¿Qué tiene la China?

La actriz Eugenia Suárez presentó en Uruguay su nueva película, El hilo rojo, protagonizada junto con su pareja, el actor Benjamín Vicuña
La China está de moda. Más allá de sus 3,8 millones de seguidores en Twitter y 1,4 millones de seguidores en Instagram, la actriz Eugenia Suárez se ha convertido en una de las figuras recientes más aclamadas de la farándula argentina. Prueba de ello fue su reciente pasaje por el programa de Susana Giménez, en el que encantó a la audiencia al hacer que la conductora decana bailara una canción de Rihanna y por hablar sobre su relación con el actor chileno Benjamín Vicuña.

El vínculo con Vicuña es, sin duda, el motivo principal que tiene a Suárez detrás de todos los micrófonos y cámaras de los periodistas de la industria del espectáculo argentina. Tras un revuelo mediático en diciembre de 2015 motivado por la declaración de la expareja de Vicuña, Carolina “Pampita” Ardohain –cuya anécdota incluye un encuentro en un motorhome, la ingesta de paltas y “lo peor que puedo ver una mujer”–, la prensa dirigió sus apetito hacia otros escándalos, como suele hacer siempre.

Medio año después, sin embargo, aquella historia vuelve a surgir. Es que el comienzo de la relación entre ambos actores parece haberse dado durante el rodaje de El hilo rojo, un hecho imposible de separar del célebre chispazo entre Bradd Pitt y su esposa, Angelina Jolie Pitt, durante la filmación de Sr. y Sra. Smith (2015).

El hilo rojo se estrena hoy en Uruguay y Suárez vino a Montevideo para promover la película junto a su directora, Daniela Goggi, con quien trabajó anteriormente como protagonista en el filme Abzurdah (2015).
El filme se enfoca en el romance entre los personajes de Suárez y Vicuña, quienes encarnan a dos personas que, tras haber formado sus respectivas familias, viven un reencuentro amoroso siete años después de haberse conocido por primera vez.

Carismática, concentrada y reflexiva, la actriz conversó con El Observador sobre su rol en el filme, su relación con las redes sociales y su vínculo con la industria argentina del periodismo de espectáculos.
“Todo lo que tiene que ver con la farándula y el escándalo, siempre resta”, indicó Suárez, al hablar de cómo lidia personalmente con este tipo de programas y publicaciones.

“Es sacarle prestigio y seriedad a las cosas para banalizarlo y llevarlo a un lado que a mí no me gusta. Uno no puede hacer nada por eso porque existe y tiene que aprender a convivir con ello”.

Suárez afianzó su carrera como actriz a principios de la década de 2010, a partir de sus participaciones en tiras televisivas juveniles como Rincón de Luz, Floricienta y Amor mío, en las que participó como actriz de reparto. Fue gracias a su rol protagonista en Casi ángeles, donde interpretó al personaje de Jazmín Romero durante tres años entre 2007 y 2010, que comenzó a establecerse como un rostro solicitado en la pantalla.

En Abzurdah (2015) dio su primer paso en el cine al interpretar a Cielo Latini, autora argentina bestseller gracias a una autobiografía en la que narró sus problemas con la anorexia y la bulimia, así como sus amoríos con hombres más adultos. Como Latini, Suárez se entregó al papel y alteró su físico, al mismo tiempo que demostró un mayor rango dramático.

Embed

“El personaje de Abzurdah era complicado pero a la vez fácil porque era alguien completamente distinto a mí y ajeno a mi adolescencia”, comentó la actriz sobre la transición entre el papel de Latini y su rol en El hilo rojo como Abril, una azafata y madre. “En El hilo rojo es una mujer más decidida. Mi mayor desafío era hablar como una mujer más grande. Yo soy más infantil hablando y gesticulo mucho; entonces Daniela (Goggi) me corregía. Pero soy distinta a los personajes de Abril y Cielo”.

Acerca del proceso de rodaje del filme, Suárez indicó que junto a Vicuña y Goggi trabajaron de forma extendida en varios ensayos previos al encendido de las cámaras. “Leíamos las escenas, pensar qué haría y cómo cada personaje. A la hora de llegar a filmar no estás caída de la palmera”, señaló.

Al momento de responder cuál es el atractivo detrás de una narrativa centrada en una infidelidad, Suárez destacó que el guion de El hilo rojo se plantea la situación de dos personas que, a pesar de vivir en dos matrimonios modelos, deben replantearse sus decisiones.

“La película no se plantea desde lo moral, sino desde el amor”, agregó.

Próximamente, Suárez protagonizará un nuevo filme con Vicuña titulado Los padecientes e inspirado en un libro del psicoanalista Gabriel Rolón. La película será filmada en setiembre y octubre de este año. “Es un thriller psicológico. Tiene varias vueltas de tuerca y te engancha. Me encanta”, dijo la actriz argentina.

Crítica de El hilo rojo

Una cinematografía decente, un par de locaciones lujosas y dos protagonistas agraciados como Eugenia Suárez y Benjamín Vicuña no suman el suficiente encanto para hacer de El hilo rojo una película recomendable. Con un relato que no logra abordar el amor y la infidelidad sin ser desde un enfoque superficial y predecible, la película de Daniela Goggi significa un retroceso en relación a su anterior filme con Suárez, Abzurdah (2015). Uno de los mayores problemas que El hilo rojo no logra superar es que el espectador se interese en los personajes de Suárez y Vicuña, Abril y Manuel, en lugar de pensar en la relación amorosa fuera de pantalla de ambos actores, que a fines de 2015 fue el foco de los programas de televisión argentina dedicados a la farándula. De todas formas, si hay algo que no se le puede reprochar al filme son las advertencias musicales que la historia hace al utilizar, en tres ocasiones, una canción de Amy Winehouse cuyo título podría describir a El hilo rojo como película: You know I’m no good (Sabes que no soy buena).

Populares de la sección

Acerca del autor