Productores apreciaron la sinergia hortícola ganadera

INIA expuso una alternativa valiosa para el desarrollo sostenible de productores familiares en el sur del país
La VI Expo Melilla concluyó el domingo pasado con un balance muy satisfactorio según sus organizadores –la Asociación Rural del Uruguay–, sobre todo porque volvió a ambientar un conjunto de innovaciones tecnológicas validadas y al alcance de los productores, sea cual sea el rubro y la escala de los mismos.

Un ejemplo, entre varios, fue el sistema de producción intensiva hortícola - ganadero que expuso el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), una alternativa valiosa para el desarrollo sostenible de productores familiares del sur del país.

Se indicó que investigaciones del INIA y la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República sugieren que la inclusión de la ganadería en los predios de horticultores familiares permite incrementar la productividad de la tierra y de la mano de obra, mejorando la calidad de los suelos.

Es una excelente respuesta a la inquietud creciente en los productores en relación a emprender y promover manejos cada vez más respetuosos y cuidadosos con el medio ambiente.

Algunas de las tecnologías que ese sistema mixto considera son: uso de abonos verdes, mínimo laboreo, solarización, rotación de cultivos hortícolas con otros como alfalfa y pasturas y la introducción de la ganadería en el sistema productivo.

Marcelo Falero, técnico del área de manejo y fisiología de cultivos hortícolas en el INIA, comentó a El Observador que la mayoría de las personas que visitaron el área demostrativa del instituto en el predio de Melilla "quedaron sorprendidas", porque "no pensaban que había tantas posibilidades de hacer munch –leer más en recuadro adjunto– y los efectos que puede tener en el control de malezas y para evitar los salpicados de suelo, ayuda en el control de hongos y nos permite obtener una hortaliza más limpia al cosecharla y para venderla".

Remarcó que "nos visitaron muchos técnicos, productores y estudiantes, gente que se animó a preguntar, abierta a explotar manejos más orgánicos e integrados para ir bajando la aplicación de productos químicos". Hubo, dijo, desde preguntas básicas como dónde se pueden conseguir los materiales recomendados hasta otras muy técnicas, específicas sobre los manejos recomendados por los profesionales del INIA.

Finalmente, destacó que "en todos los casos hay que cuidar el suelo, pero más cuando se tiene un predio pequeño, donde técnicas como la solarización son muy valiosas y pueden ser la diferencia entre producir y no producir".

En el área demostrativa del INIA se informó que la rotación con praderas permite mantener o mejorar la calidad del suelo en predios básicamente hortícolas, cortando ciclos de enfermedades y controlando malezas; permite mejorar el rendimiento y bajar los costos de los cultivos hortícolas y sacar provecho de zonas del predio no aptas para la horticultura; la inclusión de animales en el predio permite ingresos adicionales en momentos en los que no hay venta de productos hortícolas; y se indicó que los costos de la actividad ganadera son más bajos si se rota con cultivos hortícolas.

INIA presentó este año un área hortícola con abonos verdes y laboreo reducido, otra hortícola intensiva con mulch de papel y solarización, otra de cultivos de maíz para forraje o producción de granos y un área hortícola intensiva con mulch orgánico.

Mulching

Es una técnica con la que se protege el suelo mediante una cobertura que hace de barrera física y evita que salgan malas hierbas.

Los horticultores utilizan el método mulching para mejorar las condiciones de crecimiento de los cultivos.

Cubriendo el suelo se puede adicionar materia orgánica, reducir la erosión, controlas las malezas y mejorar el balance térmico alrededor de las plantas.

Una de las opciones de mulch es el papel. El más común es el Kraft de color marrón con un gramaje de 40-200 g/m". Tras su utilización se incorpora al suelo para su descomposición final.

Solarización

Práctica para controlar malezas anuales, hongos y plagas mediante alta temperatura producida en suelo humedecido con cobertura hermética con polietileno transparente por un período de al menos 30 días, en verano.

Es inocuo para la salud humana al no aplicarse químicos.

Disminuye el banco de semillas de malezas existentes en el suelo y reduce o controla algunos hongos fitopatógenos y nematodos.

Aumentan organismos antagónicos en el suelo; mejora porosidad y calidad de materia orgánica del suelo; baja el costo de mano de obra al evitar carpidas manuales; ayuda a controlar enfermedades.

Populares de la sección

Acerca del autor