¿Qué hacer para recibir un ascenso?

Especialistas en recursos humanos aconsejan ser polivalente, tener buen relacionamiento con compañeros y clientes, o emprender dentro de la empresa

La proyección que puedas tener en tu compañía es clave para el futuro que te espera en tu empresa. Cada vez se premia más que tengas la capacidad de moverte por varias posiciones. Promocionarte dentro de tu organización es posible, pero antes deberás evaluar tus competencias y conocer los procesos que se utilizan para que los empleados ocupen los puestos que se ofertan dentro de la empresa. Formar parte de la estrategia de la movilidad interna de tu compañía te servirá para diseñar y dirigir tu trayectoria profesional.

La mayoría de las grandes organizaciones apuesta por crear sus propios modelos. Es una forma de apoyar el desarrollo de carrera de la plantilla y, al mismo tiempo, impulsar el crecimiento de la compañía.

Estas estrategias pueden ser de movilidad ascendente u horizontal. La primera opción siempre es la que más interesa a los profesionales, ya que implica una mejora retributiva. La segunda también es una forma de mejorar el compromiso y el grado de satisfacción del trabajador. Aunque éste mantiene el rango que tenía en su posición anterior, cambia de puesto y asume nuevas responsabilidades, lo que implica una nueva motivación.

¿Qué hacer?

Para aspirar a una promoción a través de estas operaciones deberás tener en cuenta una serie de aspectos:

Habla con tus superiores. Se trata de un proceso estratégico de la organización, así que son operaciones a medio plazo. No creas que vas a poder acceder a un ascenso sólo en unos días. También tendrás que comunicar tu objetivo a tus jefes o a recursos humanos.

"Debes preocuparte por que te identifiquen como un profesional aspirante a la promoción. Aunque siempre habrá un cierto grado de subjetividad en la valoración, suele ser imprescindible que lleves dos años como mínimo en el mismo puesto dando muy buen resultado en el cumplimiento de objetivos", explica Jesús María Saló, director asociado de PageConsulting.

También se tendrá en cuenta tu compromiso para comprobar si estás alineado con los valores de la organización. Para ello, se llevarán a cabo una serie de evaluaciones en las que deberás demostrar tus aspiraciones -si realmente tienes la voluntad de progresar- y tu capacidad de aprendizaje. No te olvides de que es crucial que actualices tus competencias para hacer frente a las funciones de tu nuevo puesto.

"Normalmente, estos programas se crean para ocupar puestos intermedios de gestión, así que hay que ser consciente de que se evaluarán ciertas habilidades como la orientación a resultados, la forma de trabajar en equipo del profesional y es capaz de actuar bajo presión", añade Renata Dedini, jefe de cuentas de la consultora española Randstad.

Además de superar las pruebas más objetivas, deberás tener en cuenta que también influye la opinión que puedan tener de ti en la compañía. Antes las recomendaciones de tus superiores resultaban determinantes, ahora se está empezando a recurrir a programas 360º para dar una mayor objetividad al proceso. Estos sistemas recogen la visión de compañeros y colaboradores, así como el punto de vista de agentes externos como clientes o proveedores. A ellos se les preguntará tanto por tu trabajo actual, como por tus antiguos proyectos y así obtener una perspectiva del tipo de profesional que eres.

Potenciar tu carrera, obtener una visión global de la compañía al haber pasado por varias posiciones y tener nuevas motivaciones son las principales ventajas de este tipo de movilidad. Aunque es cierto que este cambio no es tan grande como el de empezar en una nueva empresa, sí deberás hacer frente a los obstáculos comunes que se tienen al llegar a un equipo. Tendrás que adaptarte a unos nuevos compañeros, a diferentes ritmos de trabajo y, en ocasiones, hasta a una nueva ciudad, si la promoción implica un traslado.

Crear tu propio puesto

La cultura del intraemprendimiento, es decir, la posibilidad de emprender dentro de la compañía, se está empezando a consolidar en algunas compañías como un tipo de movilidad interna. Sin embargo, las grandes empresas siguen prefiriendo los métodos clásicos. "Por propia definición, el intraemprendimiento implica un grado, pequeño o grande, de pérdida de control. Y este hecho no suele gustar. Es más común en firmas pequeñas y más jóvenes", asegura Jesús María Saló, director asociado de PageConsulting. A partir de la creación de módulos de innovación, los empleados pueden lanzar sus propios proyectos que posteriormente se pueden incorporar en la estrategia corporativa. Si en tu empresa existe esta posibilidad, te servirá para crear tus propias oportunidades de crecimiento y liderar proyectos que te motivan. Aseguradoras, bancos y las de gran consumo son las compañías que más apuestan por estas iniciativas. "Otro sector que también está destacando es el de farma, ya que al tratarse de un entorno muy regulado, cualquier iniciativa que implique una novedad causa un gran interés", concluye Gianluca Balocco, socio de People Excellece.


Fuente: Expansión / Ripe

Populares de la sección