Proyectan mayor dinamismo en crédito al consumo para 2017

Financiamiento a familias creció 1,2% en 2016; bancos privados con la mayor caída en cinco años
Los préstamos para consumo que solicitaron las familias uruguayas durante 2016 continuaron con el proceso de desaceleración que comenzó hace cuatro años y registraron el menor nivel de aumento desde que hay registros comparables. La moderación del financiamiento vigente por parte de las administradoras de crédito y la retracción de la banca privada fueron las principales causas de la desaceleración del crédito al consumo.

De cara a 2017 el panorama luce algo más alentador. Bancos privados consultados por El Observador coincidieron en que los consumidores siguen cautelosos, aunque se percibe una mejor predisposición a tomar crédito, que hace pensar en que el año será mejor que el pasado.

Según el banco BBVA, ya desde las primeras semanas del año -de la mano con la estabilidad en la cotización del dólar y una perspectiva económica más estable-, se aprecia "una mejor predisposición de las familias a tomar crédito en la medida de sus posibilidades", aunque "sigue primando la cautela". La perspectiva, en la medida que se mantenga la situación de estabilidad, "es de un año mejor que 2016, con crecimiento moderado de créditos", pronostico la institución. Por su parte, el director comercial de Santander, Esteban Gherardi sostuvo que las personas "tienen mayor cautela" a la hora de tomar decisiones de endeudamiento, pero de todas maneras "se visualizan buenas dinámicas" para este año, "tal vez algo mejores que en 2016". El banco español es propietario de Creditel y Crédito de la Casa.

Enero mostró que la confianza de los consumidores tuvo una muy leve suba gracias a la baja del dólar en ese mes, pero el ajuste de tarifas públicas e IRPF -que comenzó a implementarse en enero- llevó a que la perspectiva sobre la situación económica actual de los uruguayos registrara un fuerte deterioro. El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) –elaborado por Equipos Consultores y la Cátedra Sura de Confianza Económica de la Universidad Católica– se mantuvo prácticamente estable con un muy leve incremento de 0,6% en el mes y continuó en la zona de "moderado pesimismo" en el que ingresó en mayo de 2015.

Pero el hecho de que el dólar volviera a ingresar en la franja de los $ 28 provocó que el indicador no retrocediera y mejorara la predisposición de los uruguayos a la compra de bienes durables. Así, según el informe, la mayoría uruguayos ve que es "buen momento para realizar compras", en particular de "casas y autos".

Consultado respecto a si el mercado de automóviles nuevos puede ser un elemento que contribuya a dinamizar los créditos automotores, luego de tres años flojos de ventas, Gherardi expresó que los representantes de las marcas tienen "mayor optimismo" que en 2016. Nos imaginamos una año mejor", señaló.

En una línea similar, desde el banco BBVA se indicó que el mercado automotor está muy marcado por la evolución en cotización del dólar. "En la medida que se mantenga en valores estables, sin movimientos bruscos al alza, va a continuar el crecimiento de ventas", indicaron. El año pasado las ventas cayeron 7,7%, pero durante el trimestre noviembre-enero la comercialización de 0 km creció casi 20% frente a un año atrás.

Números del 2016

Los préstamos vigentes otorgados a las familias en el promedio del año pasado aumentaron 1,2% en la medición interanual, expresado en moneda local en términos reales, según el Índice de Financiamiento al Consumo de El Observador (IFC-EO). Esta suba fue la menor desde 2012 –año donde comienzan los registros disponibles– y con ello se completó el cuarto año consecutivo de desaceleración. El indicador mide la evolución del financiamiento vigente otorgado no solamente por los bancos de plaza, sino también por las administradoras de crédito, que tienen un importante rol en el financiamiento de los hogares de menores ingresos. El índice –construido a partir de información del Banco Central (BCU)– no considera el financiamiento a la vivienda ni al crédito automotor.
Bancos y administradoras

Si se desagrega por sectores, los bancos privados tuvieron la mayor caída en al menos cinco años. El 2016 finalizó con una retracción de 4,4% en la media anual, tras la suba de 6,3% en 2015. El único registro de disminución del crédito privado ocurrió en 2014 con una imperceptible baja de 0,2%.

Empero, no aconteció lo mismo con la banca pública. El volumen de crédito vigente otorgado a las familias por el BROU se dinamizó entre 2015 y 2016, y pasó de una suba de 1,2% a 3,8% en el período considerado. En tanto, los préstamos concedidos a las familias por parte de las administradoras de crédito vienen perdiendo fuerza desde que hay registros disponibles. En el promedio del año pasado el aumento fue de 1% tras el impulso de 4,1% en 2015. En 2016 el BROU absorbió el 54% del total de los créditos vigentes, las administradoras de créditos 23,5% y los bancos privados 22,5%.


Populares de la sección