Protestas masivas contra Trump por decreto antimusulmanes

Una orden del presidente suspendió el ingreso a ciudadanos de siete países de mayoría islámica
La decisión del presidente Donald Trump de suspender el ingreso a Estados Unidos de ciudadanos de siete países mayoritariamente musulmanes causó un gran revuelo y provocó una ola de manifestaciones en varios puntos del país, una semana después de la multitudinaria marcha de las mujeres contra el nuevo mandatario.

El decreto impulsado por Trump, que entró en vigor el viernes, prohíbe el ingreso durante 120 días en Estados Unidos de todos los refugiados, sea cual sea su origen, y durante 90 días a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

Sin demasiada información en las terminales aeroportuarias, dos hombres iraquíes que pretendían ingresar al país fueron detenidos la noche del viernes en el aeropuerto JFK de Nueva York por ser nacionales de uno de los países incluido en la lista. Posteriormente fueron liberados.

A raíz de este decreto, Nueva York, Boston, Washington, Los Ángeles y otras grandes ciudades de Estados Unidos volvieron a ser este fin de semana el escenario de importantes protestas contra Trump.

Los pequeños grupos de manifestantes, que empezaron acudiendo al aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York debido a la detención de los dos iraquíes que intentaban entrar al país horas después de haber entrado en vigor el decreto, acabaron convirtiéndose en varios miles de personas. Alertados por las redes sociales y las noticias en la televisión, llegaron con pancartas hechas a mano y gritaron "¡Déjelos entrar!", hasta la noche del sábado.

Sin embargo, si el viernes y el sábado las protestas se concentraron en los aeropuertos, ayer los estadounidenses se lanzaron a las calles para exigir la retirada de las medidas. En la mayoría de los casos, las manifestaciones estuvieron respaldadas por autoridades locales, que se oponen frontalmente al veto impuesto por Trump.

En Nueva York, más de 10 mil personas, según datos de la alcaldía, se congregaron en Battery Park, un lugar en el que se recibió a los inmigrantes que llegaban a la ciudad durante buena parte del siglo XIX y desde donde salen los barcos a la estatua de la Libertad y a la isla de Ellis, el gran símbolo de la inmigración en el país.

En Manhattan la movilización fue convocada por varias organizaciones de derechos civiles y de defensa de los inmigrantes, que también llamaron a protestar en otras grandes urbes del país, donde el apoyo a Trump es muy limitado.

En Washington, una gran multitud se congregó frente a la Casa Blanca, que luego se transformó en una marcha rumbo al Capitolio.

En Boston, una importante aglomeración de miles de manifestantes abarrotó una conocida plaza en respuesta a una convocatoria liderada por el Consejo para las Relaciones Islámico-Estadounidenses. "¿Puedes oírnos Washington? En Boston nos levantamos con fuerza para apoyar y proteger a toda nuestra gente", dijo en su cuenta de Twitter el alcalde de la ciudad, Marty Walsh.

También continuaron las protestas en varios aeropuertos como el de Dulles en Washington y el de Los Ángeles, donde centenares de personas se dieron cita coreando consignas como "El amor, no el odio, es lo que hace grande a Estados Unidos", y portando pancartas como "No al veto. No al muro". No quedaron afuera de las movilizaciones los aeropuertos de San Francisco, Miami, Filadelfia, Detroit, Atlanta y Mineápolis-St. Paul.

Respuesta oficial


Trump afirmó ayer en un comunicado que su decreto no apunta especialmente a los musulmanes. "Para ser claro, no se trata de una prohibición que apunte a los musulmanes, como los medios informan falsamente", expresó el mandatario. "Esto no tiene nada que ver con la religión, se trata de terrorismo y de la seguridad de nuestro país".

El magnate señaló que los siete países alcanzados por la medida figuraban en una lista de países utilizada bajo el gobierno de Barack Obama: las personas que hubieran ido allí en los últimos cinco años no tenían derecho de ir a Estados Unidos sin visa.


"Un regalo para los extremistas"


El decreto de EEUU contra la inmigración de siete países de mayoría islámica fue condenado por Irán. Esta orden "pasará a la historia como un gran regalo para los extremistas y sus protectores", afirmó ayer el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, en Twitter. Zarif agregó que "esta discriminación colectiva ayuda a los terroristas a reclutar ampliando la fractura iniciada por los demagogos extremistas".

Especialmente, aseguró, en un momento en que "la comunidad internacional necesita diálogo y cooperación para atacar las raíces de la violencia y el extremismo", sobre todo en Medio Oriente. Teherán anunció el sábado que aplicaría la reciprocidad a ciudadanos estadounidenses.

Fuente: Agencias

Populares de la sección