¿Qué es el IR, el joven sector que puso en apuros al gobierno?

Con la diputada Macarena Gelman como cara visible, el grupo fue el ideólogo de cortar beneficios a donantes de las universidades privadas
El grupo político más nuevo que tiene seis años de vida, una diputada y que fue el último en ingresar al Frente Amplio (lo hizo este año), llamado IR, logró poner en jaque al gobierno de Tabaré Vázquez al convencer a la bancada del Frente Amplio de apoyar una idea que surgió de sus filas y con eso obtuvo, además, su mayor visibilidad.

IR impulsó que las universidades privadas sean excluidas del régimen de donaciones que reciben un tratamiento tributario especial.

La idea surgió en el marco del debate de la Rendición de Cuentas que generó diferencias hacia adentro del Frente Amplio y también del partido de gobierno con el Poder Ejecutivo.

¿Quiénes son?

Los militantes de Ir se pueden definir por su edad como los de una selección sub 40 que armaron un movimiento político que nació en 2010 cuando un centenar de jóvenes decidieron abrir un nuevo espacio dentro del Frente Amplio.

En líneas generales vienen de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) –muchos habían participado de la huelga estudiantil del año 2000–, algunos estuvieron en la Vertiente Artiguista o en el Partido Comunista y muchos llegaron de organizaciones sociales pro derechos.

Durante el gobierno de José Mujica, se aprobaron en el Parlamento varias leyes por las que la gente de Ir militó en las calles.

La despenalización del aborto, la regulación del mercado de la marihuana y la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, estuvieron en la agenda de sus militantes.

También trabajaron para evitar que se baje la edad de imputabilidad a los menores infractores en un período en el que no tuvieron presencia en el Parlamento.

En las internas de 2014, apoyaron la candidatura a la presidencia de Constanza Moreira, hoy senadora de Casa Grande, quien debió retar a Tabaré Vázquez, el favorito en todas las encuestas.

Este año el grupo Ir fue crítico con decisiones del Plenario del Frente y reclamaron al vicepresidente Raúl Sendic que aclare su situación respecto a su formación académica.

El Observador informó que Sendic no posee el título de licenciado en genética humana con el cual se presenta en público y hasta ahora no mostró los documentos que prueben que terminó su carrera en Cuba como lo afirmó.

En marzo de 2013, el sector anunció que postulaba a Macarena Gelman a la diputación y logró una banca. Gelman es hija de padres desaparecidos. Su primera militancia fue estudiantil en la Facultad de Ciencias y luego en organizaciones de Derechos Humanos.

Decisiones virtuales

Los temas de género están en la preocupación de Ir e incluso su directiva de 26 miembros está integrada por igual cantidad de hombres que de mujeres.

La primera suplente de Gelmán es la socióloga Romina Napiloti, quien proviene de la militancia social y el segundo es Martín Couto, quien ayer participó de la sesión del Parlamento que trató la Rendición.
Napiloti, dijo ayer a El Observador que el grupo Ir "surgió por la necesidad de generar un espacio de participación en el Frente Amplio" para discutir una "nueva agenda de derechos". "Se apeló a la renovación en la ética política y en la agenda" comentó.

Otra característica del grupo es su forma de operar.

Además de tener una directiva paritaria, los temas los discuten de dos formas. Una, son las reuniones "presenciales" con plenarios cada dos meses y la otra, la más usada, es la discusión en una "plataforma virtual", donde se suman los uruguayos que están afuera del país.

"Hay que desarticular el militómetro que es cuánto más te reunís y participás más se supone que se incide en las decisiones, eso es nocivo" dijo Napiloti.

El grupo Ir utiliza internet para "democratizar la información" pero "la política es más profunda que los 140 caracteres" de twitter, opinó.

Pero la importancia que le dan a las redes es tal que Couto, comentó a El Observador que "las decisiones finales de temas importantes se toman en forma virtual".

Del debate surgió la propuesta para las universidades privadas. Gelman reconoció que esos montos que reciben hoy no son significativos pero aclaró que lo planteado tiene más que ver "con lo conceptual de proteger más que nada la educación pública que es responsabilidad del Estado y a la que se tiene libre acceso". El Observador le preguntó si se podría considerar la propuesta como un tema ideológico o programático. "Sí, se puede llamar un tema programático", respondió la legisladora de IR.

Además de Gelman, Napiloti y Couto en el Parlamento, el sector cuenta con dirigentes como Alejandro Zavala, quien ocupó cargos de responsabilidad en la Intendencia de Montevideo y el ministerio de Educación y hoy es asesor en el Ministerio de Economía; Alejandro Nario, director de Medio Ambiente del Ministerio respectivo; y Martín Rebella, asesor del Ministerio de Salud y dos veces presidente del Sindicato Médico.


Populares de la sección