Precios del gordo más firmes tras pasar el pico de oferta

Los valores de exportación siguen recuperando terreno, mientras en la reposición ajustan los promedios; algunos negocios puntuales con novillos de verdeo se hicieron en US$ 2,95 por kilo
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Pasó el pico de la oferta y los ganados que se venden no son de calidad, salen vacas de campo mayoritariamente. Plantas que antes no convalidaban precios arriba de US$ 2,90 pueden pagar hasta US$ 2,95 por animales especiales. De todas maneras, es difícil pasar dicha barrera. Aparecen algunos lotes de animales de verdeo, pero el grueso de la oferta decide esperar mejores valores.
En los datos de esta semana, el destaque se lo llevó la faena que se acercó a las 50 mil reses impulsada por un alto volumen de vacas.

Mientras, en la exportación se confirma la gradual recuperación en el precio de venta de carne vacuna. La semana pasada se exportaron 6.584 toneladas peso canal a un precio medio de US$ 3.272. El promedio para lo que va del año es de US$ 3.422 por tonelada, 11% menor al de 12 meses atrás, que superaba los US$ 3.800.

En carne ovina el valor semanal llegó a US$ 4.799, pero el volumen exportado es reducido y está debajo de 100 toneladas por semana. El promedio acumulado del año es de US$ 4.038, 10% menos que un año atrás, que era cercano a US$ 4.500.

En el mercado del gordo se manejan precios en el eje de US$ 2,90 por kilo en cuarta balanza de novillo gordo. Algunos negocios puntuales con novillos de verdeo se hicieron en US$ 2,95. En vacas de campo los precios están en general entre US$ 2,50 y US$ 2,55, pero las de comida bien terminadas y pesadas (460 a 470 kilos) pueden alcanzar US$ 2,60.

Uno de los operadores comentó que el abasto está pujante y paga alrededor de cinco centavos más de lo que propondría en otro momento: por vaquillonas gordas especiales se pasan US$ 2,80 a US$ 2,85, mientras que por novillo se maneja lo mismo que en el especial de exportación.

Las entradas a planta están dispares, pueden ir de una a dos semanas.

La Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) mantuvo sin cambios la referencia promedio para novillos, en US$ 2,89 por kilo en cuarta balanza, y a la vaca en US$ 2,53. Los novillos de exportación especiales quedaron como la semana pasada en US$ 2,91 y las vacas especiales aumentaron un centavo a US$ 2,59.

En ovinos el panorama para las referencias es de estabilidad. Las entradas a planta van de una semana a 10 días, dependiendo de cuando la industria puede juntar volúmenes adecuados. Las únicas categorías que vieron avances en la planilla de ACG fueron cordero pesado y borrego, que subieron un centavo a US$ 3,26 y US$ 3,24 respectivamente. El resto se mantuvo sin cambios: cordero US$ 3,25, capón US$ 3,02 y oveja US$ 2,73.

La semana pasada se faenó un abundante volumen de bovinos. Llegó a 49.006 cabezas y superó en 11% al registro previo y 20% arriba en la comparación anual. El impulso lo dio la faena de vacas, que avanzó 15% en la semana hasta alcanzar las 25.862 cabezas. El nivel superó en 28% al de un año atrás. En novillos la actividad también creció pero en menor medida. Totalizó 22.001 animales, 6% y 14% más respectivamente.

En ovinos la faena repuntó, desde los niveles mínimos que marcó la semana anterior. Se faenaron 7.635 lanares, más del triple que siete días atrás y 31% más que hace un año. La cantidad de corderos duplicó a la de la semana pasada y alcanzó las 3.352 cabezas. Mientras que la de ovejas se multiplicó por siete y llegó a 2.147.

En la reposición los valores ajustan a la baja. Esta semana Plazarural remató el miércoles y jueves y el promedio por kilo de ternero se ubicó en US$ 1,97, nueve centavos debajo de la referencia media de mayo y tres comparado a 12 meses atrás. El máximo fue US$ 2,11 y el mínimo US$ 1,80. El porcentaje de venta fue 89%. Las vacas de invernada (92%de colocación) promediaron US$ 1,11, cuatro centavos menos que en el remate anterior. En las categorías de cría comentaron que las ventas eran desparejas, fue trabajosa la venta de terneras y vaquillonas.

Seguramente la suba de la soja de las últimas semanas impactó en toda la reposición. Asimismo, la exportación en pie no participó en el remate virtual.