Proponen nombrar "Jorge Batlle" al aeropuerto de Carrasco

José Amorín inició contactos y la semana próxima presentará un proyecto
El nombre del presidente Jorge Batlle se repitió ayer infinidad de veces en el Senado de la República, que le rindió un homenaje al exmandatario que murió el mes pasado.

Representantes de todos los partidos dejaron a un lado sus diferencias por unas horas para recordar al hombre que llegó a la primera magistratura "cantando la justa". Batlle fue el último presidente colorado (2000-2005) y el primero en morir de los que ocuparon ese cargo desde el retorno de la democracia en 1985.

Los senadores elogiaron su forma de ser, su honestidad, su manera de vivir austera y la defensa de la libertad. Ese punto, precisamente, fue el denominador común de todos los discursos.

En las barras estaba Mercedes Menafra, la esposa de Batlle con la que estuvo las últimas tres
décadas, sus hijos y otros familiares que cada tanto, con discreción, se secaban las lágrimas. También estaba el expresidente Julio María Sanguinetti, su esposa, la historiadora Marta Canessa, Luis Hierro López –con quien Batlle integró la fórmula en 1999 que lo llevó a la primera magistratura–, exministros y dirigentes colorados de la vieja guardia.

Propuesta


El senador José Amorín contó que Batlle "siempre decía que no debe dar vergüenza tener pocos votos en una elección, sino no luchar por las cosas que uno cree". Recordó que le tocó enfrentar una de las peores crisis financieras que recuerde el país y fue entonces cuando mencionó que "sería una magnífica idea" que el aeropuerto internacional de Carrasco se pase a llamar Presidente Jorge Batlle.

"Tuvimos una enorme discusión por la concesión del aeropuerto de Carrasco, que hoy es un orgullo para Uruguay. Y quiero resaltar el gesto de Tabaré Vázquez, que cuando se inauguró el aeropuerto llamó a Batlle para cortar la cinta inaugural. Y he recibido muchas solicitudes para que el aeropuerto llevara su nombre", afirmó Amorín.

El senador colorado dijo a El Observador que ya hizo contactos con la oposición para saber si tiene respaldo su idea de cambiarle el nombre a la principal terminar aérea del país. También se comunicará con el oficialismo para sondear el respaldo del Frente Amplio (FA). Amorín dijo que su intención es presentar un proyecto "la semana próxima" para que el Aeropuerto Internacional pase a llamarse Jorge Batlle.

El viejo aeropuerto de Carrasco –hoy en desuso– fue bautizado como Cesáreo L. Berisso, quien fue uno de los pioneros de la aviación de Uruguay. La base aérea militar contigua a Carrasco también lleva el nombre de Berisso.

Homenaje


En el homenaje a Batlle, por el FA expuso el senador Rafael Michelini. Su padre, Zelmar, asesinado en la dictadura, fue también una figura del Partido Colorado. "Se mezclan la figura de Batlle y la de mi padre en lo que ha sido la vida de todos nosotros. Se mezclan las tristezas y las libertades", dijo Michelini.

Pablo Mieres (Partido Independiente) opinó que "Jorge era todo lo contrario a la demagogia" y lo recordó por su honestidad y franqueza. El blanco Luis Lacalle Pou destacó su "coherencia" y su colega Jorge Larrañaga –que no solo lo conocía de la política sino del Hipódromo de Maroñas– afirmó que
Batlle "estaba siempre en el yunque de la construcción nacional".

El colorado Germán Coutinho dijo que Batlle "fue el líder de la renovación ideológica".
El cierre estuvo a cargo de Pedro Bordaberry, quien fue ministro de Batlle."El fue esencialmente un hombre libre, vivió en libertad. Y por eso no se privaba de decir lo que pensaba".

"Decir la verdad le costó elecciones", afirmó el líder de Vamos Uruguay. Bordaberry, como otras veces en el Senado, recurrió al escritor Jorge Luis Borges para cerrar su intervención. "La muerte es una vida vivida", definió el escritor argentino... "y eso fue Jorge Batlle", afirmó Bordaberry.

Populares de la sección