Presidente de Rampla afirma que hay "falta de garantías" para seguir jugando el torneo

Hombre que atacó la sede del club a balazos declara este miércoles en la Justicia

El ataque con dos balazos a la sede de Rampla Juniors la mañana de este martes, sumado a que hace menos de dos semanas el guardia de seguridad del club Miguel Servetti fue baleado durante un partido contra Cerro de la tercera división, motivó una reunión de urgencia de la directiva de la institución. El presidente de Rampla Juniors, Juan Castillo, indicó a El Observador que su propuesta ante el resto de la directiva será la de abandonar el campeonato intermedio que se está disputando por "falta de garantías".

"Que hayan garantías para seguir jugando al fútbol o tomamos la decisión de no presentarnos. Actualmente no tenemos garantías, no nos dan garantías para proteger a los hinchas y a los jugadores. Es demasiada cosa. Merecemos tener una respuesta y tener garantías porque nosotros trabajamos para competir", sostuvo.

Según informó el Ministerio del Interior a través de su cuenta de Twitter, el hombre que fue detenido a raíz de los balazos a la sede estaba requerido desde los incidentes del clásico de Tercera división con Cerro. En aquella oportunidad un grupo de unos 10 hinchas llegaron en moto y comenzaron a insultar a jugadores y agredir al técnico de primera división de Rampla, Luis "Ronco" López, quien estaba allí para presenciar el partido.

En determinado momento uno de ellos sacó un arma de fuego y disparó contra Servetti, que además de guardia de seguridad es el padre de dos jugadores del club, quien se interpuso entre estos hinchas y López.

El hombre permanece detenido y declarará este miércoles ante el juez de 14º turno Néstor Valetti. Castillo está citado como testigo.


Populares de la sección