Primaria gasta 4,5 veces más en seguridad que en útiles escolares

El monto anual destinado para vigilancia asciende a US$ 6 millones
En el mes transcurrido desde el comienzo del receso educativo, unas 15 escuelas fueron vandalizadas o robadas. Las pedreas son comunes en esos lugares y, sin ir más lejos, en la zona de camino Mendoza se registraron ayer miércoles roturas en los vidrios de la escuela del barrio. En las últimas semanas también hubo un intento de robo en un centro educativo de Casavalle y se cometió vandalismo en una escuela de la calle Tomkinson.

Esta violencia obliga a las autoridades de Primaria a gastar, durante todo el año, 4,5 veces más dinero en seguridad que en útiles escolares. Y esto, según dijo a El Observador, el Consejero de Primaria, Héctor Florit, representa un "monto importante que está al límite de lo razonable".

El jerarca explicó que, durante el verano, cuando los comedores están cerrados, en la mayoría de los casos los robos son mínimos. Sin embargo, se deben destinar recursos para realizar reparaciones y dar servicio de vigilancia. Pero la inseguridad no golpea solo en verano. La suma anual que el gobierno invierte en las escuelas en ese rubro asciende a $173 millones (unos US$6 millones).

Florit explicó que la mayoría de ese dinero se destina al pago de una empresa de alarmas con respuesta, a la que se trasfieren $119 millones en el año. Se gasta además en el servicio policial 222 unos $20 millones, y en servicio de seguridad presencial, $34 millones. A eso debe sumarse el gasto que realizan algunas escuelas en caseros, en mantenimiento de alarmas, en la colocación de rejas perimetrales y de protectores de vidrio, y en reparaciones.

El gasto en seguridad supera en cuatro veces y media lo que Primaria invierte en la compra de materiales didácticos: cuadernos, papeles, lápices, borradores o tiza. Ese gasto es de unos $41 millones (US$ 1.4 millones) al año. También supera el gasto en mobiliario, que es de $ 40 millones y en campamentos y transporte para lo que se destinan $74 millones anuales.

Florit dijo a Subrayado que están "urgidos por el gasto en seguridad" y que preocupa esa relación de dinero destinado a una cosa y a otra. Un caso que las autoridades de primaria señalaron en su momento como el más grave en materia de violencia en centros educativos ocurrió en 2014 en el local de Camino Maldonado y Rúben Darío donde funcionan las escuelas 196 y 173. En esa oportunidad, un robo y posterior incendio destruyeron varios salones y el costo de reparación ascendió a US$100.000.

El consejero de Primaria destacó que los gastos en seguridad son muy altos, no tienen retorno y están "al límite de lo razonable". Por tanto, no deberían ser incrementados. Si bien en relación con años anteriores el gasto es similar, la forma de ejecución cambió. Asesorados por el Ministerio de Interior, se pasó de un sistema de 222 a una vigilancia privada, con un sistema de rondas por las diferentes escuelas y alarmas con respuesta.

La encargada de seguridad de Primaria,Alondra Balbi, explicó a El Observador que desde que se implementa ese nuevo sistema hubo "un cambio muy positivo" y en Montevideo la baja en los robos fue significativa. El gasto en seguridad se concentra en la capital, donde se da la mayoría de los robos, y, según Balbi, se considera necesario. Si bien en el interior los incidentes son pocos, durante 2016 se verificó una mayor frecuencia en Salto y Canelones.

Populares de la sección