Procesan sin prisión a hombre que llamó a matar delincuentes en Facebook

El imputado deberá someterse a un tratamiento para controlar sus impulsos
La jueza penal Julia Staricco resolvió este viernes procesar sin prisión a un hombre que, a través de su cuenta de Facebook, incitó a crear escuadrones de la muerte para combatir la delincuencia. Por disposición judicial, el imputado deberá someterse a un tratamiento porque una pericia psiquiátrica concluyó que no es capaz de controlar sus impulsos, informó la magistrada a El Observador.

El caso surgió ayer, cuando la Dirección Nacional de Información a Inteligencia dio cuenta de las publicaciones en Facebook a la jueza Staricco, que ordenó la detención del autor y también de otros cuatro usuarios de la red social que publicaron comentarios mostrándose afines a la idea y hasta sugiriendo posibles vías de acción.

El autor de la publicación justificó su accionar en que el año pasado fue víctima de un delito y no obtuvo la respuesta que esperaba de la Policía ni de la Justicia, dijo Staricco.

El delito imputado por la magistrada a pedido de la fiscal Mónica Ferrero es "instigación pública a delinquir", previsto en el artículo 147 del Código Penal y que textualmente dice: "El que instigare públicamente a cometer delitos, será castigado, por el solo hecho de la instigación, con pena de tres a veinticuatro meses de prisión".

Los otros cuatro detenidos, que solamente comentaron la publicación en Facebook, quedaron libres dado que la fiscal no requirió nada respecto a ellos.

Hace poco más de un mes, un caso similar terminó con el procesamiento de un hombre en Salto. El juez Javier Arias procesó con prisión por el delito de odio a un joven de 20 años que fue identificado por la Policía como militante nazi.

El hombre escribía publicaciones en Facebook en las que incitaba a matar "judíos, homosexuales y negros". El perfil creado en la red social tenía un nombre falso y se describía como un admirador de Hitler. En su casa, la Policía encontró vestimenta nazi. El joven fue enviado a un centro penitenciario por generar "alarma pública".

Ese caso ocurrió mientras Paysandú aún no salía del asombro por la muerte de David Fremd, un comerciante judío que fue asesinado por un hombre convertido al islam, que lo mató porque dijo sentirse "perseguido por los judíos" por practicar esa religión en el departamento. En esa oportunidad, el Centro Egipcio de la Cultura Islámica fue uno de los colectivos religiosos que condenó el homicidio, así como el Comité Central Israelita, que ni bien se enteró del crimen lo señaló como "un ataque antisemita".

Populares de la sección