Presidente de Japón llega a EEUU para "jugar al golf" con Trump

Shinzo Abe llega hoy a Estados Unidos; el presidente estadounidense ha criticado a su país anteriormente

El primer ministro japonés Shinzo Abe visitará esta semana Estados Unidos donde aprovechará una partida de golf con Donald Trump para intentar mejorar las relaciones un poco tensas con su aliado estadounidense.

Tras una reunión el viernes en Washington, los dos hombres volarán a Florida en el Air Force One y pasarán un buen rato juntos en un campo de golf.

Este deporte ameno y que pone a prueba el autocontrol gusta mucho a las clases dirigentes en Estados Unidos y para Abe podría ser un manera de evitar los problemas que otros dirigentes han tenido en sus relaciones con el nuevo presidente.

"Hasta ahora Trump ha descrito Japón como un enemigo imaginario", explica Fumiaki Kubo, especialistas de política estadounidense en la Universidad de Tokio.

Y una reunión cara a cara "es mejor que una pelea por teléfono", asegura, aludiendo a las informaciones de prensa sobre la complicada conversación telefónica que mantuvo Trump con el primer ministro australiano Malcolm Turnbull y que habría terminado abruptamente.

"A bordo del Air Force One, será imposible evitar una conversación colgando el teléfono", explica Fumiaki Kubo.

Aunque Japón es un importante aliado de Estados Unidos con cerca de 47.000 soldados estadounidenses en su suelo e intercambios comerciales por valor de 200.000 millones de dólares anuales, el país no ha escapado a las críticas de Trump.

El presidente estadounidense acusó a Tokio de manipular el yen para obtener ventajas comerciales y también amenazó en un tuit al constructor de automóviles Toyota con aranceles si continuaba invirtiendo en México.

Durante la campaña electoral, el candidato republicano pareció cuestionar la presencia militar estadounidense en Japón, clave frente a las provocaciones de Corea del Norte y la potencia creciente de China.

País amigo

Shinzo Abe fue el primer dirigente extranjero que viajó a Nueva York en noviembre para reunirse con el magnate inmobiliario cuando acababa de ser elegido.

La entrevista en la torre Trump de Manhattan fue positiva y Abe incluso se reunió con su hija Ivanka y su yerno Jared Kushner. Fue allí donde el primer ministro japonés le regaló a Trump un palo de golf de un valor de unos US$ 4.500, según la prensa.

Pero desde que llegó al despacho oval, Trump ha cumplido su promesa de sacar al país del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), que abolía las barreras aduaneras y reglamentarias entre Estados Unidos y 11 países de la región Asia-Pacífico, entre ellos Japón.

La decisión es desastrosa para Shinzo Abe, que fue uno de los principales defensores del TPP, considerado también como una garantía de la implicación estadounidense en la región y una manera de contrarrestar la influencia económica de China.

Por el momento, el primer ministro nipón ha optado por la discreción, sin hacer comentarios sobre las políticas de Trump, y es el único dirigente de los países ricos del G7 que no ha comentado su polémico decreto migratorio.

Abe llegará a Washington el 10 de febrero con un plan de cooperación económica que, según la prensa, podría crear hasta 700.000 puestos de trabajo en Estados Unidos a través de inversiones japonesas.

Japón intenta así "explicar a Trump que es un país amigo" y no sólo en cuestiones de seguridad, asegura Mikitaka Masuyama, un profesor de ciencias políticas del National Graduate Institute for Policy Studies (GRIPS).

Bajo el sol de Florida, Abe debería tener tiempo suficiente para explicarle a Trump su visión.

"Conoces mejor a una persona en un campo de golf que si comes con ella", dijo Trump a la radio Westwood One. "Nos los vamos a pasar muy bien".



Fuente: AFP

Populares de la sección