Prevén que freno de China tenga efecto acotado en exportaciones

Esperan que la demanda del gigante asiático se mantenga, aunque hay desafíos a futuro
Desde que China se transformó en el principal destino de exportación para los bienes uruguayos, cualquier noticia o dato de ese mercado es monitoreado y digerido constantemente por los sectores productivos, el gobierno y los analistas privados por sus posibles coletazos en el ámbito doméstico. Precisamente, ayer se conoció un dato que –aunque el mercado y los expertos estaban previendo– no deja de encender una señal de alerta en una economía global plagada de volatilidades e incertidumbre. El PIB de China creció el año pasado a su ritmo más débil en un cuarto de siglo.

El crecimiento para el 2015 en su conjunto alcanzó 6,9% después de que la expansión del cuarto trimestre se desaceleró a 6,8%, coronando un año tumultuoso que fue testigo de una enorme salida de capitales, un retroceso de la moneda local y un desplome del mercado bursátil en el verano. La preocupación respecto al control de Pekín sobre la política económica está en el primer lugar de la lista de riesgos de los inversores globales para el 2016. De hecho, el FMI redujo a la baja sus estimaciones de crecimiento global por la coyuntura china como uno de sus principales factores (ver aparte).

¿En qué medida entonces el desempeño del gigante asiático puede afectar la demanda de los bienes uruguayos?

A grandes rasgos hay dos posturas bien definidas. Por un lado, los que advierten que un menor crecimiento de China seguirá presionando a la baja los precios de algunos commodities relevantes para Uruguay, como la soja o la celulosa, y por otro aquellos que se afilian a la tesis de que el freno chino vendrá más por el lado de las exportaciones y la inversión, por lo que no habrá grandes impactos en la corriente exportadora con ese mercado. "La desaceleración del crecimiento chino en los últimos años se ha hecho notar en el mundo, ya que influyó en la baja de los precios de los commodities y también afecta a otros países con los que también comerciamos. Sin embargo, que el crecimiento chino sea 7,1% o 6,9% no es una diferencia sustancial para los exportadores uruguayos", dijo ayer a El Observador la economista y asesora de la Unión de Exportadores (UEU), María Laura Rodríguez.

A juicio de la experta, lo relevante para el país fue haber logrado ingresar a ese mercado "generando relaciones de confianza con los clientes y contar con una oferta atractiva para China, en particular en materia de alimentos que ese país continuará consumiendo". De todas formas, advirtió que más allá de eso Uruguay "tiene un gran desafío por delante que es mejorar su competitividad y ampliar sus acuerdos comerciales si no quiere quedarse atrás tanto con relación al comercio con China, como con otros destinos de exportación". Esto porque países competidores fuertes de Uruguay, como Australia y Nueva Zelanda, han firmado TLC con el gigante asiático, lo que dejará a los productos en una posición desventajosa en materia arancelaria en los próximos años.

Por su parte, el investigador de Cinve, Francisco Pareschi, advirtió en entrevista con El Observador TV esta semana que el enfriamiento de la economía china puede impactar en el ámbito doméstico.

"Si bien el crecimiento se mantiene en tasas importantes, se está desacelerando. Eso repercute en el precio de materias primas relevantes para Uruguay", alertó.

Impacto en carnes


En 2015, China compró el 44% de la carne vacuna que enviaron los frigoríficos uruguayos al exterior y fue el responsable del 34% de la facturación en divisas de ese rubro con US$ 481 millones. En ambos casos fue el principal mercados con incrementos interanuales de 84% y 73%, respectivamente. En diálogo con El Observador, el CEO de Marfrig para el Conosur, Marcelo Secco, dijo que el enlentecimiento de la economía china previsto para 2016 no debería repercutir en el motor de la demanda de la carne vacuna uruguaya. Sin embargo, el posicionamiento que están ganando competidores fuerte de Uruguay en ese destino –como Brasil– es un "factor a tener en cuenta", al considerar la fuerte depreciación del real y las mejoras que podría tener en el acceso a ese mercado.

"Hoy es más relevante cómo se puede comportar la oferta que la demanda", explicó. De todas formas, el ejecutivo de una de los principales compañías exportadoras de carne bovina del Mercosur a China aseguró que "nada indica que este mercado seguirá siendo el principal cliente de Uruguay este año. Es difícil pensar en canales alternativos", admitió.

La visión del gobierno


El presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, se ha referido en más de una oportunidad a las perspectivas de la economía china intentando transmitir un mensaje de tranquilidad. Ante un auditorio de ejecutivos e inversores financieros invitados por la empresa Forex Uruguay a principios de diciembre, el jerarca volvió a dejar sentada la visión del equipo económico sobre la potencia asiática. "China se está desacelerando. Es un país de 1.300 millones de personas que crece al 6,5%. Qué desastre, ¿no?", ironizó Bergara. Según dijo, forma parte del proceso de normalización de la economía mundial y, aunque "hay que tomar nota de la desaceleración", no hay que "ponerla en clave de crisis". Sostuvo que los cambios en la composición del crecimiento de China son fundamentales a la hora de entender su impacto en Uruguay. Los principales componentes que frenan su expansión son sus exportaciones y la inversión. Eso impactó fuerte en el precio de los commodities metálicos y minerales.

Sin embargo, Bergara dijo que "el consumo doméstico en China no se planchó" y eso permite ser optimista sobre las perspectivas para los commodities alimenticios que Uruguay produce. "La caída de precios de los commodities que nosotros efectivamente exportamos muestra una caída de precios bastante modesta, más que compensada con la depreciación cambiaria de los últimos dos años", aseguró. (El Observador y Reuters) l

91.200
Millones de dólares
inyectará el Banco Central de China para ayudar a aliviar la falta de liquidez antes del 8 de febrero, según informó ayer el gobierno.

3%
Crudo
. Ayer subió 3% el petróleo Brent en los mercados para quedar en US$ 29,4, luego de que se conociera que la demanda china de crudo fue récord en 2015.


FMI bajó proyección de PIB global


El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó sus pronósticos de crecimiento global ayer por tercera vez en menos de un año, citando una fuerte desaceleración del comercio en China y precios débiles de las materias primas que están afectando a Brasil y a otros mercados emergentes. El FMI estima que la economía mundial crecerá 3,4% en 2016 y 3,6% en 2017, en ambos casos 0,2 punto porcentual menos que en las proyecciones previas, realizadas en octubre. El Panorama Económico Mundial actualizado fue divulgado en momentos en que los mercados financieros sienten el impacto por la desaceleración china y el desplome de los precios del petróleo. El FMI mantuvo sus pronósticos previos de crecimiento de China de 6,3% en 2016 y 6% en 2017.


Fuente: El Observador y Reuters

Populares de la sección