Puente en Bella Unión apunta a convertir esa zona en "triple frontera"

Abren licitación de obra binacional para conectar esa ciudad del norte uruguayo con la argentina Monte Caseros
La Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) ajusta detalles para abrir una licitación internacional para la construcción de un puente que una las ciudades de Bella Unión y Monte Caseros.

El proyecto se enmarca en la política de integración que los gobiernos de Uruguay y Argentina llevan adelante. Las autoridades que impulsan la obra aseguran que la zona se puede convertir en una especie de triple frontera, con la ciudad artiguense como punto neurálgico.

La nueva conexión ofrecería a quienes vienen desde Argentina una opción más para llegar a Brasil, sin tener que cruzar más al sur por Salto-Concordia, ni al norte por Paso de los libres-Uruguaiana. A muy pocos kilómetros del centro de Bella Unión, sobre el río Cuareim, hay un puente que une a esa ciudad con Barra do Quaraí, construido en 1976.

De concretarse, sería el cuarto puente que uniría Uruguay con Argentina, y el único que permitiría conectar Brasil con Argentina pasando por territorio uruguayo a lo largo de unos pocos kilómetros. Hasta ahora existen los de Fray Bentos-Puerto Unzué (Gral. San Martín), Paysandú-Colón (General Artigas) y Salto-Concordia (sobre la represa de Salto Grande).

"Va a ser una triple frontera", aseguró a El Observador el presidente de la delegación uruguaya en la CARU, Gastón Silberman, consultado sobre el impacto de la construcción del puente. Dijo además que el proyecto tendrá una inversión de entre US$ 250 millones y US$ 300 millones, y que los países deberán resolver las vías de financiación. Una posibilidad es recurrir a distintos fondos de inversión pública, como por ejemplo el Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (Focem).

La consultora privada encargada de hacer los estudios de viabilidad entregará su informe final en pocas semanas, y a partir de ese momento la CARU lo estudiará antes de aprobarlo y enviarlo a las cancillerías de ambos países.

A mediados de marzo se realizó en las ciudades involucradas una presentación pública donde los habitantes pudieron escuchar de primera mano las características de la obra, hacer consultas y planteos. Lo recogido en esa instancia, de hecho, será insumo para los ajustes de último momento del informe final.

En el resumen ejecutivo, la consultora establece que el puente generará una veintena de impactos "significativos" sobre la zona, muchos de los cuales serán negativos, aunque otros positivos. Entre los adversos se encuentran las controversias por las expropiaciones con dueños de campo, contaminación acústica, del aire, y distintos impactos a la biodiversidad de la zona.

Entre otras cosas, al tener que talar monte nativo, la empresa que sea seleccionada para construir el puente deberá plantar una cierta cantidad de árboles para compensar el daño. El estudio previo también menciona un incremento en la probabilidad de accidentes de tránsito.

Entre los impactos positivos más importantes, la empresa consultora asegura que se verá beneficiada la vida económica y social de la ciudad del norte uruguayo.

Peligro

Bella Unión tiene una vida típica de frontera. En la ciudad hay seis free shop y el comercio entre los países es cosa de todos los días. Hasta ahora, los habitantes cruzan a Monte Caseros en embarcaciones de distinto tamaño, tanto para llevar mercaderías como personas. Lo más típico era cruzar para comprar algunos productos más baratos del lado argentino, sobre todo comestibles.

El vicepresidente del Centro Comercial de Bella Unión, Marcelo Bravi, aseguró que la llegada del puente tiene algo de peligroso para la ciudad. Según explicó a El Observador, desde el punto de vista social la obra generará más integración y los pueblos se podrán conocer mucho más.

"Pero en una triple frontera vamos a depender del tipo de cambio. Y todos sabemos que existen períodos muy variables que nadie puede predecir. Cuando conviene la moneda el comercio es floreciente, pero en poco tiempo se puede venir abajo", dijo.

Bravi contó a El Observador que del lado argentino existe más "entusiasmo" que en Bella Unión por la obra. Hace 30 años hubo reuniones en Monte Caseros con vecinos y comerciantes para anunciar la construcción de un puente, de manera que muchos habitantes convivieron en las últimas décadas con los comentarios de ese puente.

Con espacio para peatones y ciclistas

El trazado del puente para conectar las ciudades de Bella Unión y Monte Caseros contempla una longitud de 11,8 kilómetros, de los cuales 1,78 kilómetros corresponderán al puente sobre el río.

Uruguay. El cruce –que será al sur de Bella Unión– tendrá dos carriles, baranda metálica, banquinas y espacios para tránsito peatonal y ciclista. Según la consultora privada, la construcción del puente demandaría 20 meses de trabajo, y generará picos de aproximadamente 500 empleos directos.

El área total del proyecto involucrará 120 hectáreas de campo, en una zona cercana a las ciudades involucradas. Las autoridades deberán tramitar expropiaciones, lo cual está incluido entre los impactos significativos de la obra. Los puestos de control aduanero y migratorio del puente estarán ubicados del lado argentino.

Populares de la sección