futuro se espera que la autorización de licenciar la obra públicamente esté estipulada en el contrato estándar.

Monumentos y patrimonio nacional en la red
En paralelo al lanzamiento de la liberación, y siguiendo una lógica similar, se presentó la primera edición de Wikimedia Loves Monuments en Uruguay, coorganizada por el Bicentenario y Wikimedia Uruguay.

Este concurso fotográfico, explicó Rodrigo Barbano, representante de Wikimedia Uruguay, consiste en sacar fotos de una serie de sitios y monumentos patrimoniales que son subidos a ‘Commons’, el proyecto de imágenes de Wikipedia, con una licencia libre. Las fotografías subidas en el mes de septiembre compiten entre sí por distintos premios, y las 10 mejores fotos participarán en el concurso internacional, que es, según el libro Guinness de los Récords, el más grande del mundo.


Fuente: Andreu Belsunces Gonçalves

Comentarios