Privados temen por impacto recesivo en ventas internas

La industria y el comercio advierten por una probable contracción de las ventas locales, por una merma de los ingresos más elevados derivada del ajuste fiscal
El paquete de medidas de ajuste fiscal que anunció ayer el equipo económico, como era previsible, no cayó bien en el seno de las gremiales empresariales y estudios que asesoran y trabajan con el sector privado. La industria y el comercio consideran que los aumentos impositivos, tanto para sus negocios como para los trabajadores de mayores ingresos, pueden frenar más aún la alicaída demanda interna.

El presidente de la Cámara de Industria (CIU), Washington Corallo, comentó ayer a El Observador que cualquier medidas que se anuncie para el sector "cambia las reglas de juego". En ese sentido informó que su gremial estaba analizando con las Dirección de Estudios Económicos para cuantificar el impacto sobre el rubro industrial. De todas formas, el ejecutivo mostró su preocupación por los ajustes que habrá sobre IRPF para los trabajadores, algo que "resentirá el poder adquisitivo".

"Es el relevante, porque tendrá consecuencias negativas sobre el mercado interno", alertó. Con una demanda externa marcada por la "incertidumbre", el desempeño de la plaza doméstica no es un tema menor para la CIU. "Vamos a analizar bien las medidas para ver si el gobierno pueda apoyar con medidas contracíclicas que puedan recuperar el empleo. Es un balance muy delicado que hay que discutirlo con mucha calma", explicó Corallo.

Lea también: Sepa qué impuestos ajustó el gobierno y sus motivos

En tanto, el titular de la Cámara Nacional de Comercios y Servicios, Carlos Perera, se mostró "decepcionado" por el paquete de carácter impositivo que anunció el gobierno para corregir el rojo de las cuentas públicas. "Lamentable se dio lo que habíamos anticipado: un Presupuesto muy elevado que iba a requerir más impuestos", cuestionó. Por otro lado, dijo que la rebaja del IVA por medios electrónicos de pago "no alcanzará a la población más vulnerable" que no tiene acceso a esa tecnología. Asimismo, en la misma línea que la CIU, Perera alertó por el impacto que tendrá el ajuste del IRPF sobre el consumo de los sueldos medios y altos que son quienes "dinamizan" la actividad del consumo en Uruguay. "Esto va a traer mayor retracción", advirtió Perera.

En la vereda opuesta, el ministro de Economía, Danilo Astori, transmitió ayer en conferencia de prensa una visión más optimista sobre el desempeño de la demanda interna. "Nuestra intensión es que el consumo se dinamice. Se puede dinamizar por diversas vías, por ejemplo con la mejora del empleo. No se agota solamente en los temas fiscales. La intención es que recupere el papel de motor del crecimiento", afirmó el jerarca.

Mala señal
Para el country managing partner de la consultora Ernst & Young, Luis Montone, las medidas que anunció ayer el Ministerio de Economía son un "claro síntoma de agregar problemas a la vida empresarial". Puso como ejemplo el hecho de gravar las utilidades de las empresas luego de tres años de que no se haya procedido a su distribución.

También marcó como otro punto negativo la eliminación de los fictos o las deducciones impositivas a las que puedan acceder hoy las empresas. A juicio del experto tributario, lo que trae aparejado este tipo de medidas es que se "encarece el país" y deja de "ser atractivo" para los negocios, tanto los actuales como para las posibles nuevas inversiones que puedan desembarcar a futuro.
"La gran duda que nos queda, es si con este tipo de anuncios no estamos creando recesión en lugar de mayor actividad. Quizás le estamos dando una señal al empresario para que reduzca su nivel de actividad en lugar de aumentarla", planteó Montone.

En la misma línea, el responsable del área tributaria y contable y socio de Posadas, Posadas & Vecino, Daniel González, consideró que como un aspecto "negativo" los cambios en las tributación a las que estarán sujetas las empresas a partir del próximo 1° de enero, como el tope al 50% en las reducción de las pérdidas fiscales.

En tanto, otro aspecto que trastoca el funcionamientos de los estudios profesionales será el fin de la exoneración del 7% sobre las utilidades que generan. Actualmente, esa actividad está gravada con la tasa del 25% del IRAE.

Para González con este cambio tributario, es muy probable que los estudios profesionales pasen a considerar la opción de migrar de asociaciones civiles a sociedades anónimas bajo el régimen nominativo (que paga el 25% de IRAE + el 7% de utilidades) porque ofrecería mayores incentivos operar bajo ese régimen.

Populares de la sección