Preso "El Chapo", es la hora de "El Mayo": 50 años traficando y nunca cayó

Lidera ahora el cartel de Sinaloa y no ha sido apresado como traficante
Mientras el considerado capo número uno del narcotráfico, Joaquín "El Chapo" Guzmán fue apresado el viernes –por tercera vez en su carrera delictiva–, las riendas del cartel de Sinaloa están en manos de su socio y "compadre", Ismael Zambada García, alias "El Mayo". El bajo perfil y la discreción de El Mayo le han permitido trabajar por unos 50 años en el negocio de las drogas sin haber sido capturado nunca por las autoridades, una cocarda que ni el Chapo puede lucir.

Aunque la atención está hoy puesta en El Chapo, los expertos aseguran que es El Mayo el verdadero líder de la organización. Así lo sostuvo el jefe de la administración antidrogas estadounidense (DEA), Jack Riley, en una entrevista a mediados de 2015 con la publicación mexicana El Proceso: "En el mundo no hay cartel más sólido que el de Sinaloa, ni capo más poderoso que El Mayo".

El gobierno de EEUU ofrece US$ 5 millones por información que permita ubicar al Mayo Zambada, pero, aun así, Riley opina que han subestimado "la influencia y el poderío" que tiene en el mercado de las drogas.
Se estima que el cartel domina el 30% del mercado de marihuana y cocaína de EEUU, y más del 60% de la heroína. Sus ventas rondan los US$ 3.200 millones anuales según el libro El mal menor de la gestión de las drogas, escrito por académicos mexicanos.


De la vieja escuela

Muy diferente al propio Chapo Guzmán y a los jóvenes que incursionan en el narcotráfico, que "por su inexperiencia andan en camionetas lujosas, emborrachándose en las calles o escandalizando incluso", El Mayo Zambada cultiva un perfil discreto, que se ha convertido en su mejor aliado, según explicó el investigador de la Universidad de Guadalajara, Francisco Jiménez Reynoso a BBC Mundo.
En la nota se explica que Zambada no es afecto a los lujos y es más disciplinado y prudente que Guzmán, del que se cuenta que solía aparecer, cerrar restaurantes con todos los clientes dentro, para comer y marcharse.
En un artículo de BBC Mundo se señala que El Mayo suele actuar más como empresario y que ha logrado tejer una extensa red de protección en base a una práctica común de los narcotraficantes de convertirse en una especie de mecenas de comunidades marginadas.
Más allá de esta "protección social", se especula que El Mayo está en movimiento constante en la región montañosa conocida como el Triángulo Dorado, ubicada en los estados de Durango, Sinaloa y Chihuaha.

"Yo nunca bajo de la sierra", le dijo en 2010 El Mayo al periodista mexicano Julio Scherer, al que contactó para concederle una entrevista en persona. "Tenía interés en conocerlo", le dijo el capo, en una rústica construcción a la que fue llevado el periodista.
Scherer lo describe como un hombre que "sobrepasa el 1,80 de estatura y posee un cuerpo como una fortaleza, más allá de una barriga apenas pronunciada (...) el bigote recortado; es de los que sugieren una sutil y permanente ironía".

El Mayo no lo dejó grabar la conversación y elogió que fuera un periodista que no miente.
"Tengo a mi esposa, cinco mujeres, quince nietos y un bisnieto. Ellas, las seis, están aquí, en los ranchos, hijas del monte, como yo. El monte es mi casa, mi familia, mi protección, mi tierra, el agua que bebo", explicó el capo del cartel de Sinaloa.

Según El Mayo, si fuera arrestado o se entregara, nada cambiaría en el narcotráfico: "El problema del narco envuelve a millones. ¿Cómo dominarlos? En cuanto a los capos, encerrados, muertos o extraditados, sus reemplazos ya andan por ahí".
Agregó que la guerra contra el narcotráfico está perdida. "El narco está en la sociedad, arraigado como la corrupción", sentenció.

En esa entrevista de hace seis años, confesó que tenía pánico de que un día lo detuvieran. ¿Lo atraparán?, preguntó Scherer. "En cualquier momento", respondió El Mayo, "o nunca". (Con información de insightcrime.org, BBC Mundo, El País de Madrid).

Los narcos juniors: herederos del negocio
Como narcos juniors se conoce a los hijos de los capos de la droga, la segunda generación de líderes del negocio. Los especialistas aseguran que hoy El Mayo tiene el control absoluto del cartel de Sinaloa, pero las autoridades estadounidenses han deslizado que Alfredo e Iván Guzmán, los hijos de El Chapo –a quienes designó como sucesores en forma simbólica– estarían retando su liderazgo. El jefe de la DEA, Jack Riley, describió la situación como “una transición de liderazgo” y apuntó que los hijos de Guzmán tratan de establecer alianzas con grupos que le disgustan a El Mayo. Sin embargo, Riley no visualiza una lucha de poder: “Van a resolver sus diferencias y no se van a agarrar a los tiros”. En tanto, en el sitio especializado insighcrime.org se asegura que la prioridad de El Mayo es la preparación como sucesores de sus hijos, conocidos como Los Mayitos. Esta tarea ya lleva unos 10 años y, según insightcrime.org, Los Mayitos fueron educados “para lidiar con las dinámicas del tráfico de drogas moderno, teniendo más acceso a la tecnología, estrategias comerciales e intrincados esquemas de lavado de dinero”. En particular, Ismael Zambada Imperial, alias “El Mayito Gordo”, e Ismael Zambada Sicairos, alias “El Mayito Flaco”, serían los reemplazos. Pero El Mayito Gordo está hoy apresado por las autoridadades mexicanas y podría ser extraditado a EEUU, como ya lo han sido sus otros hermanos Serafín Zambada Ortiz, alias “Sera”, y Vicente Zambada Niebla, alias “El Vicentillo”.


Populares de la sección