Precio del novillo presionado se alejó de los US$ 3,00

Con entradas dispares que se alargan, el eje en los negocios por novillos está en los US$ 2,90 por kilo
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

La faena semanal, que sigue alta, imprime presión al mercado. La semana pasada fue la mayor desde finales de junio. En esta, siguió cayendo el valor propuesto por la industria para el novillo, que se centra en US$ 2,90 por kilo a la carne. Es difícil obtener algún centavo más por los mejores, como sucedía la semana anterior, que alcanzaban US$ 2,95 por kilo.

Las entradas son dispares, pero se han ido alargando hasta 10 días, con algunas plantas dando fecha de 15 a 20 días hacia adelante.

También el precio propuesto para la vaca cayó cinco centavos del máximo que se lograba, hasta US$ 2,65 por kilo, pero el eje se encuentra en US$ 2,60 por kilo. Las entradas para las vacas son más cortas, de una semana a 10 días.

La Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) bajó cinco centavos el precio promedio del novillo gordo a US$ 2,95 por kilo en cuarta balanza. También bajó el precio de la vaca, cuatro centavos, a US$ 2,70 por kilo y las vaquillonas bajaron un centavo, a US$ 2,82 por kilo.

Mientras, para los ovinos las entradas son de 15 a 20 días. Hay mayor oferta, pero los pecios se mantienen estables. La referencia para los corderos es US$ 3,44 por kilo a la carne, el cordero pesado está en US$ 3,39 y la oveja en US$ 2,90 por kilo.

El mercado de reposición se encuentra demandado en todas las categorías, con el sustento de la exportación en pie. La semana pasada hubo dos remates de pantalla. Lote 21 tuvo importantes aumentos, en terneros 7%, en vacas de invernada 2,6% y casi 10% en las piezas de cría. Los precios de Plazarural se mantuvieron estables frente al remate anterior.

En el remate de Pantalla Uruguay de esta semana, los terneros estuvieron demandados con colocación casi total. Los teneros de menos de 140 kilos promediaron US$ 2,20; los de 140 a 180 kilos US$ 2,03 y los de más de 180 kilos hicieron un promedio de US$ 2,04 por kilo. La exportación en pie estuvo operando en lotes de terneros enteros.

Números de la faena


La faena semanal de bovinos alcanzó las 49.574 cabezas. Tuvo un incremento de 2,3% respecto a la anterior y es 0,6% menor a la de la misma semana de 2015. Es la faena semanal más alta desde fin de junio, cuando se faenaron 50.423 cabezas.

Las vacas, que alcanzaron a 25.298 cabezas con un aumento de 4,1% respecto a la semana previa y 12% superior en la comparación interanual, tienen una participación del 51% del total.

En cambio, la faena de ovinos tuvo un descenso de 4% frente a la semana anterior, llegando a 30.033 cabezas, un 5% inferior comparado a igual período de 2015. La faena de corderos con 21.589 cabezas es el 72% del total, 14% más que la semana anterior y un 1% más que la misma semana de 2015. La faena de ovejas tuvo un descenso de 40%, hasta 3.118 cabezas, siendo el 10% de la faena semanal.

Precios de exportación


Respecto a la tonelada de carne vacuna exportada, alcanzó a US$ 3.243 por tonelada. El acumulado anual hasta el 19 de noviembre trepó a US$ 3.403, un 10,4% menos en la comparación interanual, que fue de US$ 3.798 por tonelada.

El valor de la carne ovina, llegó a los US$ 5.388 por tonelada exportada. El precio acumulado de enero a noviembre de este año, es US$ 4.213 por tonelada, un 9,3% menos que en igual período de 2015, cuando alcanzaba US$ 4.645.

En esta época en que la oferta de ganado aumenta naturalmente, el clima puede definir la pulseada que se está dando entre la oferta y la demanda. Las esperadas lluvias del fin de semana son un factor clave para la base forrajera y pueden definir la dirección del mercado en el corto plazo. En el largo, dependerá de la permanencia de las cuadrillas kosher en las diferentes plantas, que se estima sea hasta fin de marzo.