Que alguien salve a Kanye

En medio de rumores sobre su salud mental, el rapero publicó el disco The life of Pablo pero dice que no lo terminó aunque ya sea un éxito de descargas ilegales
Personaje de la música y –Kim Kardashian mediante– de la farándula estadounidense por excelencia, el rapero Kanye West siempre fue un personaje volátil, dueño de un ego desmedido correspondido por un talento de similares dimensiones y una facilidad para generar comentarios que producen titulares amarillistas. Pero en 2016, las acciones de West referentes a su nuevo disco han llevado a una pregunta: ¿está Kanye West volviéndose loco o adquiriendo algún otro tipo de dolencia mental? Sus extensas diatribas en Twitter, lo que comentan sus allegados (Rhymefest, un colaborador de larga data afirmó que el rapero "necesita ayuda"), las idas y venidas con su disco e inclusoo algunos versos de sus canciones no permiten discernir qué es performance y qué es fruto de una psiquis alterada.

Un mes antes de que el séptimo disco de West se diera a conocer, el rapero lo definió de manera contundente: "este no es el álbum del año, es el álbum de la vida", dijo en Twitter. El trabajo, que comenzó a gestarse en 2013, tuvo ya cuatro nombres (So Help Me God, Swish, Waves y finalmente The Life of Pablo) pero, aunque fue presentado el pasado 11 de febrero en el Madison Square Garden junto a su nueva colección de moda, apenas fue subido a la plataforma Tidal (competencia de Spotify y otras) para que luego se anunciara que aún no está terminado.

El rapero anunció que antes de distribuir el nuevo disco a nivel masivo iba a "arreglar Wolves", una de las nuevas canciones. Sin embargo, el pasado miércoles a la noche presentó en una fiesta otro nuevo tema, Saint Pablo. Además, un día después de estar a la venta el ¿disco? en Tidal, afirmó que The Life of Pablo no se venderá en ninguna plataforma, sino que solo sonará en el servicio de streaming. Según estimaciones de la revista The Fader, unas 4.000 personas compraron el trabajo y aún esperan su copia.

La cuestionable medida hizo que los fanáticos buscaran otras vías para hacerse de The Life of Pablo. El sitio especializado TorrentFreak estimó que en el primer día de subido, el disco tuvo unas 500.000 descargas a través de BitTorrent.

La crítica y las críticas

Embed

A pesar del disfuncional método de presentar su nuevo trabajo, West se ha vuelto a ganar la aprobación de buena parte de la prensa mundial precisamente por decidirse a trabajar en The Life of Pablo en vivo y frente al público. The New York Times dijo que "el álbum ya no es una mera imagen instantánea, sino una interminable transmisión de información". En la publicación Slate se dice que es "un ataque a la misma ontología del álbum". Pero si bien las cifras señalan que The Life of Pablo ya es un disco muy popular, mientras esté en Tidal no habrá forma de comprobar esto en cifras.

En el caso de West, la dosis de prensa negativa siempre termina siendo igual a la positiva. Algunos versos misóginos dirigidos especialmente a su expareja Amber Rose y a la cantante Taylor Swift (alega en un tema que hizo famosa a la artista que ya supo sufrir sus destratos en vivo) causaron un profundo rechazo general. Y la cantante decidió referirse a ello de la manera más política posible en la ceremonia de los Grammy, cuando recibió el premio al Álbum del año.

Mientras tanto, West sigue hablando compulsivametne de todo esto en Twitter. Allí, su público fue enterado no solo de las canciones que el rapero graba sino de que tiene una deuda de U$S 53 millones que pretende que Mark Zuckerberg le cubra, de que está enojado con los críticos blancos que no graduaron a su disco con el puntaje perfecto, de que cree que Bill Cosby, acosado por decenas de demandas por abuso sexual, "es inocente" y de que que lanzará otro disco (o algo similar a una colección de canciones) en el verano boreal. Su cuenta en la red de los 140 caracteres es la manifestación patente de su acelerado y confuso pensamiento, infestado de contradicciones.

West aún no parece consciente de su estado. No solo desestima cualquier suposición de desequilibrio mental en las redes sino que también lo hace en la canción Saint Pablo. En sus palabras, Kanye West no está loco. Kanye West es "simplemente libre".

Crítica - The life of Pablo

Para Kanye West, Kanye West es un genio incomprendido. Sus discos son obras de arte y su "visión" (así la llama) apuesta a la perfección. Es por eso que se tomó tres años para hacer The Life of Pablo y también el motivo por el cual no lo terminó aún. Al momento del cierre había presentado una nueva canción, Saint Pablo, y no sería descabellado pensar que van a seguir saliendo más.

En este disco hay dos tipos de canciones: las excelentes y las que causan repulsión. En esta última categoría entran todas aquellas que contienen versos desacertados y directamente misóginos. En el comienzo de Famous, West afirma que podría tener sexo con Taylor Swift, porque hizo "a esa perra famosa" (West defendió el término "bitch" afirmando que lo hacía con intención afectuosa), para luego pasar a degradar a otras mujeres que estuvieron con él como la modelo Amber Rose, de quien parece hablar en la canción 30 Hours. Si bien West no ha sido ajeno a este tipo de dichos durante su carrera, a este punto resulta extenuante seguir escuchándolo. Es hora además de que West haga un profundo análisis sobre su propia misoginia, que no hace más que alienar personas que puedan escucharlo.
Embed

Antes de dejar de hablar de Famous hay que destacar la aparición de Rihanna interpretando Do What You Gotta Do, de Nina Simone, y el guiño a su segundo disco Late Registration (2005), donde repite "Wake up Mr. West", como en la canción de igual nombre. Pero en 30 Hours está la esencia del disco: es un tema sin terminar que el rapero concluye con una improvisación bastante desprolija.

Dejando estas particulares canciones de lado, el otro grupo de temas que van de buenos a excelentes son los que hacen que el disco valga la pena. Allí están Ultralight Beam, Feedback, FML, Real Friends y No More Parties in LA, canciones que se centran en la fama y su lado oscuro, en plasmar la influencia del dinero en su cabeza, en el tratamiento de su supesta locura, y de sus aspiraciones de grandeza. Por allí aparecen para dar aún más brillo los raperos Chance the Rapper y Kendrick Lamar.

Por otra parte, el intervalo I Love Kanye revela lo consciente que es el artista de sí mismo y de sus críticos, e incluso se reapropia de un meme que circula hace tiempo en la web: "Te amo como Kanye ama a Kanye".

Las acciones de Kanye West podrán ser cuestionables y muchas de ellas condenables, pero su criterio artístico no está en discusión. A pesar de ser un trabajo extrañamente definido, The Life of Pablo gana en el balance de canciones buenas por sobre las desechables. A West lo moviliza una buena intención: mejorar desde una concepción artística. Le juega en contra el ego desmedido, pero al escuchar sus discos a fin de cuentas hay que darle algo de razón. A pesar de la rareza, el hombre los sigue haciendo muy bien.


Populares de la sección

Acerca del autor