Preocupación en Argentina por importaciones de alimentos

Involucra la compra de pescado y carne de cerdo y pollo

Según informó el portal www.clarin.com, el desmantelamiento del andamiaje de trabas que la gestión kirchnerista había montado en torno al comercio exterior, y que dificultaba tanto las exportaciones como las importaciones, fue una noticia muy bien recibida por el sector productor de alimentos. De todos modos, algunas señales de alerta se encendieron por el fuerte salto que en el primer bimestre se registró en el ingreso de ciertos productos desde el extranjero.

De acuerdo con cifras oficiales, por ejemplo, las importaciones de carne de cerdo se duplicaron en lo que va del año respecto de los dos primeros meses de 2015, pasando de 728 a 1.510 toneladas. La cifra no es significativa respecto de la producción nacional, que supera las 30.000 toneladas mensuales. Pero ya en otras épocas el ingreso de carne fresca de cerdo desde Brasil actuó desalentando a los productores porcinos locales, porque deprimía los precios.

Lo más curioso es que no sólo ingresó desde Brasil en el primer bimestre carne de cerdo brasileña. Hubo también cargamentos desde Dinamarca, que crecieron 70%, hasta 193 toneladas.

Otro tanto sucedió con el pescado. Las importaciones saltaron 27%, hasta las 5.686 toneladas, y lo más llamativo es que ahora comenzaron a tallar fuerte las compras a Tailandia, que subieron 51% y suman 1.521 toneladas. El grueso de ese negocio, sin embargo, sigue siendo el atún que llega desde Ecuador.

Comenzaron a surgir voces que reclaman al macrismo que regule el ingreso de productos sensibles.

Pero quizá la señal más alarmante fue la reaparición en escena de las importaciones de carne de pollo desde Brasil. Según los datos de Senasa, en el primer bimestre ingresaron 70 toneladas después de muchísimos años en que ese flujo comercial había desaparecido. En los años 90, los pollos brasileños eran un serio limitante para la industria avícola local, que recién luego de que se cerraran las importaciones pudo comenzar a desarrollarse con vigor.

En este escenario están comenzando a surgir voces que reclaman al macrismo que regule el ingreso de productos importados sensibles. En Entre Ríos, los diputados provinciales Gustavo Zavallo y Daniel Koch (UNA/FR) presentaron un proyecto de resolución que reclama la intervención oficial.

"Pretendemos alertar al Gobierno nacional sobre los riesgos, ya que se ven en nuestras góndolas naranjas mexicanas y españolas, debido a que el sector citrícola se encuentra atravesando una de las peores crisis de su historia", explicó Zavallo, que también teme por los productores locales de cerdos, pollos, leche y otros alimentos.


Piden prohibir la importación de conservas

Desde el propio macrismo también han surgido reclamos semejantes. Días atrás, como ejemplo, el intendente de Mar del Plata, Carlos Fernando Arroyo, planteó la necesidad de que "se prohíba la importación de conservas extranjeras" para favorecer a la industria del puerto marplatense.


Populares de la sección