"Queremos seguir proponiendo"

Una conversación con Meme del Real, de Café Tacvba
Un año en el que Café Tacuba va a sacar un disco siempre es un mejor año para la música latinoamericana. El peso de la frase está justificado: junto a pocas bandas de la región (quizá Babasónicos sea el ejemplo más aproximado), Café Tacuba ha mantenido un discurso estético removedor y actualizado dentro de las fronteras del rock y del pop accesible a públicos masivos, que no saben de la fragmentación de audiencias que define a la contemporaneidad. En otras palabras: no han renunciado a tocar otro tipo de música o a cambiar de patrón sonoro para mantener a su público.

La obra de Café Tacuba resiste al conservadurismo que impone la nostalgia roquera. Sus músicos trabajan en el presente y para el futuro, demostrando en cada disco que tales ambiciones no siempre tienen que apelar al esnobismo y, aunque en otro registro, como nadie siguen y amplían la sensibilidad de fenómenos extremadamente populares, como Soda Stéreo. Esa condición tampoco es un capricho de quien firma: al momento de conversar con El Observador, la banda surgida en Ciudad Satélite se aprontaba para encabezar un festival en homenaje a la música de la banda de Gustavo Cerati, del que participaron Zeta Bosio y Charly Alberti, entre muchos otros.

El próximo disco de Café Tacuba llegará el año que viene, pero hay mucho para hablar ya a partir de Un par de lugares, única canción lanzada hasta el momento por el grupo. Por eso, Emmanuel "Meme" del Real, quizá el elemento de la banda más conectado con las tendencias en un lugar en el que todos aportan algo de eso, tiene bastante para decir ya mismo.

Es un poco extraño hacer una entrevista sobre un nuevo disco que se viene pero solo hablar de un tema en concreto...

Sí, pero esta canción que ya tenemos editada y compartida dio pie a que nos planteáramos encontrarnos con la prensa, adelantar un poco, y la verdad que tenemos la suerte de poder hablar de ella y de que nos quieran hablar de ella y de lo que vendrá. Que una sola canción dé pie a estos encuentros nos parece genial y estamos encantados de hacerlo. Venimos desde hace unos meses así, a fuego con Gustavo Santaolalla en Los Ángeles. El momento de la grabación ocurrió hace unas semanas, pero desde el año pasado venimos discutiendo qué queríamos hacer. Por ejemplo, estamos por primera vez sin contrato discográfico, y estamos viendo qué hacer en este sentido, qué tipo de equipo hay que armar hoy. En estas entrevistas he descubierto todo lo que nos saca preparar una canción, toda la disposición emocional que requiere.

Da la sensación de que, en algún momento, el cúmulo de ideas que se amontonan en sus canciones termina teniendo una lógica interna. ¿Cuál es la clave para eso?

A veces se consigue, a veces no. Creo que las canciones se ganan un lugar en nuestros discos porque pelean por ellas, porque pelearon por nuestra atención y porque luego pasaron por la perspectiva de Gustavo. Lo que te puedo decir de este disco es que es muy ecléctico, tal vez como hace mucho que yo no encontraba. Sí noto que este eclecticismo es nuevo para nosotros. Quizá Ré (1994) es el claro ejemplo de la diversidad de ideas que puede tener una canción, y creo que esta canción nueva se hace eco de esto y proyecta lo que es el disco que vamos a tener. Queremos que se escuche esa diversidad, esas texturas, queremos que sea tan estimulante como lo fue para nosotros.
¿Se puede identificar qué es lo que informa a la música de Café Tacuba hoy?

Creo que lo que lo informa es lo que está permeando en la sociedad actual; nosotros siempre fuimos una banda cuyo enfoque fue construir a partir de mirar de dónde venimos. Y dentro de eso hay mucho de nuestra cultura latinoamericana pero también de la música que se escucha hoy en diferentes partes del mundo, que es la que escuchamos nosotros. Si bien esto –la forma en la que escuchamos música hoy– se refleja en nuestro disco anterior (El objeto antes llamado disco, de 2012) y a la vez define a nuestra música, al hábito de hacerla incluso. Sí, se ha perdido el hábito de poner un vinilo y escuchar con detenimiento, pero al mismo tiempo el acceso a muchísima música que tenemos hoy es un estímulo y una influencia para mí, para mis compañeros. Y esto está reflejado en nuestros discos, están nutridos también de esto.

Es un momento particular para México por las cosas que están pasando en Estados Unidos. ¿Repercute eso también a nivel musical?

Yo creo que sí, que además un hecho como lo que pasó en las elecciones en Estados Unidos con la elección de Donald Trump es algo que va a redefinir a muchísimas comunidades en un momento en el que tu comunidad no es solo lo que tenés cercano a ti, sino que va mucho más allá del territorio. Las consecuencias de esto se van a ver por todos lados, en todas las regiones. Pero también hay que mirar los porqués de este fenómeno, la cantidad de gente que clamaba por que los escucharan, algo que es más común quizá en nuestros países pero que en Estados Unidos es igual, y ahí está el resultado. Si hay algo bueno dentro de todo esto que pasó con Trump es la bofetada al sistema. Ahora los que estamos adentro de ese sistema debemos reaccionar y ayudar en lo que podamos dentro de ese cambio.

¿Sienten la responsabilidad de ser los herederos de un tipo de búsqueda y de un perfil masivo dentro de la música latinoamericana?

No te voy a mentir y no puedo no ser honesto conmigo mismo: hacer música es el único fin pero al mismo tiempo nos damos cuenta de dónde hemos llegado, de lo que podemos haber influenciado. No sé si podemos ser un grupo que sea sucesor de otros históricos que han aportado tanto. Solo sé que con este ciclo de disco vamos a llegar a 30 años de carrera y no quiero pensar cómo vamos a trascender; quiero seguir proponiendo en cada trabajo algún tipo de cuestionamiento, que podamos confrontar ideas, sacudir. Noto lo que hemos hecho, pero espero que podamos seguir haciendo cosas con eso.

Nombre completo
Emanuel del
Real

Apodo
Meme
Profesión
Tecladista, cantante,
productor, guitarrista
Nacionalidad
Mexicano
Nacimiento
22 de marzo de 1966
Edad
50
Estado civil
Casado
Hijos
Agustina y Lázaro
Fanático de
La fotografía

"Flojito y cooperando"

Ver a Café Tacuba en vivo es una experiencia diferente, por la conexión que la banda logra con el público a través del carisma del cantante Rubén Albarrán, pero también por la cantidad de estímulos sonoros que salen del escenario. En ese apartado, Meme del Real es uno de los más inquietos, llevando muchas veces el ritmo y moviéndose entre teclados y sintetizadores como el cerebro electrónico del grupo.

La inquietud de Del Real se traduce también en trabajos como productor, en un disco solista y en una exposición de fotografía, ambos presentados este año. "Descubrí que tenía material para hacer una exposición y el proyecto se convirtió en un libro. No fue muy premeditado. Mientras menos piense, más se dan las cosas. Como decimos aquí en México: flojito y cooperando. Tiene que haber siempre un proyecto de creación, de trabajo, de vida, pero lo mejor para mí es tomar lo que se presente, lo que vaya apareciendo, y en mi caso lo que yo pueda hacer que nos permita hacer sociedad".

Populares de la sección

Acerca del autor