Productores agropecuarios: el motor del país en protesta

Se manifestaron en todo el país enlenteciendo el tránsito; recibieron el apoyo de los conductores por bocinazos o gritos desde los vehículos
Entre fardos, tractores estacionados, boinas, termos y mates, tarros de leche para marcar el territorio, miles de productores agropecuarios se manifestaron en la mañana de ayer en distintos puntos del país. Tanto integrantes del sector lechero, los arroceros, horticultores, apicultores como trabajadores del sector avícola reclamaron "medidas inmediatas" para un sector agropecuario que está en crisis, definido por ellos mismos como "el motor del país", que perdió 15.000 productores en pocos años, según los trabajadores del sector y se ve afectado por los costos de producción que no dejan de subir. El disparador de ayer fue la suba de tarifas de servicios públicos.

Con música criolla de fondo en cada uno de los centros de referencia, por varias horas enlentecieron el tránsito. Pancartas alusivas a la protesta ambientaban rotondas, intersecciones de rutas y calles y funcionaron como barrera desde las 10 de la mañana hasta cerca del mediodía. Las banquinas de los alrededores alcanzaban el kilómetro de autos estacionados. Pero en todos los puntos los productores agropecuarios se mostraron presentes con sus propias maquinarias: los tractores y enfardadoras. El calor no se interpuso en el objetivo de los participantes, que no solo eran hombres, sino familias enteras.

Entre todos los presentes se destacó la presencia de una gran cantidad de jóvenes, pero fueron los niños los que acapararon la atención en algunos de los puntos. Había pequeños que descansaban a la sombra de una enfardadora comiendo galletitas –como David y Gerónimo, hijos de trabajadores del campo que por su cierre tuvieron que cambiar de rubro- aunque también había otros que cumplían el rol de entregar volantes en los autos: colaboraban con la causa de sus padres que los involucraba a ellos mismos. "Somos dos de los 15.000 productores que nos quedamos sin trabajo por el cierre de tambos", dijo el padre de los niños.

Los camiones transportistas que se adhirieron a la causa, los propios tractores y también paraguas o una parada de ómnibus fueron funcionales para todos los presentes que necesitaron de sombra.
Rodeados de tarros de leche, todos los trabajadores de ese sector manifestaron que en Uruguay se está haciendo "prácticamente inviable" la producción de leche en el país. "Las perspectivas a corto plazo no existen. Estamos trabajando a perdida hace meses, apenas pagamos la luz y mucho menos pensar en pagar salarios", manifestó a El Observador Valeria Hernández, trabajadora de un tambo en Paso Pache, Canelones.

Los cortes intermitentes de cinco minutos de las rutas fueron controlados por inspectores de tránsito, que recibieron un apoyo constante de los manifestantes, que en ningún momento desacataron una orden. Todos sabían que ante la llegada de una ambulancia debían dejar circular libremente a los vehículos. Y eso hicieron.

El país productivo se vio representado en cada uno de los puntos de encuentro. Desde la postura del sector avícola, José Luis Strazzarino manifestó: "Hasta que no se encuentre una solución vamos a seguir tomando medidas".

En las tres horas que duró la manifestación, a pesar de ser entorpecidos en su libre circular por las rutas o caminos, los conductores y acompañantes de los vehículos se manifestaron a favor de la protesta. Muchos autos tocaban bocina o frenaban solamente para gritar en solidaridad: "Fuerza el campo". Hasta varios argentinos lo hicieron. "Nosotros ya lo vivimos hace ocho años, suerte a ustedes", dijo uno de ellos, que viajaba desde su país natal para disfrutar de las vacaciones junto a su familia.

Cerca del mediodía, cuando el sol y el calor se incrementaba en las zonas, que carecían totalmente de árboles que funcionaran como refugio, en todos los puntos de referencia se convocó a los presentes para oír la proclama de los productores agropecuarios. En todo el país fue la misma y en todo el territorio comenzó con el canto del himno nacional, que funcionó como un elemento igualador ante todos los presentes.

"El campo se cansó", terminó siendo como un lema de la jornada y en la protesta ubicada en la ruta 1 y 45 cerró la mañana de reclamos con la canción "A don José". Para todos, la gota que derramó el vaso fue el "tarifazo", la decisión del gobierno de aumentar las tarifas que desencadenó la manifestación.

"Sin el campo Uruguay no tiene futuro". Con esa frase terminan los volantes que se entregaron en todos los puntos de protesta del país por los productores agropecuarios y, luego de eso, muchos de los trabajadores del campo retornaron a sus hogares por las principales rutas en tractores.

Populares de la sección

Acerca del autor