Primaria dará ayuda psicológica a los niños en Dolores

Hoy se retoman las clases después del tornado; también se capacitará a maestros para situación de riesgo
Durante el tornado que azotó la ciudad de Dolores el pasado viernes 15 de abril, cuatro centros educativos de la ciudad, un jardín y tres escuelas, sufrieron derrumbes. El jardín de infantes "desapareció" y en otra de las escuelas no quedó rastro de la batería de baños. En total, esas escuelas albergan a unos 1.000 niños, que finalmente hoy retomarán las clases.

"Hay que sacarlos de las casas porque los padres también necesitan que los niños tengan un ambiente recreativo y educativo", afirmó la directora del Consejo de Educación Primaria, Irupé Buzzetti.

Así, según anunció ayer la jerarca en conferencia de prensa, la intención de Primaria es que los alumnos continúen las clases, por lo que fueron reasignados en otros centros educativos de la zona. Los alumnos del jardín 112 tendrán calases a en la escuela Nº 2 de Dolores. En tanto, los alumnos de las escuelas Nº 75 y 58, deberán asistir en la escuela Nº102; los de la Nº 64 a la escuela Nº58; y los alumnos de la escuela Nº 97 tendrán clase en las escuelas Nº 76 y 58.

"Primaria tiene que sacar al niño de la casa para contenerlo afectivamente y en lo educativo"

Buzzetti explicó sin embargo que si bien hay urgencia por retomar las clases, no se seguirá en un primer momento con el dictado normal de los cursos, sino que la intención es dar flexibilidad en el currículum.
De esa forma, se buscará trabajar a través de propuestas alternativas, entre lo que se maneja la posibilidad de que los niños puedan asistir a un campamento. "El programa sigue pero se los lleva por ejemplo a un campamento, para poder descomprimir a los niños de la situación, de la tragedia", afirmó.

En el mismo sentido, Primaria comenzó a trabajar con psicólogos especializados en situaciones de crisis, en la ciudad de Dolores para dar contención, ante una tragedia que afectó tanto a los niños como a los maestros. "Primaria tiene que sacar al niño de la casa para contenerlo afectivamente y en lo educativo", señaló Buzzeti. Así, se trabajará también con maestros comunitarios para que hagan un seguimiento de aquellos alumnos que no asistan a clase, situación que se prevé ante el miedo de los padres luego del tornado. Buzzetti explicó que se trata de un problema de pérdida, y que se buscará dar apoyo también a los padres.

Por otra parte, en coordinación con el Sistema Nacional de Emergencia los maestros y directores serán capacitados sobre cómo actuar en situaciones de riesgo.

El jardín que desapareció


El jardín es una casita vieja, descibió Buzzetti, y en el momento del tornado todos los niños, unos 200 de entre 3,4 y 5 años, se encontraban dentro del centro. Así, debieron ser agrupados por las maestras, quienes los alejaron de las ventanas e intentaron calmarlos, cantando canciones, relató la directora de Primaria. Solo uno de ellos resultó herido, aunque está evolucionando positivamente, dijeron desde Primaria.

Según explicó el integrante del Consejo de Educación Inicial y Primaria, Pablo Caggiani, varias escuelas en distintos puntos del país se encuentran en una situación complicada, debido a las inundaciones, sobre todo en los departamentos de Colonia y San José. "Estamos trabajando en disponer las medidas necesarias para que haya reconstrucción o limpieza de los centros educativos", señaló Caggiani, para lo que se está haciendo un relevamiento de la cantidad de centros y de los maestros que también sufrieron las inundaciones.


Populares de la sección