Praga: belleza en cada rincón

La capital de República Checa es una de las ciudades más lindas del mundo y lo mejor es recorrerla a pie, para perderse en ella y conocer todos sus recovecos
Nadie debería morirse sin conocer Praga. La capital de República Checa es una de las ciudades más lindas del mundo, en donde realmente vale la pena perderse. Si bien tres días alcanzan, Praga es a gusto del consumidor, ya que es muy probable que nunca se sienta satisfecho.

Camine, camine y camine. Esta capital no es demasiado grande y se puede recorrer a pie. De esta forma podrá conocer pequeños callejones y distintos atajos en el camino a los principales lugares turísticos. Cuando llegue el final del día y esté cansado, lo mejor es que utilice el tranvía, ya que sus rieles pasan por toda la ciudad y hay paradas en casi todas las avenidas.

Uno de los mejores barrios para quedarse es Stare Mesto, la ciudad vieja de Praga. Allí estará cerca de las principales atracciones y contará con los servicios que necesite, además de que hay diversas opciones de alojamiento que se adaptan a cualquier turista. Otra buena opción es Malá Strana, del otro lado del río Moldava y en donde se encuentra el Castillo de Praga, pero en esta zona no estará tan cerca del centro de la ciudad.

Tenga en cuenta que República Checa es uno de los países más baratos que visitará si recorre otros puntos europeos, ya que el cambio es favorecedor porque no usan el euro. La moneda es la corona checa y la relación con el peso uruguayo es muy fácil, porque siempre oscila en el 1 a 1. Por lo tanto, si tiene pensado comprar, considere Praga como una muy buena opción, en donde las matemáticas no lo complicarán mientras recorre las tiendas.

Sin embargo, si quiere cambiar dinero lo mejor es que consulte en la recepción de su hotel, porque hay muchas casas de cambio que estafan a los clientes. Como la corona checa solo se utiliza en ese país y los turistas no tienen muy claro cuánto vale la moneda, los locales suelen aprovecharse.

Qué recorrer

Praga

Un sí o sí de la ciudad es el Castillo de Praga. La vista de Malá Strana desde la fortaleza del palacio es increíble, aproveche para sacar todas las fotos que quiera. Es recomendable que vaya con guía, puede consultar en la Plaza de la República en Stare Mesto, donde venden los tours. El precio oscila entre los $280 y los $300 pesos uruguayos y hay visitas en español.


Si bien decenas de puentes cruzan Praga, hay uno que no puede dejar de visitar: el de Carlos. Es el más antiguo y su construcción comenzó en 1357. Los checos dicen que el rincón más fotografiado de la ciudad fue hecho en base de huevos, leche y arena, los materiales que tenían en esa época.

Claves

Reloj. En el ayuntamiento de Praga, en el centro de Stare Mesto, se encuentra el reloj astronómico. Los checos lo califican como "el iPhone del medioevo", porque tiene una tecnología que resulta increíble que haya sido creada en el siglo XV. En todas las horas en punto el reloj genera un espectáculo con gallos y campanas, que resulta muy atractivo para los turistas.

Barrio Judío. Praga sufrió las dos guerras mundiales y Josefov -el barrio judío de la ciudad- fue testigo de muchas atrocidades. Esta zona tiene siete sinagogas y uno de los cementerios judíos más grandes del mundo. Aquí también puede visitar el café Franz Kafka, que fue fundado en honor al escritor de La metamorfosis.

Teatro negro. La ciudad es famosa por el teatro negro. Todo el año hay obras y las entradas se venden en los hoteles. Un boleto cuesta 500 coronas checas ($500 uruguayos) y el espectáculo dura una hora.

Estilos. Es importante reconocer los cuatro estilos arquitectónicos diferentes que están presentes en Praga. En todos los edificios suele haber un toque de barroco, gótico, neorrenacentista o renacentista.

Populares de la sección

Acerca del autor