Qué hay que saber para hacer los mejores huevos revueltos

Una preparación que puede marcar la diferencia cuando se tienen en cuenta pequeños detalles
Hay dos tipos de recetas de huevos revueltos: la de tipo europeo, que es una preparación más parecida a un "flan salado"; se cocina lentamente y a fuego bajo; y la de tipo americano, con más textura, similar a un omelette, que se cocina a fuego más fuerte y donde los huevos se baten antes de agregarse a la cacerola.

Para tener en cuenta algunos detalles, diez chefs y escritores de cocina comparten sus secretos para lograr sacar lo mejor de esta receta:

  1. Utilizar huevos orgánicos: la mayoría de los escritores de cocina y chefs concuerdan en que se deben utilizar huevos de gallina de muy buena calidad.
  2. Usar una cacerola, no un sartén: la cacerola da un calor más uniforme y permite una agitación constante cuando se quieren hacer huevos cremosos.
  3. Tomar en cuenta la proporción yema/clara: algunos expertos consideran que la mejor proporción es siempre una clara menos que yemas. Es decir que si se va a hacer la receta con tres huevos, lo mejor será usar tres yemas y dos claras. De este modo se logra mejor sabor, textura y color.
  4. La temperatura de la cacerola es importante: tanto antes de agregar los huevos como mientras estos se cocinan. La mayoría de los expertos concuerdan en que para hacer huevos cremosos, la cacerola debe estar fría antes de agregarlos. Una vez dentro, lo mejor es llevar una temperatura media. Pero depende mucho del gusto personal.
  5. Remover del fuego cada tanto: el calor se debe mantener a una temperatura media, pero si se retira la cacerola del fuego cada tanto durante unos segundos, los huevos permanecerán más cremosos.
  6. Remover constantemente: pero no con demasiada fuerza, sino más lentamente, de modo de evitar huevos espumosos.
  7. Añadir almidón de maíz a los huevos crudos: aunque no lo parezca, hacer huevos revueltos lleva su tiempo, pero los impacientes pueden probar agregar un poco de leche y almidón de maíz a la mezcla de huevos crudos para lograr los mejores resultados en solo quince segundos.
  8. Agregar crema o queso al final: para lograr huevos aún más cremosos. Otra muy buena opción es el yogur griego.
  9. Retirar del fuego antes de lo pensado: según el conocido chef Jamie Oliver, los huevos deben retirarse del fuego antes de que parezcan estar hechos. Se continuarán cocinando una vez fuera.
  10. Servirlos en un plato tibio: de otro modo, los huevos hechos con tanto cuidado se terminarán enfriando rápidamente y no se podrán disfrutar por completo.


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: The Kitchn