Postergación de puerto de aguas profundas activó juicio de inversor

Empresario inglés reclama al Estado US$ 22 millones por fracaso de negocio debido a promesa de expropiación cancelada
El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) enfrenta una demanda millonaria presentada por un inversor inglés, quien acusa al Estado de frustrar un negocio que tenía proyectado en El Palenque (Rocha), donde el gobierno de José Mujica (2010-2015) pretendía construir un puerto de aguas profundas. La expropiación de ese terreno no se concretó, y el empresario pide ahora un resarcimiento por US$ 22 millones, según dice el escrito presentado en la Justicia y al que accedió El Observador.

El reclamo es por daños, perjuicios y lucro cesante, y el damnificado argumenta que en sus terrenos pretendía montar un club de polo marítimo con sustanciosas ganancias anuales. Paul Lucas llegó a Uruguay en la década de 1990 para dedicarse a las inversiones con fondos de extranjeros. Comenzó con cítricos y luego cerró algunos negocios inmobiliarios, uno de los cuales lo llevó al este.

En junio de 2012 el gobierno de Mujica emitió un decreto donde se ordenaba la reserva para expropiación de campos en la zona, con la intención de levantar allí un puerto de aguas profundas multipropósito, el cual podría ser usado por países de la región y por la empresa Zamín Ferrous (Aratirí) con su explotación de hierro.
"Trágicamente y como resulta obvio, la designación para la expropiación frustró absolutamente el negocio -que ya se encontraba en marcha- y obligó a los inversores y al compareciente a adoptar una actitud de expectativa", señala la demanda.
Los terrenos de Lucas (226 hectáreas) estaban dentro de la proyección oficial y, por ese motivo, debían quedar inmovilizados hasta la expropiación. Eso "congeló" el proyecto que, según dijo el empresario a El Observador, tenía prevista una inversión de US$ 200 millones en total por parte de una firma inglesa.

Los años pasaron y el gobierno no avanzó en la construcción de ese puerto. El ciudadano inglés asegura haber tenido disposición de su parte para concretar la expropiación y, de esa forma, al menos recuperar la inversión en los terrenos, ya que el proyecto del club de polo había caído. "El negocio se encontraba encaminado, se estaban ejecutando los actos preparatorios imprescindibles para el desarrollo de la empresa, y repentinamente se dictaron las normas relativas a la instalación del puerto de aguas profundas, por lo que los inmuebles que se habían adquirido para instalar el emprendimiento fueron designados para su expropiación", dice el texto de la demanda de Lucas. "Como muestra de una de las tantas desprolijidades del Estado, posteriormente esa resolución fue derogada", agrega.
"Este juicio se trata de un mero negocio especulativo que pretende ser endilgado a la conducta del Estado. Lamentable", afirma el Ministerio de Transporte en su defensa.
El MTOP desestimó la demanda por considerar que el proyecto era solo una idea del empresario no concretada. "La parte actora no debe ni puede solicitar una reparación patrimonial, tal como si hubiese invertido en el club de polo, exigiendo ganancias tal como supone que habrían sido, situación imposible de acreditar. La orfandad probatoria de lo peticionado es de tal magnitud, que nos lleva a pensar válidamente que este juicio se trata de un mero negocio especulativo que pretende ser endilgado a la conducta del Estado. Lamentable", dice la respuesta a la demanda entregada por la abogada del MTOP en el juzgado, a la que accedió El Observador.

En las pruebas presentadas por Lucas se incluyen testimonios del exintendente de Rocha Artigas Barrios, quien le había dado su total apoyo a la construcción del club de polo, según dice el empresario. La demanda está en proceso. Las partes involucradas están citadas a una audiencia en el juzgado para el próximo lunes 5 de junio.

Populares de la sección