Primer ministro italiano concretó renuncia pero ya piensa en volver

Renzi dijo que su partido no les tiene miedo a las elecciones anticipadas
El primer ministro italiano, Matteo Renzi, derrotado el domingo en un referéndum en el que buscó modificar la Constitución, formalizó ayer su renuncia tras la aprobación del Senado de la ley de presupuesto. Renzi, quien dimitió al cargo inmediatamente después de perder la consulta popular, aceptó permanecer unos días más en el poder para que el Parlamento aprobara la ley de presupuesto para 2017, clave para la estabilidad económica del país.

En Italia la mayoría de la clase política pide elecciones anticipadas, así como el nombramiento de un gobierno técnico con el fin de que se armonice la ley electoral, ya que la Cámara de Diputados cuenta con un sistema de votación diferente al Senado, algo que complica todo el escenario político.

"Elecciones ya o tomamos las calles para protestar", amenazó ayer Matteo Salvini, líder de la Liga Norte, un partido contrario a la inmigración.

La última palabra la tendrá la Corte Constitucional, que deberá pronunciarse el 24 de enero.

El futuro

La renuncia de Renzi no parece implicar su salida de escena. Los medios de prensa locales aseguran que el dirigente tiene planes a futuro convencido de que recibió el apoyo del 40% de los electores en el referéndum en que se enfrentó solo contra todos los partidos, un capital con el que cuenta para las elecciones anticipadas.

Según los analistas políticos, Renzi cuenta los días para volver a la batalla política lo más rápido posible y espera que se convoque a elecciones para febrero o marzo, después de que se apruebe una nueva ley electoral tras el fallo en enero de la Suprema Corte.

Renzi, de 41 años, deberá enfrentar varios obstáculos, entre ellos su propio Partido Democrático, de centroizquierda. Para seguir en la primera plana el dirigente deberá seducir a las distintas corrientes de su agrupación que están irritadas con su estilo autoritario.

El partido de Renzi, que tiene la mayoría del Parlamento, está facultado a pedir elecciones anticipadas y en ese caso el presidente Sergio Mattarella tendría que convocarlas.

Ayer, Renzi presidió una reunión clave del Partido Democrático, del que sigue siendo el secretario general, durante la que se evaluó la profunda división interna que generó el referéndum y la estrategia para el futuro.

En la reunión interna el dirigente planteó decidir entre la disyuntiva de ir la conformación de un gobierno con la participación de todos los grupos políticos o a la convocatoria de elecciones anticipadas.

"Propongo una línea política para este partido. Nosotros no tenemos miedo a nadie, por tanto, si el resto de los partidos de la oposición quiere votar después de que los jueces del Tribunal Constitucional expresen el 24 de enero su parecer sobre los artículos incriminados como anticonstitucionales, que lo digan", señaló.

El dirigente agregó que si los demás partidos "quieren un nuevo gobierno que afronte la ley electoral y también las citas internacionales relevantes", entonces el nuevo Ejecutivo de transición deberá contar con la "responsabilidad de todos".

Fuente: Agencias

Populares de la sección