Puerto de Nueva Palmira espera por soja local para afianzar ritmo

Operadores expectantes por medida argentina que ya restó carga guaraní a fin del año pasado
El puerto de Nueva Palmira comenzó a recibir cargas de soja procedentes de Paraguay y lentamente empezó a recuperar su ritmo habitual tras un enlentecimiento de la actividad en los últimos meses de 2016 y el arranque de 2017.

En diálogo con El Observador, el director gerente de Corporación Navíos, Ruben Martínez, indicó que el transbordo de soja guaraní marcha "dentro de los niveles esperados", pero destacó que se deberá aguardar algunos meses para saber cuáles son los efectos de las medidas que ha tomado Argentina. Sobre fines de 2016 y de la mano con el giro aperturista que intenta darle el presidente Mauricio Macri a su gobierno, las autoridades de ese país volvieron a habilitar la importación de soja de origen guaraní para la elaboración de alimentos, aceites y raciones por parte de las industrias argentinas. La zafra de Paraguay se extiende hasta el mes de setiembre. Comprar esa soja en grano es un muy buen negocio para las cadenas de industrialización argentinas, porque además de tener exenciones impositivas tienen mercado asegurado para sus productos derivados.

Además, mientras la soja argentina recién empieza a cosecharse en marzo, la paraguaya inicia ese proceso en el primer trimestre. Eso permite que la oleaginosa paraguaya llene tres meses habitualmente ociosos para la gran capacidad de las industrias argentinas.

Otra fuente vinculada a la terminal de Nueva Palmira informó a El Observador que la llegada de soja paraguaya "empezó a mejor ritmo" de las proyecciones realizadas por algunos analistas. Para este mes hay previsto recibir unas 200 mil toneladas.

De cara al resto de 2017, consideró que el volumen total de actividad será muy parecido a 2016, pero también coincidió en que habrá que esperar para saber cuánto será el trabajo que termine migrando hacia la vecina orilla.

La terminal de Nueva Palmira llegó a alcanzar un crecimiento de 50% en 2014 cuando pasó a ser la única vía de salida para la carga granelera paraguaya. En eso ayudó la política proteccionista de la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández, que había prohibido procesar soja paraguaya en las industrias de su país.

El principal puerto granelero de Uruguay llegará a su pico de actividad en abril cuando inicie el embarque para exportación de la oleaginosa que se cosecha en el país. Según Martínez, la perspectiva para el año es que la soja uruguaya tenga una "buena cosecha" y se retomen los niveles de 2015.

El cultivo se vio afectado en 2016, primero por una sequía y, al momento de la cosecha en abril por un exceso histórico de lluvias, lo que mermó sensiblemente los rendimientos. Así la cosecha alcanzó unos 2,4 millones de toneladas de los cuales la terminal de Nueva Palmira movilizó alrededor de 1,9 millones de toneladas.

Expectativa por zafra 2017

Si se toma un área de 1,2 millones de hectáreas y un rendimiento promedio de 2.400 kilos por hectárea, este año se alcanzaría una producción del orden de 2,9 millones de toneladas.

Eso es alrededor de medio millón de toneladas más que la campaña anterior, según manejaron distintos analistas agrícolas. El puerto palmirense es el principal generador de empleo de la localidad coloniense. Ocupa a 400 trabajadores directos y otros 600 indirectos. El Observador también consultó para esta nota a la empresa Terminales Graneleras Uruguayas, que es otro de los operadores del lugar, pero no obtuvo respuesta

Comparados con los del año anterior, en 2016 los embarques de carga realizados en las terminales y zonas de transferencias del puerto de Nueva Palmira –medidos por su peso en toneladas–, descendieron 13%, de acuerdo con los últimos datos publicado por el Instituto Nacional de Logística (Inalog).

Las cargas de exportaciones uruguayas (Comex) mostraron una caída de 9% y las de mercaderías de transbordo con origen no uruguayo (hub) descendieron 17% el año pasado frente a 2015.

En la comparación interanual, las cargas Comex de celulosa presentaron un aumento de 7%, las de malta 32%, las de fertilizantes 70% y las de citrus 80%. En sentido opuesto, las cargas de soja disminuyeron 20%, las de trigo 3% y las de cebada 44%. En el detalle de las cargas hub, en los muelles de las terminales de Nueva Palmira, crecieron las de soja (21%), fertilizantes (53%) y los de pellets de soja (631%).

En relación a las exportaciones, Martínez indicó que durante este verano se vieron algo resentidas porque no se movieron como se esperaba las colocaciones de trigo uruguayo. El grano enfrentó problemas de comercialización por su bajo precio. "Los puertos no han tenido mucha actividad en verano", admitió.

Populares de la sección

Acerca del autor