Prometieron bajar impuestos y ahora piden ajustar más

Oposición advirtió en campaña que era necesario equilibrar las cuentas públicas; hoy creen insuficiente el plan del gobierno
Hace dos años, cuando se desarrollaba la campaña electoral, los partidos de oposición presentaban a los ciudadanos sus propuestas programáticas, en las cuales planteaban un panorama complejo de la economía. El diagnóstico compartido entre blancos y colorados era que el déficit fiscal aparecía como uno de los desafíos principales a administrar en caso de acceder al gobierno, así como la inflación. Para hacer frente a esa situación propusieron aplicar recortes a gastos superfluos del Estado y mejorar la gestión en empresas públicas, entre otras medidas para ahorrar los millones de dólares necesarios que permitieran bajar el déficit.

A la luz de los hechos esas advertencias de la oposición tuvieron la razón. Las alertas amarillas encendidas, que en el Frente Amplio y quienes ahora están en el gobierno no pudieron, no quisieron o no supieron ver y reconocer, se convirtieron en realidad y obligaron a la administración de Tabaré Vázquez a aplicar un ajuste fiscal que toca el bolsillo de trabajadores. Eso luego de haber ajustado también tarifas públicas cuando no se justificaba en los costos de generación en algunos casos como en la UTE, y también de haber jugado al achique con los lineamientos salariales.

"Seguramente el ajuste anunciado por Economía se quedará corto", dijo Azucena Arbeleche, asesora del Partido Nacional en temas económicos

Pero así como los opositores fueron finos en el diagnóstico, al repasar sus propuestas económicas de campaña también se observan promesas de reducción de impuestos, lo cual puede llevar a pensar que no todo es tan sencillo de resolver más allá que se haya tenido una mirada acertada.
Tras el anuncio y discusión pública del paquete de medidas que el gobierno tomará para bajar el déficit fiscal, entre las cuales se destaca un aumento del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a quienes cobran sueldos mayores de $ 50 mil, referentes de la oposición manifestaron que esas acciones son insuficientes.

Azucena Arbeleche, asesora en temas económicos del Partido Nacional y figura cercana al líder blanco Luis Lacalle Pou, aseguró que el ajuste anunciado por el Ministerio de Economía "se quedará corto". "Dadas las características del paquete, que no comparto, va a ser contraproducente, llega de forma tardía y equivocada y por lo tanto no tendrá el resultado deseado", dijo en una entrevista con El País.

En el mismo sentido se expresó el líder colorado Pedro Bordaberry. En una entrevista con radio Sarandí, el legislador dijo que el ajuste "no le va a alcanzar" al gobierno, y agregó que las medidas "no son buenas".

Ernesto Talvi, director académico del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), y antes visualizado como cercano al Partido Colorado (hasta el punto de que el expresidente Jorge Batlle lo ha propuesto como candidato), también se refirió a la posible efectividad del paquete del gobierno. "Hay dudas legítimas de que lo que hizo el gobierno sea suficiente para estabilizar la situación financiera", dijo en una conferencia esta semana.

¿Qué proponían?


La "Agenda de gobierno del Partido Nacional 2015/2020", tal como la presentó en la campaña electoral de 2014, planteaba generar un gasto público "responsable", sin variaciones al ritmo de la coyuntura y los ciclos económicos. Para bajar el déficit fiscal planteaba un paquete de medidas como reducción del gasto público superfluo, recortar el ingreso de empleados públicos, mejorar el resultado de empresas públicas, entre otras cosas, con lo cual generaría un ahorro anual de US$ 500 millones, la misma cifra que se propone recaudar el gobierno con el aumento de IRPF y otros instrumentos en su paquete actual. "Nuestra agenda de gobierno incluye una serie de iniciativas de alivio de la presión fiscal dirigidas a grupos específicos", decía ese documento.

El Partido Colorado presentó un programa extenso titulado "Compromiso de cambio", donde proponía
también generar ahorros para ajustar las cuentas públicas. Entre otras herramientas hablaba de reducir el gasto público no salarial de funcionamiento público en el orden de 5%, eliminar 50% de los cargos de confianza y no llenar 25% de las vacantes de cargos públicos.

Al igual que los blancos, los colorados prometían aplicar rebajas tributarias graduales, como la derogación del IRPF a las horas extras y a alquileres con destino a hogar, y también aumentar los mínimos imponibles tanto del IRPF como del IASS (jubilados).

Regla fiscal, una discusión que nunca se instaló

En 2005, cuando el Frente Amplio llegó al gobierno, Danilo Astori (que como ahora era el ministro de Economía) propuso establecer una regla fiscal. El Frente Amplio no dio lugar a esa discusión, que, a lo largo de los años, partidos de oposición intentaron plantear pero nunca se instaló ni mucho menos se estuvo cerca de concretar. En 2014 el programa del Partido Nacional hablaba de generar un acuerdo en torno a una regla fiscal para ser consensuada entre gobierno, oposición, trabajadores y empresarios. "Lo importante es que el comportamiento del gasto quede asociado al del producto, y que se generen fondos que permitan amortiguar las oscilaciones del ciclo económico", decía ese documento de los nacionalistas.

Ahora, y ante la necesidad de equilibrar las cuentas pero sobre todo de buscar soluciones de fondo, el senador y líder del Partido Independiente, Pablo Mieres, propone discutir de una vez esa idea. En diálogo con El Observador recordó que su partido no solo lo incluyó en sus plataformas programáticas en campaña electoral, sino que además llevó un proyecto de ley al Parlamento para que se discutiera. Sin embargo recordó que en ningún momento la coalición de izquierda quiso iniciar ese debate.
"Es una forma de disciplinar al Estado en el gasto. Establece un tope por ley de cuál es el porcentaje que se puede ejecutar de gasto y endeudamiento. Son anclas obligatorias cuando los gobiernos no tienen disciplina", comentó Mieres. "Este ajuste fiscal es hijo del despilfarro. Si el país hubiera actuado con control no había necesidad de ajuste. Tenemos que tener una regla fiscal", insistió el legislador.

Populares de la sección

Acerca del autor