Productores volvieron a reclamar el pago de las haciendas en tercera balanza

Roberto Vázquez Platero, Alvaro Ferrés y Gabriel Capurro expusieron en una conferencia sobre carne

Los productores volvieron a reclamar el pago de las haciendas gordas en tercera balanza. Esto ocurrió en la conferencia Carnes uruguayas, alta calidad más allá de las cuotas, realizada este viernes en el marco de la Expo Melilla, con la organización de Carve y El País.

Allí expusieron el consultor Roberto Vázquez Platero –expresidente del Instituto Nacional de Carnes–; el presidente de la Asociación Uruguaya de Productores de Carne Intensiva Natural, Alvaro Ferrés; y el directivo de la Asociación Rural del Uruguay –exrepresentante de la gremial ante la junta directiva del INAC–, Gabriel Capurro.

Sobre la comercialización de las haciendas gordas y la reciente tipificación del dressing, Ferrés señaló que la mejor solución era ir directamente al pago en la tercera balanza, porque es más transparente. Dijo que así se vende el ganado gordo en Estados Unidos.

"En Aupcin vendemos los ganados en tercera balanza y no hay problema. Se evitan muchas discusiones. El argumento político de la defensa de la cuarta balanza no tiene sentido", opinó.

Por su parte, Capurro dijo que no sabe si la tercera balanza es la solución, pero sí un sistema más objetivo que premie la calidad, de una forma objetiva, antes de la intervención de la industria en la res.

El impulso de la cuota

Al inicio de su presentación Vázquez Platero señaló que "las cuotas nunca me convencieron demasiado". Y cuando fue el turno de Ferrés dijo que sería ideal un mundo sin cuotas, pero reconoció que la cuota 481 le dio grandes oportunidades a los productores uruguayos. "Es fantástica porque antes de encerrar un novillo ya sabemos qué precios recibiremos por él cuando esté pronto", destacó.

Pero ante la posibilidad de perder la cuota 481 estimó que bajará la cantidad de animales producidos a corral y dijo que sin el engorde a corral no se sostendrá este nivel de faena.

"Como todo negocio cuando es bueno, la oferta aumenta y llegó a superar lo que podían vender los frigoríficos", expresó el presidente de Aupcin, aunque algunos industriales presentes movían la cabeza como negando esa afirmación.

Durante su presentación, Ferrés mostró un pizarrón de una carnicería donde estaba escrito "Carne de finlot", hay gente que no sabe qué es pero sí sabe que vale más, comentó.

"Los precios muestran que el corral dejó de ser un buen negocio. Sabemos que los corrales de engorde son la tecnología para producir carne, pero algo hay que cambiar para bajar los costos o para conseguir mejores precios. Tenemos que buscar alternativas para lograr márgenes comerciales", planteó.

Considerando que peligra la cuota 481, Ferrés dijo que China es una oportunidad comercial para la carne de feedlot, un mercado que no tiene tantas exigencias como la Unión Europea.

También comentó que dejó de ser un negocio la recría de novillos para corrales de engorde, y consideró que es algo que hay que recuperar.

Exportación en pie

"Sabemos que podemos producir este tipo de animal a corral, pero hoy en día se están encerrando ganados para exportarlos en pie y no para faenarlos y exportar su carne. Uruguay, como otros países del mundo (México, Australia y Canadá) exporta ganado en pie. La exportación fue récord, así como la de carne. Hay lugar para todos. La diversidad nos favorece. No creo que porque Turquía no tenga los mismos aranceles para la importación de carne no se deba exportar en pie, porque con ese argumento se podría decir que no se exporte carne a la Unión Europea porque no permite la importación de ganado", sostuvo.

Embarques y rendimientos

Los ganados que se embarcan el mismo día de la faena rinden más que los que se embarcan un día antes, eso está estudiado, señaló Ferrés. Agregó que la diferencia son unos 12 kilos por animal y que ahí ganan todos, porque el productor vende más caro y porque el frigorífico procesa más carne." Tenemos que cambiar el sistema y empezar a cargar los ganados el mismo día de la faena", reclamó.

Consultado sobre las perspectivas del negocio para este año, respondió que lo ve complicado, con costos altos y precios bajos, parecido al anterior. "Pero lamentablemente los precios de venta no hacen posible que se intensifique la producción. La ganadería de Uruguay no es la misma de hace 10 años atrás, está cambiando, es un negocio que tiene nuevos actores, empresas con otros márgenes, y el que no se adapte quedará afuera", concluyó.


Acerca del autor