Protectora de animales: las autoridades "están asustando a la población"

La veterinaria Gabriela Moreno sostiene que no es necesario sacrificar a todos los perros que contraen la enfermedad

Ante la aparición de perros infectados con leishmaniasis en el norte del país, las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) iniciaron un operativo de control para detectar a tiempo nuevos casos. La directora del departamento de Zoonosis y Vectores del MSP, Gabriela Willat, señaló a El Observador que cuanto antes se sacrifique al animal que porta el parásito mejor será para evitar su propagación. Sin embargo, hay profesionales que no están alineados con esta conclusión.

La veterinaria Gabriela Moreno, directora técnica de la organización SOS Caninos y Equinos, mostró su postura contraria al mensaje de las autoridades y aseguró que hay tratamientos eficaces para curar a los perros. "Están asustando a la población", dijo en diálogo con El Observador.

El argumento que maneja la profesional para asegurar que no es necesario sacrificar a todos los perros es que la mosquita flebótomo es el único que puede transmitir el parásito. "Esa mosquita vuela solo 100 metros. Tenés que tener mucha mala liga para que pique al perro y después te contagie", expresó.

Según la profesional, hay dos medicamentos para humanos que se usan para el tratamiento en las mascotas. "Esa medicación actúa frenando los efectos. En seis meses el perro queda curado y sin infección", agregó.

Moreno resaltó que su efecto depende del animal y que hay casos en que sí es necesario el sacrificio, aunque no por su potencial para contagiar a otros sino por el sufrimiento que le provoca. Se refiere a los casos en que el perro es viejo y padece la leishmaniasis visceral, la más grave de los tres tipos que existen).

La enfermedad

Según la Organización Mundial de la Salud, hay unas 70 especies de animales -entre ellas el hombre- que son reservorios de leishmaniasis. La infección puede desencadenar tres tipos de enfermedades: la cutánea -la más común-, la mucocutánea y la visceral (la más grave). Esta enfermedad afecta a las poblaciones más pobres del mundo y por lo general se vincula con la malnutrición, las malas condiciones de vivienda y la debilidad del sistema inmunológico. En el mundo se detectan 1,3 millones de casos y provoca la muerte de entre 20.000 y 30.000 personas todos los años.

Síntomas

La leishmaniasis cutánea provoca heridas en la piel por lo que en los humanos puede detectarse a simple vista. En los perros, provoca caída del pelo y crecimiento acelerado de las uñas.

En cambio, la leishmaniasis visceral provoca daños renales y es el más mortal de los tres tipos. Algunos de los síntomas pueden ser fiebre, molestia abdominal o decaimiento.

Tratamientos

Para los humanos sí existen tratamientos, aunque varía en cada caso en función de la forma que adquirió la enfermedad y la especie del parásito. En los casos de la leishmaniasis visceral se requiere de un tratamiento de forma inmediata.

El punto de discusión surge en cuanto a si hay cura para los animales. Las autoridades del Ministerio de Salud Pública entienden que no hay tratamientos para los perros y por ese motivo recomienda que se los sacrifique y así evitar la propagación de la enfermedad. En cambio, la directora de la organización SOS caninos y equinos, asegura que sí existen tratamientos que pueden curar a los animales en seis meses, en caso de que el parásito se detecte a tiempo.


Populares de la sección