Prevén nuevo boom de la construcción tras cambios en vivienda social

Mayor inversión en sector público y privado beneficiará a consumidores, sostienen expertos
Los cambios anunciados en la ley de Vivienda de Interés Social (VIS) -que en enero de 2017 pasará a denominarse Vivienda Promovida- y el mejor desempeño proyectado para la economía uruguaya el próximo año se visualizan, a priori, como dos elementos que ayudarán a reactivar la inversión y a ampliar la oferta de inmuebles, según expertos de la construcción y el sector inmobiliario.

El gobierno anunció el viernes pasado su decisión de modificar el actual régimen de tope en los precios de venta que rigen para las VIS. La nueva reglamentación que estará vigente para los proyectos promovidos a partir de enero de 2017 prevé que el 90% de las unidades que se construyan en Montevideo y el 80% de las que se levanten en el interior del país no tendrán topeado su precio de comercialización. En la actualidad, esa regla rige para el 25% de las unidades de la capital y el 100% de las que se construyen en los restantes 18 departamentos.

En diálogo con El Observador, el consultor inmobiliario Julio Villamide destacó que la modificación abre "perspectivas interesantes" para el interior del país y permite pensar en que se retomen los niveles de inversión que habían previo a la introducción de los topes en julio de 2014, que comprende al 25% de las unidades en Montevideo.

Desde su punto de vista, una ampliación en la oferta de vivienda tanto a nivel público como privado terminará beneficiando a los consumidores. "Lo que tuvimos en estos últimos años es una retracción de la oferta. Aún en un contexto más adverso de la economía y con un optimismo del consumidor en el nivel más bajo desde la crisis de 2002 los precios no bajaron, e incluso subieron algo en dólares. Esperamos un escenario mejor para el consumidor con un abanico de alternativas más amplio. La única forma que los precios bajen es que haya mayor competencia y una oferta mayor", apuntó Villamide.

Además de las modificaciones en los topes, el Ministerio de Vivienda (Mvotma) presentó el viernes a empresarios del sector el calendario de licitaciones previsto para 2016 y 2017 que contempla inversiones en vivienda nueva y reciclaje, con proyectos que en su conjunto implicarán un desembolso de unos US$ 230 millones. Asimismo, anunció la realización de un plan piloto de Participación Público Privada (PPP) para la construcción de vivienda, por un monto de inversión de US$ 100 millones.
Los empresarios privados de la construcción han manifestado en más de una oportunidad que uno de los factores que ha "desestimulado" la intención de construir en los últimos años es la fijación de topes en los precios. Uno de los argumentos se basa en que esa medida frenó la actividad en el interior del país e incidió para que haya un menor ritmo de presentación de nuevos proyectos en Montevideo.
"Un paso al frente"

Para el presidente de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (Appcu), Eduardo Steffen, la reducción en el porcentaje de viviendas topeadas por proyecto es una "flexibilización" que "facilita la ejecución" de nuevos planes.

"Aunque aspirábamos a una liberación total de los precios, tanto en el interior como en Montevideo, sin dudas es un paso al frente", dijo el empresario a El Observador. Semanas atrás la gremial había informado que hay empresarios del sector dispuestos a desarrollar en el corto plazo hasta 4 mil viviendas en el interior del país con los beneficios impositivos que otorga la ley de VIS, siempre y cuando el Ejecutivo accediera a eliminar los topes de precios que hoy rigen para la totalidad de los inmuebles que se construyen fuera de la capital.

De acuerdo a datos de Appcu, antes que se establecieran los topes de precios, la cantidad de viviendas que ingresaban a la Agencia Nacional de Vivienda (ANV), para ser aprobadas y obtener exenciones impositivas era de 347 unidades por mes. Esa situación cambió luego y entre junio de 2014 y junio de 2015 se redujo a 180 unidades por mes. Hoy la media mensual no llega a 120 viviendas. Para Steffen el cambio también posibilitará que mediante la política de subsidios que lleva adelante gobierno se puedan bajar las cuotas para la compra de las unidades topeadas. Por el lado de los arrendamientos, indicó que a medida que ingresen nuevas unidades al mercado los precios "van a tender a nivelarse".

Según el Mvotma, las modificaciones resueltas tienen por objetivo "mantener e incrementar la inversión en vivienda por su impacto en la economía, el empleo y el aumento de stock habitacional". Además, busca "incluir a los sectores bajos, medios bajos y medios que han presentado dificultades en el acceso a una vivienda adecuada, mediante la aplicación de una potente herramienta como lo es el subsidio a la cuota conjugado con el crédito hipotecario, informó la cartera en su página web.

¿Qué buscan los montevideanos?

Un estudio del portal inmobiliario InfoCasas -que recoge preferencias de los usuarios montevideanos- sostiene que el 67% busca vivienda para alquilar y el resto para comprar. Entre quienes pretenden arrendar un 64% busca apartamentos, preferentemente de un dormitorio y el resto casa con amplia preferencia de la opción de dos dormitorios. El precio promedio de búsqueda es de $ 16 mil. Entre quienes buscan comprar el 60% se interesa por casas, con preferencia por tres dormitorios y el 40% apartamentos con preferencia por dos dormitorios. El precio promedio de búsqueda es de US$ 165 mil.

Populares de la sección