Primera interpelación en la que Astori sale con algún magullón

El llamado al Senado que Larrañaga le hizo al ministro de Economía, resumido en cinco puntos

La interpelación de Jorge Larrañaga puede verse como la primera en la que el ministro de Economía, Danilo Astori, sale con algún machucón: tuvo que admitir que lo que hizo el gobierno fue un ajuste fiscal (algo burdamente eludido con eufemismos hasta el momento), aceptó que incumplieron una promesa de campaña, reconoció ser el autor de la exoneración a universidades privadas que ahora su bancada intenta desmontar y además tuvo que escuchar decenas de golpes por los recortes a la educación.

No se puede decir que sale dañado ni mucho menos. Astori es muy sólido en el manejo de la economía y la argumentación Derribarlo en ese territorio es muy difícil. Pero sí es cierto que no salió tan indemne como antes. En cierta medida es lógico. El ministro es el que paga los platos de un ajuste y eso tiene costos políticos.

Interpelar a Astori es un desafío para cualquier legislador, por más trayectoria política que tenga o por más conocimientos adquiridos de economía. Varios senadores y diputados de peso sucumbieron desde 2005 intentando poner en falso al líder de Asamblea Uruguay.

Pero esta vez la coyuntura es otra. El crecimiento económico se estancó y el gasto nunca bajó. Por eso, los ejes en los que giró la interpelación no fueron los más cómodos para Astori, que tuvo que apelar a la década de los 90 y a comprar el ajuste fiscal actual con los que realizaron blancos y colorados en el pasado.

¿Por dónde pasó la interpelación?

El ajuste: El motivo principal de la interpelación de Larrañaga a Astori fue el ajuste fiscal del gobierno. Para el senador, ese ajuste no es para "resolver los problemas del país" sino para "tapar los agujeros del gobierno". El ministro defendió las medidas tomadas y afirmó su convencimiento de que se está en el camino correcto. "Este rumbo es el que debe mantenerse", dijo Astori. Pero por primera vez el ministro usó la palabra "ajuste". Hasta el momento en el gobierno se referían a él como una "consolidación" o una "adecuación" fiscal.

Las mentiras: Los blancos se afirmaron en las críticas a Astori por haber "trampeado", "faltado a la verdad" y "no ser honesto" al decir en la campaña electoral que el Frente no aumentaría impuestos. Astori reconoció que se incumplió la promesa, pero se defendió al decir que actuó de buena fe. "¿Pretendimos mentir con Vázquez? No, en absoluto, no queríamos subir impuestos", aseguró. Según dijo, la realidad cambió y por eso también se modificaron los planes.

Regla fiscal: El ministro de Economía propuso en 2005, durante el primer gobierno de Vázquez, establecer una regla fiscal con topes a los gastos. Larrañaga recordó que el Frente Amplio la cambió en el Parlamento. El equipo de Alianza Nacional estimó que de haber existido esa regla fiscal el país hubiera ahorrado US$ 4.264 millones.

Educación: El ministro Astori dijo que "siente orgullo" de decir que fue su idea la ley que establece las exoneraciones fiscales a las donaciones de empresas a instituciones como las universidades privadas. Larrañaga le dijo que no pudo "incidir" en los diputados del FA que votaron cambiarla y preguntó qué pasará con ese artículo en el Senado. Además, Astori tuvo que sufrir embates por ser promotor de recortes al presupuesto de la enseñanza, en momentos en que la educación no mejora los resultados.

Inconstitucional: El senador Larrañaga vaticinó que algunos artículos de la Rendición de Cuentas que refieren a impuestos "en la portería" de la Suprema Corte de Justicia serán declarados inconstitucionales.


Populares de la sección

Acerca del autor