Primeros contenedores desde Argentina son una buena señal

Poco a poco se va superando una interrupción comercial de dos años
El buque Maersk Saturn fue el encargado de romper con más de dos años de prohibición. Poco más de 130 contenedores refrigerados fueron los que desembarcaron en el puerto de Montevideo con carga de origen argentino y se convirtieron en las primeras cajas en llegar tras el levantamiento de la resolución 1108, implementada por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner para aislar a los puertos uruguayos de las escalas de mercaderías de la vecina orilla.

Apenas semanas fueron necesarias para que la mercadería argentina retomara su ruta más conveniente –según los propios exportadores de aquel país– desde que el presidente Mauricio Macri levantara la medida.

Esa decisión tuvo su primer impacto para Uruguay al poner a Montevideo nuevamente en un plano de competencia en la región y ahora, poco a poco, empieza a notarse en números y en actividad real.

Los contenedores llegaron con carga proveniente de Mar del Plata y San Antonio Este, zona de la que se espera un buen flujo de fruta y pescado.

Para el presidente del Centro de Navegación, Alejandro González, esta es una primera señal positiva, pero asegura que habrá que esperar un poco más para hacer evaluaciones más contundentes.
"Hay un cuadro de situación claro, pero ahora hay un tema de tiempos y de plazos de negociación entre los operadores y las navieras. Entiendo que los privados uruguayos se han movido muy rápido para recuperar, cuanto antes, todo, mucho o parte del flujo de carga que en algún momento confió en el puerto de Montevideo", dijo a El Observador.

Sin embargo, fue cauto y selañó que "estas cosas también tienen una progresividad porque se involucran asuntos de zafras, contratos y negociaciones tarifarias y de otra índole que se tienen que dar naturalmente y que van a llevar su tiempo".

De todas maneras, el hecho de la descarga de los contenedores mencionados muestra dos cosas, según el representante de los privados. La primera es que "el sector privado uruguayo tomó la responsabilidad de captar esa carga". Y la segunda es que "ya es innegable la comodidad que significa el puerto de Montevideo para la carga argentina".

Para saber cómo se comportará el mercado de ahora en más habrá que esperar un poco más. Con nuevos datos en el tiempo se podrá evaluar cuánta carga y de qué tipo es lo recuperado.

Las expectativas son buenas y se estima que en dos o tres meses más se estará en condiciones de hacer esa evaluación, ya que se espera que no solo vuelvan las cargas de la Patagonia, sino también de los granos que salen desde el puerto de Rosario y hacen transbordo en el polo portuario de Nueva Palmira.

"Los operadores uruguayos y argentinos que operan en el puerto rosarino ya están en conversaciones y me consta que las navieras también están trabajando para ver el posicionamiento de los equipos vacíos para aceitar los circuitos de los buques", aseguró González.

Después de dos años sin recibir las cargas argentinas, los puertos uruguayos ofrecen mejores condiciones en materia de infraestructura y de eficiencia, lo que significa un valor agregado para volver a captarlas.

Pero González no se detuvo solamente en ello, ya que incluyó como punto fuerte el profesionalismo del sector privado, tanto en el puerto capitalino como en los del interior del país.

"Con infraestructura adecuada y con ese gran sentido de servicios, estos dos años en los que sufrimos estos golpes, han servido para repasar los procesos internos y las estrategias comerciales que, en definitiva, han generado una gran capacidad de reacción ante el levantamiento de la medida argentina", subrayó.

Seguir la misma línea

En ese sentido, el presidente del Cennave recordó esa misma capacidad de salir a buscar las cargas paraguayas cuando entró en vigencia la resolución 1108 e instó a seguir trabajando por esa carga del territorio guaraní.

"Que el levantamiento de la resolución argentina no nos haga olvidar de la carga paraguaya. Sé que no hace falta reiterarlo porque el sector privado lo tiene muy claro también, pero aseguro que desde el Cennave se va a insistir en ese punto, para que este nuevo escenario sirva para sumar lo que hoy ya tenemos, que es el tráfico que ha crecido en forma magnífica desde Paraguay", explicó.

La apertura de Argentina significa un manojo de nuevas posibilidades para los puertos uruguayos, pero también habrá que saber hacer los deberes –cómo dijo González en oportunidad anterior a El Observador– porque "Argentina también abrió las puertas para salir a competir legítimamente".

Populares de la sección