PSOE dice no a Rajoy y el mandatario abre posibilidad de dar paso al costado

El nuevo Parlamento se inaugurará el próximo martes y deberá votar por jefe de gobierno
La situación política en España se mantiene bloqueada después de que el candidato del PP, Mariano Rajoy, no consiguiera el apoyo expreso de ningún partido para ser reelegido presidente del gobierno en su primera ronda de contactos tras las elecciones del pasado 26 de junio.

A seis días de la apertura del Parlamento, el presidente del gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, aseguró ayer que tiene interés en someterse a la reelección, pero advirtió de que si tiene la certeza de que no prospera la votación en el Congreso abriría un período de reflexión con otros partidos para ver qué salida se da.

Esta situación recuerda a la que ya se vivió en España tras las elecciones del 20 de diciembre, en las que el PP fue el partido ganador en un Parlamento muy fragmentado con cuatro grupos políticos principales que no consiguieron llegar a un acuerdo de gobierno y hubo que repetir las elecciones.

En los comicios de junio, el PP consiguió 137 de los 350 diputados del Congreso, pero no son suficientes para poder gobernar, por lo que necesita el apoyo de otros grupos.

El líder del PSOE, segundo partido con 85 diputados en la Cámara, afirmó ayer tras su encuentro con Rajoy que los socialistas se reafirman en que votarán en contra si se presenta a la reelección. Sánchez consideró preocupante que, dos semanas después de las elecciones, Rajoy no haya obtenido el respaldo de ningún otro grupo, por lo que lo impulsó a abrir una negociación "seria" con sus "aliados naturales", pero sin contar con los socialistas.

Sin embargo, el partido más próximo al PP, los liberales de Ciudadanos, con 32 diputados, decidieron optar por el no en la primera votación de investidura y abstenerse en la segunda.

Esta decisión, junto al no de la coalición de izquierda Unidos Podemos con 71 diputados, hacen imposible la elección de Rajoy como presidente, ya que necesitaría 176 de los 350 diputados de su lado.

"Yo estoy dispuesto a mojarme y gobernar sean cuales sean las circunstancias", afirmó ayer Rajoy en una comparecencia ante la prensa.

El candidato popular entregó a Sánchez y envió a otros partidos una propuesta de gobierno "moderada y abierta al diálogo y a los pactos" para que pueda comenzar la legislatura.

Entre las iniciativas del candidato popular está un pacto por el empleo, favorecer un crecimiento sólido, fortalecer los pilares del Estado del bienestar y la defensa de la España constitucional y de las libertades.

Con ese documento espera avanzar hacia una sesión e investidura a la que tiene interés en presentarse. "Tengo interés en gobernar. Yo quiero gobernar y tengo la responsabilidad de intentarlo", añadió.

Sin embargo, advirtió: "Si yo tuviera la certeza total de que era imposible ser investido, abriría un período de reflexión con el resto de los grupos políticos para ver si tendrían intención de dar salida a la situación".

Rajoy considera que es urgente que haya una administración que pueda gobernar, ya que interpreta que sería un "disparate" que el país se viera abocado a unas terceras elecciones.

España se mantiene con un ejecutivo en funciones, con sus prerrogativas limitadas, desde el pasado 20 de diciembre, cuando se celebraron elecciones.

Fuente: EFE

Populares de la sección