¿Qué lugar tienen las mujeres en la toma de decisiones en Uruguay?

La brecha de participación en cargos jerárquicos disminuye pero el ritmo de avance es lento

"En Uruguay hay una subrepresentación absoluta de las mujeres en los cargos jerárquicos", dijo a El Observador la oficial nacional de Programa de ONU Mujeres, Magdalena Furtado, quien el jueves en el Teatro Solís presentó un informe sobre el lugar que ocupan las mujeres uruguayas en la toma de decisiones.

Esta declaración, según Furtado, se contradice con otro dato: el 30% de las mujeres uruguayas tiene estudios terciarios, mientras que un 18% de los hombres los posee, según obtuvo el estudio presentado por Furtado, promovido por el Grupo Interagencial de Género de las Naciones Unidas del que participaron seis agencias. Se trata de un estudio que puede ser comparado al realizado en 2011 por el Sistema de Información de Género.

Para Furtado, esta brecha es una realidad "parcialmente asumida" en Uruguay, faltando consciencia y cuestionamiento. Los datos del informe no se obtuvieron en base a encuestas sino que a datos oficiales, contó Furtado, y que lo que motivó a su realización fue lo indispensable de visibilizar la desigualdad de género para el diseño de políticas públicas que promuevan la igualdad.

Analizando la evolución de los altos cargos ocupados por mujeres entre 2011 y 2015 en empresas públicas, entes autónomos, servicios descentralizados y órganos con autonomía funcional, se constató que la cifra pasó de 21% a 25%. Furtado dijo que si bien en Uruguay "hay mejoras, también hay retrocesos", citando el caso de las intendentas femeninas, que pasaron de ser tres a una en todo el territorio entre los dos últimos períodos.

Toma de decisiones

En el ámbito empresarial, a pesar de que en la última década hubo una disminución de la brecha de participación entre hombres y mujeres, continúan encontrándose desigualdades en la percepción de ingresos por hora de trabajo y acceso a puestos de jerarquía.

Según el estudio "El lugar de las mujeres uruguayas en la toma de decisiones", un 4,3% de las grandes empresas tiene gerentes generales femeninos. En medianas empresas, la cifra es de un 13,8% mientras que en las pequeñas empresas, un 22,9% de estos cargos son ocupados por mujeres.

Se detectó también una gran diferencia de porcentaje entre mujeres directoras según la rama de la actividad. En el ámbito de la enseñanza, por ejemplo, un 80% de las directoras son mujeres. La siguiente con más cantidad de mujeres directoras son los servicios sociales y de salud, con un 53%, mientras que en la construcción la cifra es de 10%.

Furtado señaló que existe una brecha entre la igualdad formal -proclamada en la Constitución- y la real, relativa al ejercicio efectivo de esos derechos. "Uruguay fue pionero en dar derechos políticos a las mujeres en 1932 y, sin embargo, nunca tuvimos una presidencia ni vicepresidencia femenina. No hay nada legal que lo impida", apuntó la oficial nacional del programa ONU Mujeres.

Aplicación minimalista

Al estudiar los poderes del Estado, Furtado contó que se tomaron el trabajo de contar la cantidad de mujeres lista por lista de los distintos partidos políticos, detectando ciertas inconsistencias. Para el Senado, las mujeres eran un 46%, y para la Cámara de Representantes un 41%. "Es una aplicación muy minimalista, pusieron mujeres porque debían estar contempladas. El espíritu de la ley, si bien se aplicó, no está reflejado", disparó Furtado.

Según los resultados obtenidos de la encuesta "Percepciones de la población uruguaya sobre la participación de mujeres en política" realizado por la consultora privada Cifra, un 77% ve como positivo que en 10 años haya una presidenta en Uruguay, y un 66% opinó que "debería haber más mujeres en cargos políticos".


Populares de la sección