Qué pasa si la presidencia del Mercosur no cambia cuando está previsto

Idas y vueltas para el traspaso del mando en el bloque
No es la primera vez que el Mercosur enfrenta problemas para traspasar la presidencia del bloque. La diferencia es que ahora generó cuestionamientos políticos y jurídicos.

En julio de 2013, cuando Venezuela asumió la conducción por primera vez –Paraguay había sido suspendido– estuvo un año al frente del Mercosur sin que nadie invocara los estatutos. Por entonces primaba lo político.

Ahora, la presidencia del Mercosur está en manos de Uruguay, que la quiere traspasar para cumplir con lo jurídico, pero es Venezuela la que debe asumir y está cuestionada en la calidad de su democracia.

Por eso varios países (Paraguay, Brasil y Argentina) se niegan a que tome la conducción.

Además de factores políticos, que los hay, como la demora a convocar a un referendum revocatorio o la detención de dirigentes opositores –lo que llevó a la Organización de Estados Americanos (OEA) a activar la Carta Democrática–, Venezuela enfrenta problemas económicos y sociales y se vive un fuerte desabastecimiento que moviliza a la población.

Por otro lado, y como un nuevo motivo de rechazo, Venezuela asumiría el mando en momentos en que el Mercosur y la Unión Europea ajustan las ofertas que presentaron para alcanzar un Tratado de Libre Comercio y este semestre será clave en la negociación.
.
Los socios, salvo Uruguay, no quieren que Venezuela tenga en este momento la conducción del Mercosur aunque está acordado que la negociación con Europa la seguirá coordinando Uruguay.

Un año

Entre 2013 y 2014, Venezuela, dirigida por Nicolás Maduro, se mantuvo un año en la presidencia del Mercosur pese a que los mandatos deben ser semestrales. Uno de los motivos fue que los presidentes no se reunían, y la conducción del bloque no se renovó. Ahora la canciller Delcy Rodríguez alegó que sería una violación del tratado del Mercosur que su país no asumiera en fecha.

En 2013, Paraguay, que a mediados de 2012 había sido suspendido del Mercosur por la destitución del expresidente Fernando Lugo tras un juicio político del Parlamento, aún no se había incorporado al bloque.

Las presidentas Cristina Fernández de Kirchner (Argentina) y Dilma Rousseff (Brasil) tomaron la decisión de suspender a Paraguay y luego se sumó Uruguay con José Mujica como presidente. Ese cambio permitió que Venezuela –resistida por el senado paraguayo– ingresara al Mercosur como miembro pleno.
Venezuela empezó su semestre en la presidencia en julio de 2013, en la cumbre de mandatarios de Montevideo y luego, si bien tuvo la intención de traspasarla a fin de año, por distintos motivos no lo hizo y el mandato se fue alargando.

La salud de Fernández, problemas de agenda de los presidentes, la preparación del mundial de fútbol en Brasil y elecciones en Uruguay, fueron los motivos esgrimidos para postergar las cumbres. Mientras tanto, Venezuela siguió presidiendo al Mercosur sin que se cuestionara la formalidad. Por orden alfabético luego de Venezuela le corresponde la presidencia a Argentina.

Ese episodio pasó y ahora Uruguay en la presidencia del Mercosur está decidido a transferirla. El problema es que encuentra resistencia en sus socios que no aceptan que Venezuela tome el control.

La cancillería uruguaya se mostró inflexible y convocó para el 30 de julio al Consejo Mercado Común.

El ministro Rodolfo Nin Novoa defendió que "lo jurídico" esté por encima de lo político, una lectura opuesta a cuando Mujica ocupó la presidencia de la República.

De todas maneras, no habrá reunión de presidentes, sino que vendrán los cancilleres, lo que marca el estado de las relaciones.

En este caso, Mauricio Macri (Argentina), Michel Temer (Brasil) y Horacio Cartes (Paraguay) no quieren aparecer en la foto junto a Nicolás Maduro.

Populares de la sección