Precio de carneros se relaciona más con novillo gordo que con lana y carne ovina

En la zafra que concluyó se vendieron 3.535 carneros a US$ 538 de promedio.

Luego de tres años de realizar un seguimiento estadístico de la zafra de reproductores ovinos, se observa que el precio promedio de los carneros y borregos guardan mayor relación con el mercado del novillo gordo que con los precios de la carne ovina o las lanas. Quizá el plazo de tres zafras no sea suficiente para llegar a conclusiones contundentes en este sentido, y habrá que confirmarlo o descartarlo en los próximos años, pero en definitiva eso es lo que muestran estos números.

Más allá de los vaivenes de los precios, en las últimas zafras cada carnero cotizó en promedio al precio equivalente de 176,5 y 178 kilos de novillo gordo en cuarta balanza, tomando como referencia los datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

Las cotizaciones oscilaron bastante más si se comparan los promedios con las cotizaciones de la carne ovina o las lanas, tomando como referencia la información de INAC y la de consignatarios laneros consultados por El Observador Agropecuario, respectivamente.

En la zafra que acaba de concluir se vendieron 3.535 carneros y borregos que cotizaron a un precio promedio de US$ 538. Los números consideran los negocios realizados en remates de cabañas y exposiciones, no así los reproductores vendidos en ferias ganaderas ni en negocios particulares.

El volumen rematado fue 9,8% inferior al de 2015 y 6,5% si se lo compara con 2014. Mientras que el precio promedio considerado en dólares corrientes fue 11,5% y 11,4% inferior a 2015 y 2014, respectivamente.

En general los remates se desarrollaron con buena demanda y precios que fueron considerados satisfactorios. Los resultados evolucionaron de menos a más, observándose mayor firmeza en la medida que transcurría la zafra. En general, hubo más remates exitosos en la región norte del país, que es donde está concentrada la mayor parte del stock ovino.

La raza Corriedale se mantuvo como la que más vendió en la zafra y, al igual que el año pasado, ocupó 58% del total; la segunda fue Merino Australiano, que representó 14,1%; y la tercera fue Merino Dohne, 9,4%.

Tacuarembó volvió a ser el departamento donde más reproductores se vendieron, 24% del total; seguido por Cerro Largo, con 14%; y Salto con 13,2%.

El artículo previo a esta zafra de reproductores señalaba que el panorama era gris para los negocios. Algunos interpretaron que se pronosticaba una zafra con un mal resultado, pero no, lo que el título intentaba reflejar era la incertidumbre previa al período de negocios.

Esa incertidumbre se basaba en la lectura de una realidad que no era muy optimista, como ocurre en muchos rubros del agro a nivel local e internacional. Comenzando por la baja de los precios, en este caso de la carne ovina, y más aún considerando una realidad compleja en el principal mercado para ese producto, que es Brasil. El país norteño atravesó primero una fuerte devaluación que llevó el precio del dólar a niveles muy altos, llegando casi a 4,20 reales, encareciendo los productos de importación en dólares, en este caso la carne ovina.

A esto se le sumó un gran escándalo político por casos de corrupción en el anterior gobierno, que encabezó Luis Inacio Lula da Silva y que también afecta al actual, que lidera Dilma Rousseff, ambos del mismo partido político. Y este tipo de hechos siempre afecta a los mercados.

Continuando en el rubro de la carne ovina, se sigue esperando la apertura del mercado de Estados Unidos con hueso, lo que permitiría luego ingresar a la Unión Europea.
Las autoridades uruguayas creen que esto se podría concretar antes que finalice este semestre, pero la aparición de trazas del producto químico Etión en contenedores con carne vacuna uruguaya rechazados en Estados Unidos podrían complicar las cosas. En este marco, una delegación oficial de Uruguay viajó a aquel país para tratar de solucionar el inconveniente.

Por otra parte, está el mercado lanero, con algunos ajustes de precios respecto a años anteriores, pero con cierta firmeza en Australia. Sin embargo, 2016 se inició sin negocios en Uruguay, y los operadores no señalaban precios de referencias. Actualmente las lanas medias se venden a un promedio de US$ 3,60 por kilo, mientras que las lanas finas cotizan alrededor de US$ 6. Los productores que aceptan esas cotizaciones realizan negocios. l

El mejor remate


El precio promedio de los reproductores se ubicaba alrededor de 15% por debajo de 2015 hasta que se realizó el remate de liquidación de los Merino Dohne de cabaña Tres Árboles, en Salto, donde 65 carneros y borregos promediaron US$ 1.465, una cifra sorprendente.


Populares de la sección

Acerca del autor