Profesores y la marcha atrás en las críticas al gobierno en el aula

Fenapes rectificó su idea de leer una proclama en clase contra decisiones del Ejecutivo
Un "error de transcripción". Así definió el sindicato de profesores de Secundaria (Fenapes) al hecho que generó que el gobierno, las autoridades de la educación e integrantes de la oposición lo pusieran contra la espada y la pared. Y el gremio debió salir a admitir que se equivocó. Según un comunicado redactado luego de la asamblea del pasado sábado, el sindicato pedía a los docentes que leyeran en las aulas una proclama en contra de la esencialidad en la educación decretada por el Poder Ejecutivo hace exactamente un año, a la que consideran "una de las páginas más tristes en la historia de la educación pública nacional". "Se encomienda a las filiales la más amplia difusión de esta declaración, en especial dar lectura a la misma el 24 de agosto", decía el comunicado.

Sin embargo, los docentes debieron salir a rectificar esa decisión. Luego del revuelo que generó la medida, que incluso los exponía a destituciones, en conferencia de prensa aseguraron que se trató de una confusión y que la medida votada no pretendía leer ninguna proclama en clase, sino colgar el comunicado en las carteleras de los salones de profesores. El dirigente José Olivera dijo que rectificaban el contenido de la declaración pública.

"La resolución de la asamblea de delegados es muy clara al respecto y acá hacemos autocritíca en la transcripción. La resolución es: se encomienda a las filiales la más amplia difusión pública, en particular el próximo 24 de agosto, la lectura de la misma en cada centro educativo en carteleras sindicales ubicadas en las salas de profesores", leyó Olivera de un papel escrito a mano.
De hecho, una de las razones que dio para que se cometiera ese error en la transcripción fue "por no entender su letra". "Entre entender la letra de quien habla y la transcripción hubo un error que no advertimos en su momento porque las filiales tienen clara cuál es la resolución. Ratificamos el contenido y rectificamos que no habla de las aulas", agregó.

Ayer el diario El País publicó, en base a la resolución de Fenapes, que la proclama iba a ser leída en las aulas y el Consejo de Educación Secundaria (CES) advirtió, luego de una consulta con sus abogados, que se trataba de una medida ilegal, por tratarse de un acto de proselitismo. "Sin perjuicio del derecho de toda asociación gremial a manifestarse libremente, la lectura de una declaración como la adjunta en el aula frente a los estudiantes trasgrede la normativa vigente", y cita el artículo 58 de la Constitución y el artículo 15 de la ley de Educación. Horas más tarde, el Consejo Directivo Central (Codicen) de la ANEP agregó que se trata de un acto que va contra el principio de laicidad y "resulta absolutamente improcedente desde el punto de vista jurídico". La directora de Secundaria, Celsa Puente, también cuestionó la medida. Escribió en su cuenta de Twitter que es "imprescindible recordar la existencia de las normas y cumplirlas".

La resolución tal como estaba redactada fue cuestionada, incluso, por el PIT-CNT. Si bien no fue uno de los puntos específicos a tratar, durante la reunión del Secretariado Ejecutivo de ayer se mencionó que no era una medida compartida por la central sindical, indicaron fuentes gremiales a El Observador.
La oposición tampoco dudó en rechazar lo resuelto por Fenapes y varios legisladores, como el nacionalista Pablo Abdala, y el colorado José Amorín, la consideraron violatoria de la laicidad.

Embed

Embed

Luego de dar una conferencia de prensa a la hora 17, Fenapes emitió un nuevo comunicado en el que aclaró la situación y recalcó que el llamado es a colgar una cartelera y que en cada liceo se defina si se lee o no en la sala de profesores. Olivera dijo que a raíz de que se conmemora un año del decreto de esencialidad, se organizarán actividades, aunque prefirió no indicar cuáles.

La proclama en cuestión afirma que "el decreto de esencialidad no fue más que un recurso extremo del gobierno para mantener una insuficiente asignación presupuestal que condena a mantener edificios en pésimas condiciones, liceos con una cantidad insuficiente de funcionarios y docentes mal retribuidos". La esencialidad se decretó luego de varios días de huelga por parte de los profesores y derivó en el mayor enfrentamiento entre el gobierno de Vázquez y los docentes.

Sin acuerdo

NETTO PUENTE
Wilson Netto y Celsa Puente
Wilson Netto y Celsa Puente

El Codicen, Secundaria y Fenapes estuvieron reunidos ayer en el Ministerio de Trabajo para intentar retomar la relación entre el sindicato y ANEP, que cortaron el diálogo hace algunas semanas. Luego de más de cuatro horas no lograron llegar a un acuerdo luego de que el Codicen propusiera que asuntos como la licencia sindical fueran negociados directamente con la Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza y no con Fenapes. Para el gremio, esa medida implica "una actitud antisindical de desconocimiento" al gremio de profesores. La consejera del Codicen, Laura Motta, explicó a El Observador que "estas cuestiones más generales deben tratarse en ámbitos donde se involucran asuntos de todos los sindicatos", para que todos sean "tratados por igual".

Fenapes remarcó en conferencia de prensa que las diferencias que llevaron a que no hubiera acuerdo fueron con el Codicen y no con Secundaria. De todos modos, criticaron a ese organismo por no haber tratado en un ámbito previo la elección de horas, lo que determinó que no se pudiera acordar ayer en el Ministerio de Trabajo.

A pesar de que el acuerdo no se firmó, las partes lograron un acercamiento en dos reclamos del gremio: flexibilizar la resolución que impide a los alumnos salir de clase hasta terminar el horario y los días de las reuniones de profesores.

Expuestos a destitución

fenapes

La decisión del sindicato de docentes de Secundaria de leer proclamas gremiales contra decisiones del gobierno dentro de las aulas choca con dos normas: la Constitución de la República y el Estatuto del funcionario docente.

El estatuto advierte que hacer proselitismo es causal de destitución. Por su parte, la Constitución de la República, en su artículo 58, señala que "los funcionarios están al servicio de la Nación y no de una fracción política". Y agrega: "En los lugares y las horas de trabajo, queda prohibida toda actividad ajena a la función, reputándose ilícita la dirigida a fines de proselitismo de cualquier especie".
Además señala que no se podrán constituir "agrupaciones con fines proselitistas utilizándose las denominaciones de reparticiones públicas o invocándose el vínculo que la función determine entre sus integrantes".

En tanto, el estatuto docente señala en su artículo 3 que los docentes deben "abstenerse de hacer proselitismo de cualquier especie, en el ejercicio de sus funciones o en ocasión de las mismas". Tampoco deben "permitir que los bienes o el nombre del Ente sean usados con tales fines".

El texto que regula la actividad de los profesores agrega que "la violación de este inciso será preceptiva causal de destitución".

Mea culpa por cómo se llegó al paro

A diferencia de lo que se preveía hace una semana, el PIT-CNT definió un paro parcial de 9 a 13 horas para el próximo 15 de setiembre. El martes pasado, y teniendo en cuenta la flexibilización de las pautas salariales lograda en la última reunión con el presidente Tabaré Vázquez, el Secretariado de la central había decidido plantear a la Mesa Representativa posponer el paro para cuando en la negociación salarial se presentaran complicaciones, pero el jueves la mesa dio vuelta esa decisión y votó hacerlo la primera quincena del mes que viene.

El resultado de la votación que definió mantener el paro (21 a 20 votos) fue cuestionado ayer por el Secretariado, que pidió que de aquí en más se busquen consensos entre los gremios para que no se repitan estas situaciones, dijeron fuentes gremiales a El Observador. Los docentes de Secundaria definieron parar 24 horas pero aún no resolvieron si se suman a la convocatoria de la central o pautan una fecha independiente.

Populares de la sección