Pronósticos en duda

Trabajadores de Inumet acatan la esencialidad pero advierten que no realizarán tareas por las que no se les paga, lo que impactará en la predicción de fenómenos
Si bien el Ministerio de Trabajo decretó la esencialidad de los servicios del Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) y el gremio definió que acatará esa medida, la continuidad de los pronósticos sigue en duda. Es que según dijo la presidenta del sindicato (ATMN), Cristina Mathisson, los funcionarios "solo van a trabajar en las tareas por las que se les paga y no más que eso", lo que producirá "dificultades en el funcionamiento de la institución".

En concreto, eso significa que habrá "apenas" seis personas elaborando pronósticos del tiempo y siete abocados a meteorología aeronáutica de los 180 funcionarios con que cuenta el organismo, algo "totalmente insuficiente", según el sindicato.

El Ministerio de Trabajo y el sindicato de funcionarios se reunirán esta semana para negociar una solución al conflicto, que para los trabajadores pasa por adecuar los salarios a las tareas que realizan. Actualmente los funcionarios perciben $ 30 mil nominales, lo que corresponde a tareas administrativas, y no los $ 44 mil que deberían recibir por elaborar pronósticos, según sostienen.
$ 65 millones devolvió el Inumet a Renta Generales por presupuesto no ejecutado. Este dinero se reparte en $ 15 millones que correspondía a inversiones, $ 15 millones para funcionamiento y $ 35 millones para salarios.
"Se van a ver afectados los productos de pronóstico, aviso y advertencia, porque no se nos paga por eso. El problema es de Inumet por no tener el personal en la función y el pago que corresponde", sentenció Mathisson.

Las tensiones entre el sindicato y la administración alcanzaron su punto más fuerte el martes cuando decidieron dejar de emitir pronósticos y comunicar las advertencias meteorológicas solo al Sistema Nacional de Emergencia (Sinae). ATMN llevaba un mes de negociaciones con la administración del Inumet en reclamo del pago de una partida por "inequidad" que alcanza los $ 4 millones y que sería destinada a aquellos trabajadores que no perciben un salario acorde a la tarea que realizan.

El Inumet vive su propia tormenta. Mientras el gremio ha planteado este panorama sombrío sobre los pronósticos, las autoridades del organismo se han negado a dar declaraciones y a atender a los requerimientos de El Observador.
$ 4 millones reclaman los trabajadores de Inumet como parte de una partida por "inequidades". Ese dinero se paga a aquellos trabajadores que realicen tareas por las que no cobran salario.
Por su parte, el director del Sinae, Fernando Traversa, declinó hacer declaraciones, aunque dijo que hasta ahora no tiene información de que esté en duda la continuidad de los pronósticos.

El nuevo directorio, que asumió luego de que el gobierno cesara al anterior presidente Gabriel Pisciottano por denuncias del sindicato ante el Parlamento por maltrato, anunció una reestructura del organismo pero dos meses después de tomar el mando nada ha informado sobre lo que se está haciendo. Tras la polémica generada por los errores en los pronósticos, la licenciada en Ciencias Meteorológicas Madeleine Renom dejó de responder a los medios de comunicación y nada se sabe de la gestión del organismo.

Hacer caja

Las fuertes tormentas que tomaron por sorpresa a Montevideo y Rocha a comienzos de año, o las alertas meteorológicas emitidas para días que terminaban siendo soleados y generaron la protesta de operadores turísticos de Maldonado, pusieron en duda la confiabilidad de los pronósticos del Inumet. El sindicato adjudicó estos errores al "atraso en tecnología, la falta de reposición y actualización de equipos", y al uso de "instrumentos que tenían décadas sin ser calibrados y con estructuras edilicias desmoronadas, en condiciones de total abandono".

El sindicato denunció que la anterior administración de Pisciottano –quien fuera cesado en octubre de 2016– no ejecutó el presupuesto asignado, y en diciembre de 2016 devolvió a Rentas Generales $ 65 millones. De ese dinero, $ 15 millones debieron destinarse a inversión, $ 15 millones a funcionamiento y $ 35 millones por remuneraciones, según lo establece la ley de Presupuesto, afirmaron.
De las 21 estaciones meteorológicas con las que cuenta Inumet, solo tres trabajan 24 horas. Esto reduce la cantidad de datos que reciben los meteorólogos y con ello la fiabilidad de los pronósticos.
Para el sindicato, de haberse ejecutado ese dinero como lo preveía la ley de Presupuesto, se podría haber solucionado el diferendo con los trabajadores y resolver, al menos en parte, el atraso tecnológico. "El Estado uruguayo está ahorrando" con el Inumet, opinó Mathisson.

Además de la falta de equipo, el sindicato denunció que de las 21 estaciones de observación con las que cuenta el Inumet, solo tres de ellas trabajan las 24 horas del día (Aeropuerto de Melilla, Laguna del Sauce y Rocha), como producto de la falta de personal.

Según la presidenta del sindicato, hay unos 114 cargos vacantes que, de ser llenados, casi duplicarían la plantilla de funcionarios actual, de 180 personas.

Por esa razón, varias estaciones debieron reducir su horario de trabajo a la mitad –como en el caso de Rivera, Colonia y Paso de los Toros, por ejemplo–, mientras que otras están operativas apenas seis horas al día –como en Trinidad, Young y Tacuarembó–, y la de Bella Unión debió cerrar porque todo su personal se jubiló y no fueron llenadas las vacantes.
Uruguay no cuenta con radares para analizar la actividad atomosférica. El más cercano está en el aeropuerto argentino de Ezeiza y no capta datos de Montevideo.
Esa situación empeora cuando los funcionarios se toman licencia ya que, dice el gremio, no hay personal para suplirlos.

Según explicó Mathisson, a través de esas estaciones meteorológicas se reúnen los datos atmosféricos con los que se elaboran los pronósticos; pero, con varias de ellas funcionando a tiempo reducido, los meteorólogos trabajan a ciegas varias horas.

Esencialidad

El Ministerio de Trabajo decretó en la noche del martes la esencialidad de todos los servicios del Inumet, con el argumento de que la predicción de fenómenos naturales como tormentas, turbonadas o granizadas son de especial importancia para garantizar la seguridad de la población. Además, el decreto añade que esa información "permite a las instituciones públicas y privadas actuar de forma coordinada para proteger a la población".

Tras volver a las tareas luego del decreto de esencialidad, los trabajadores emitieron un pronóstico de advertencia amarilla por tormentas para los departamentos de Artigas, Rivera, Tacuarembó y Durazno, que cesó en la tarde.

Igualmente, mientras estaban en asamblea emitieron el pronóstico para el aeropuerto de Carrasco, informó Mathison ayer en la conferencia de prensa.
$ 44 mil es el salario nominal de un meteorólogo que trabaja en la elaboración de pronósticos. Sin embargo, la mayoría de los trabajadores que realizan esta tarea cobran $ 30 mil, afirma el sindicato.
Es que a pesar de que existen otros servicios meteorológicos internacionales y locales, Inumet es el único capaz de emitir alertas y dar información oficial sobre fenómenos atmosféricos.

Mathisson cuestionó que la esencialidad se hubiera decretado antes de que se iniciaran las medidas de lucha en meteorología aeronáutica, previstas para la mañana de ayer.

De haberse llevado adelante, las aerolíneas comerciales podían negarse a volar sin esa información, lo que causaría retrasos y suspensión de vuelos.

En el mismo sentido, el secretario general de COFE, José Lorenzo López, también presente en la conferencia, dijo: "Es sorprendente que se aplique un decreto antes de que se empiecen a aplicar las medidas. Es de dudosa legalidad, nos llama la atención y vamos a consultar con nuestros abogados".

"El problema no es tanto el conflicto sino defender a las grandes empresas multinacionales aeronáuticas que tienen pérdidas millonarias si se cumplen las medidas", agregó.

Gobierno piensa sumar tecnología finlandesa

Durante la gira del presidente Tabaré Vázquez por Europa, la ministra de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida de León, se reunió en Finlandia con representantes de Vaisala, una compañía líder global en materia de venta de instrumentos tecnológicos para el medioambiente. Según anunció, en abril miembros de esta empresa visitarán Montevideo para presentar un proyecto global que incluirá la incorporación de nueva tecnología y la capacitación de técnicos.
114 cargos vacantes se contabilizan en el Instituto Uruguayo de Meteorología. Actualmente trabajan 180 personas.
En abril de 2016 un tornado arrasó Dolores, y dejó un saldo de cinco muertos. El fenómeno no pudo ser pronosticado por el Inumet debido a que no cuenta con la tecnología para hacerlo. Según dijeron los expertos en ciencias de la atmósfera Madeleine Renom (antes de asumir al frente del Inumet) y Marcelo Barreiro, un radar Doppler podría haber detectado el fenómeno 20 minutos antes de que ocurriera. Las tormentas registradas en enero en Montevideo y Rocha tampoco fueron pronosticadas.

Uruguay no cuenta con ningún radar propio y el que utiliza –ubicado en el aeropuerto e Ezeiza en Argentina– no capta información de Montevideo.


Populares de la sección

Acerca del autor