Pretencioso decálogo sobre la fotografía documental y de la otra (ah, son más de diez?)

He tratado de nuclear algunos consejos para fotógrafos aficionados y profesionales que recién arribaron a la Fotografía. Y sí, es pretencioso.

Foto de portada: Nueva York 2008- Cámara Point and Shoot Canon A650

- Si te interesa la fotografía de calle cuando encuentres una escenografía que te atraiga aprovéchala, quédate ahí hasta que algo suceda. Cartier Bresson en Valencia en 1933 se encontró con esta pared de este hospicio derribada (ver links) y a decenas de niños jugando. Sacó un rollo entero prácticamente con el mismo encuadre en el que dejó que sucedieran cosas. El resultado final son las dos fotos que hoy vemos, ésta 
y ésta otra

- No te dejes seducir por el punto de vista común; eso hoy lo puede hacer cualquiera. Busca lo insólito, lo diferente, lo inesperado. Siempre pregúntate ante una foto de la que dudes si esa imagen la podría haber tomado cualquier amigo o integrante de tu familia que se dedique a otra cosa. Si la respuesta es “sí”, la que no sirve es tu foto. 

- Recuerda que los ángulos que rompen con el punto de vista cotidiano son atractivos de por sí. Funcionan como un marco al que no podemos dejar de mirar. Después está lo que pongamos dentro de ese marco. Fotos verticales o por arriba o debajo de la altura de la mirada común son perfectamente válidas. 

- Los horizontes son para la naturaleza, a veces torciendo ligeramente nuestra cámara obtenemos fotos mucho mejor compuestas que si nos quedamos respetando la paralela con el horizonte. 

- Si consideras que es necesario iluminar una escena válete de todos los medios que consideres necesarios. Incluso la linterna del celular puede ser una fuente de luz interesante. He escuchado a fotógrafos decir que "Cartier Bresson decía que no usaba flash porque respetaba la luz" cuando el padre de la fotografía de calle decía esto se refería a los flashes de antorcha fija que usaban una lamparita de filamento de magnesio de un solo uso. Recordemos que, cuando todos los fotógrafos consideraban que ser profesional era trabajar con cámaras de cajón o de gran formato él trabajaba con la Leica, llamada cámara-miniatura. 

- Se crítico respecto a tus fotos pero no dudes en mostrarlas o compartirlas con otros. Si tus amigos son realmente honestos deberán convalidar o refutar tu opinión. La grandeza en el arte no se evalúa con condescendencia sino con discusión.

 - Cuando veas en una exposición la obra de otro no te dejes seducir por la presentación que el fotógrafo o el curador hayan escrito. Incluso es preferible mirar primero las fotos y luego leer el marco conceptual que cobija la obra. En los últimos años he visto obras con un marco conceptual espectacular y luego la realización es una mierda. Muchas veces el esnobismo banal de algunos curadores hace que tenga más importancia el envase que el contenido.

- Si quieres elaborar un proyecto documental recuerda que todo empieza por entender con la mayor profundidad posible el tema que hayas elegido. Eso hará que cuando te enfrentes a los protagonistas estos sientan que tu trabajo es respetuoso, porque empezaste preguntando cómo, cuándo, porqué y no esgrimiendo tu cámara. Primero entendemos, luego damos nuestra interpretación al tema desde nuestro ojo.


- Recuerda siempre que el trabajo del fotoperiodista es realizar un corte transversal de una realidad determinada. No pienses que porque estuviste un día, o dos, o una semana en un lugar tienes credenciales para hablar dos años después del lugar o del tema. La vida, los lugares, las situaciones cambian, fluctúan, se mueven. 


- Cuando edites tu trabajo trata de ser frío. No te enamores de las fotos, trata de mirarlas como si fueran de otro. Si en diez fotos colocamos nueve excelentes y una mediocre, porque esa foto tiene un valor importante para nosotros pero intransferible para los demás, lo que hacemos es bajarle el nivel general a todo el conjunto. Piensa que la exposición, el libro o la galería de web no son para hablarte a ti, son para contarle una historia a los demás desde tu punto de vista. 


- Aprovecha tus ratos libres para mirar fotografía de autores consagrados y leer las diferentes opiniones sobre los mismos. Eso consolidará no solo un conocimiento universal sobre la fotografía sino también un punto de vista crítico desde el conocimiento y no desde la ignorancia. 


- Recuerda que hoy mas que nunca los fotógrafos estamos desnudos. El manejo de la técnica ya no es más un elemento que nos pone por delante de los demás mortales. Gracias a esta maravillosa era digital hoy solo nos queda nuestro ojo. 


- Debemos ser capaces de buscar lo excepcional en lo común, en lo cotidiano. Y cuando estamos frente a realidades excepcionales no debemos dejarnos seducir por lo que para nuestra vida diaria es raro, pintoresco. Eso lo harán los turistas. Debemos ser capaces de ir a Siam o Camboya y poder hacer una exposición en la capital de esos países y lograr que los locales queden asombrados por nuestra percepción. Para eso debemos ejercitar nuestra mirada permanentemente.


Comentarios

Acerca del autor