Principe William en contra de ocultar emociones si eso perjudica la salud

Dijo que puede haber "un momento y un lugar" para mantenerse impasible ante las emociones, "pero no a expensas de la salud"

El príncipe William, nieto de la reina Isabel II de Inglaterra, quiere que sus hijos expresen sus emociones y se mostró en contra de que la gente se mantenga impasible ante determinadas situaciones si ello perjudica la salud.

En unas declaraciones a CALMzine, la revista de la organización benéfica CALM, que promueve la salud mental, el duque de Cambridge se refirió a las emociones después de que su hermano, el príncipe Enrique, revelase ayer que asistió a terapia para superar la muerte de su madre, Diana de Gales, ocurrida en un accidente en 1997.

"Catherine y yo tenemos claro que queremos que tanto (el príncipe) George y (la princesa) Charlotte crezcan sintiendo que pueden hablar de sus emociones y sus sentimientos", dijo el príncipe, quien junto con su hermano y la duquesa de Cambridge apoyan una campaña para fomentar la salud mental a través de la expresión de las emociones.

"En el último año hemos visitado juntos varias escuelas, donde nos hemos asombrado de escuchar a niños hablar de algunos asuntos bastante difíciles de una manera clara y emocionalmente articulada, algo que muchos adultos tendrían dificultades", añadió.

Estas visitas -agregó el duque, de 34 años- le han permitido ver que hay "esperanza" de que las cosas están cambiando en el Reino Unido y que a las nuevas generaciones les parece normal hablar "abiertamente de sus emociones".

El príncipe, segundo en la línea de sucesión al trono británico, resaltó que puede haber "un momento y un lugar" para mantenerse impasible ante las emociones, "pero no a expensas de su salud".

Su hermano, de 32 años, detalló ayer al diario británico "Daily Telegraph" cómo antes de cumplir los 30 entró en un periodo de "completo caos" que duró dos años y buscó asesoramiento psicológico para afrontar el duelo.

La princesa Diana murió en un accidente en París en 1997, con 36 años, cuando su hijo pequeño tenía 12 y su hermano mayor, el príncipe William, 15.


Fuente: EFE