Procesaron a los cinco choferes de Cutcsa acusados de explotación sexual de menores

Los indagados se comunicaban con las adolescentes a través de Whatsapp
La jueza María Helena Mainard procesó con prisión a los cinco trabajadores de la empresa Cutcsa que quedaron detenidos ayer tras una denuncia por explotación sexual infantil presentada por el Instituto del Niño y el Adolescente (INAU). Para cuatro de los cinco detenidos, de entre 32 y 43 años, se les tipificó un delito de "contribución a la explotación sexual de menores de edad o incapaces" en calidad de autores previsto en el artículo 5º en la ley 17.815, mientras que al quinto, de 43 años, por la "promesa de retribución de personas menores o incapaces para que ejecuten actos sexuales o eróticos de cualquier tipo".

La pena prevista para estos delitos es de un mínimo de dos años de prisión a un máximo de 12 años.

Luego de varios meses de investigación, la Policía de Crimen Organizado detuvo a 12 choferes cobradores de esa compañía de ómnibus por una denuncia de explotación sexual contra adolescentes de entre 15 y 17 años.

Según se extrae del auto de procesamiento, la menor de 16 años mantuvo desde que tenía 13 un vínculo con el trabajador de 43 años, que la “sometía” para que le practicara sexo oral en el ómnibus de Cutcsa, una vez finalizada su jornada laboral en el recorrido que termina en Playa del Cerro, a cambio de viajar gratis en el ómnibus “en algunas oportunidades”.


Si bien en un principio fueron detenidos 12 trabajadores, finalmente la fiscalía decidió liberar a siete, ya que no se encontró pruebas de su participación en los hechos, más allá de formar parte del grupo de Whatsapp desde donde arreglaban los encuentros sexuales con las menores.

Sin embargo, la jueza dijo que faltan pericias de Policía Científica de celulares y pertenencias incautadas en el momento de la detención, por lo que se espera que hoy se puedan tener más pruebas. Según dijo una fuente policial a El Observador, se trata de conductores que trabajaban para una misma línea.

Según dijeron las fuentes, los integrantes compartían imágenes y había una retribución o promesa para mantener las relaciones sexuales.

La denuncia fue llevada adelante por el Instituto del Niño y Adolescente (INAU), informó Subrayado. Mainard dijo a El Observador que las situaciones denunciadas se daban en la terminal de ómnibus del Cerro. En ese lugar, según un estudio presentado en 2014 por el Comité Nacional de Erradicación de la Explotación Sexual Comercial (Conapees), hay un foco de explotación sexual infantil.

En tanto, la empresa Cutcsa emitió un comunicado en el que señala su "total y absoluto repudio" a las conductas denunciadas.

"Nuestra empresa brindó y brindará todos los elementos necesarios para que las autoridades, tanto policiales como judiciales efectúen su labor", agregó.

Además, el texto señala que los abogados de la empresa de transporte no participarán de los procedimientos judiciales y que, una vez que exista fallo judicial, "inmediatamente" se adoptarán las resoluciones internas correspondientes.


Populares de la sección