Primer violinista del Sodre: Bocca es un “dictador”

La OSSODRE negó que fuera desafectada de El lago de los cisnes por los ensayos y uno de sus músicos afirmó que es un “dictador”

En vista de la afluencia de público que acudirá a El lago de los cisnes, el Sodre está pasando por un muy buen momento, ya que el espectáculo que se presentará del 8 al 21 de agosto lleva más de 18.000 entradas vendidas. Sin embargo, a días del estreno, la institución comunicó que la  Orquesta Sinfónica del Sodre (OSSODRE) no formará parte del show, que se realizará con música grabada. Y no es la primera vez que esto ocurre.

Así sucedió en 2011 con El corsario, en 2012 con El cascanueces y este año con La consagración de la primavera, señaló el concertino y primer violín de la OSSODRE Daniel Lasca. “Al espectáculo le falta la mitad del contenido, es un engaño que se le está haciendo al público”.

El  jueves pasado, el Sodre envió un comunicado en el que explicaba que la razón de esta decisión radicó en los “tiempos de ensayo”. No obstante, Lasca negó esta situación. “Nosotros estamos totalmente capacitados para hacer (las funciones) con los ensayos que están programados. Es más, esta misma producción la hicimos en 2010. Aquí hay otro tema de fondo. Actualmente en el Sodre hay dos poderes muy fuertes, uno es el de Gerardo Grieco, que es el Director General del SODRE y el otro es el de Julio Bocca. Ellos son los que deciden lo que se hace y lo que no”, indicó.

Varios son los problemas que aquejan a la OSSODRE. El principal es el que compete a los sueldos, inferiores a los $ 20.000 (líquidos), lo que hace que la mayoría de los músicos trabajen en otras orquestas. Por otro lado están los contratos. De 96 músicos que tiene la  OSSODRE solo 38 son estables, mientras que 11 intérpretes que obtuvieron sus puestos tras un concurso en 2006 aún no fueron regularizados.Lasca negó que la OSSODRE amenazara con no actuar.

“El otro día tuvimos una reunión con Bocca y dijo: ‘si ustedes me prometen que no hacen ninguna movilización yo no tengo problema’, pero nosotros como trabajadores no podemos prometer no pelear por nuestras reivindicaciones”, sostuvo Lasca. El Observador contactó al Ballet Nacional del Sodre (BNS) para hablar con Julio Bocca sobre este tema, pero el bailarín argentino declinó el ofrecimiento.    

Lasca criticó, además, que se impusieran los horarios de ensayo en los momentos en que los músicos tienen que ir a trabajar a la Filarmónica. “Incluso la programación de El lago de los cisnes se hizo de una manera arbitraria, porque se sabe que en el mes de agosto la Filarmónica estrena la temporada de ópera y tradicionalmente el Sodre no programa ningún espectáculo grande”, indicó. “Bocca tiene que acoplar su trabajo a las condiciones del Sodre y no que todo el Sodre esté al servicio del cuerpo de baile”, aseveró.

“El régimen dentro del BNS es dictatorial. Bocca no permite la actividad sindical”, agregó, aunque sostuvo que al menos ahora se han elegido algunos representantes en el cuerpo de baile. Otro problema es el relativo al trabajo conjunto entre la OSSODRE y la Orquesta Juvenil. “En diciembre pasado, Bocca y Ariel Britos (director de la Orquesta Juvenil José Artigas) acordaron, sin consultar a ninguna autoridad musical del SODRE, presentar al BNS junto a la Juvenil”, explicó Lasca. Finalmente  se resolvió que  la Juvenil estudiaría la obra con al menos 30 días de anticipación al comienzo de los ensayos.

Como esto no se cumplió, el director de la OSSODRE, Stefan Lano, envió una carta al Ministerio de Educación y Cultura (MEC)  para dejar constancia. En ella argumentó que la Orquesta Juvenil “no está capacitada para enfrentarse con una partitura de un Ballet de Tchaikovsky con enormes dificultades” y sostuvo que no es aceptable que no se respete que “la OSSODRE es la columna vertebral de la Institución”. En 2011, el brasileño Roberto Tibiriçá renunció a la dirección de la orquesta por los problemas del Sodre. 

Lasca criticó, además, la asignación desigual de recursos, que según detalló fue de $20 millones en la última rendición de cuentas para el BNS, mientras que el resto de los cuerpos estables no fueron contemplados.

Las diferencias entre Bocca y la OSSODRE datan desde 2010, cuando se temió por su renuncia. Tras cancelar ese año una función de Giselle por la huelga de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios Públicos (COFE), Bocca señaló que fue una falta de respeto al público y sostuvo: “si  cancelo otra vez, es porque el teatro se vino abajo”. “Yo estoy poniendo mi nombre, gente de afuera que viene contratada porque estoy pidiendo que venga, estoy pidiendo el favor para incentivar y ayudar”, agregó.


Fuente: Fernanda Muslera 

Comentarios