Primaria habilitó visita a escuelas a obispo que cuestionó laicidad

Realiza recorridas por centros por "trabajo social", según autoridades
El 22 de junio, el Consejo de Educación Primaria autorizó que el obispo de Canelones, Alberto Sanguinetti, visitara escuelas públicas de ese departamento. La resolución fue tomada tras una solicitud del obispo, que justificó las visitas "en el marco de un trabajo social que está realizando", según dijo a El Observador la directora general de Primaria, Irupé Buzzetti.

La decisión de Primaria de habilitar al obispo a visitar escuelas fue cuestionada por asociaciones civiles que defienden la laicidad, que la consideraron una "grave situación", según un comunicado publicado por Montevideo Portal. Dichas asociaciones "alertan a los padres, a la ciudadanía en general, y a las autoridades públicas respecto a la gravedad de esta resolución del Consejo de Educación Inicial y Primaria, pues no debe escapar a la consideración, que la misma refiere al obispo que –con la anuencia de la Conferencia Episcopal del Uruguay– desde hace tiempo viene insistiendo en la pretensión de restaurar la enseñanza o formación religiosa" en la escuela pública.

Sanguinetti fue el obispo que, durante su mensaje de Navidad del 25 de diciembre pasado, cuestionó que no se enseñe religión en los centros públicos. "Dicen que por respeto a los que no creen, se impone una cultura y una educación, como si Dios no existiese, como si Jesús no fuera real, como si los santos no fueran los renovadores de la vida. Se puede hablar del horóscopo pero no del Evangelio", dijo en esa oportunidad.

La ley de educación establece que la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) preserve en "forma integral los principios de laicidad, gratuidad y obligatoriedad de la enseñanza". Para Primaria, permitir que un obispo visite escuelas no viola la laicidad que debe respetarse según está establecido en la legislación, porque durante sus visitas no da clases a los alumnos. "No hay nada que atente porque visita, se pone a disposición en cuanto a lo que se necesite y no da charlas. Se ha puesto en contacto con los directores (de las escuelas) y hace como unos 15 días (que realiza las visitas) y no hubo ningún tipo de problema", dijo Buzzetti, que comparó las visitas de Sanguinetti con el Proyecto Shoá, una organización que tiene como objetivo que se conozca lo sucedido durante el holocausto judío y que firmó un convenio con las autoridades de la educación para que –a través del Plan Ceibal– los estudiantes tengan acceso a una aplicación sobre ese hecho histórico.

Buzzetti dijo que el propósito de las visitas de Sanguinetti es poner a disposición las instalaciones de la Iglesia Católica, como gimnasios de colegios de la zona que son católicos, para que si una escuela los necesita pueda utilizarlos. "Es cierto que en todos los departamentos la Iglesia Católica nos presta las instalaciones; no había ningún motivo para negarle la entrada", agregó la directora general de Primaria.

Las siete organizaciones que cuestionan a Primaria (Apostasía Colectiva Uruguay, Asociación Civil Trazos, Asociación Civil 20 de Setiembre, Asociación Internacional del Libre Pensamiento, Asociación Uruguaya de Libre Pensadores, Asociación Uruguaya en Defensa del Pensamiento Racional Círculo Escéptico Uruguay, Club Teresita Garibaldi, Sociedad de Amigos de la Educación Laica) piden en el comunicado la destitución de Buzzetti "por omisión en el cumplimiento de sus deberes de proteger la Libertad de Conciencia de los educandos en su ámbito".

A raíz de la resolución, el diputado del Frente Amplio José Carlos Mahía, solicitó a las autoridades a través de un pedido de informes que explique "el contenido de esas visitas, dónde se hicieron y quién las recibió". "Una de las cosas que me preocupa es preservar la escuela pública de cualquier influencia religiosa. Que la religión quede para el ámbito privado y que esté al margen la educación pública de cualquier vinculación de cualquier signo", dijo el legislador a El Observador.


Populares de la sección